A LAS PALMERAS

Ri­cas y sua­ves . Blan­ca Cot­ta pro­po­ne usar la ma­sa de hojaldre, una de las más di­fí­ci­les de lo­grar, pa­ra ha­cer las in­fa­li­bles palmeritas.

Clarin - Viva - - Cocina -

Den­tro de la gas­tro­no­mía hay nom­bres que ha­cen tem­blar las ro­di­llas de cual­quier co­ci­ne­ra. Uno de ellos es la pa­la­bra hojaldre. Una ma­sa de­li­cio­sa y cru­jien­te que al co­ci­nar­se se abre en mil ho­jas ( bueno, ¡bah!, es una for­ma de de­cir) y que lle­va una cui­da­do­sa y pa­cien­te ela­bo­ra­ción, don­de los do­ble­ces tie­nen un rol fun­da­men­tal.

Y aquí los in­te­rro­gan­tes que se plan­tean las co­ci­ne­ras no­ve­les: ¿Có­mo se do­bla en dos, en tres o en cua­tro? ¿Cuán­tos gra­dos hay que gi­rar la ma­sa des­pués de ca­da do­blez? Afor­tu­na­da­men­te, en mu­chas ca­sas de pas­ta o pa­na­de­rías de con­fian­za ven­den las plan­chas de hojaldre ya he­cho. ¡ Al­bri­cias! Que no se en­te­re An­toi­ne Ca­rê­me, cé­le­bre co­ci­ne­ro fran­cés. Su vo­ca­ción por la co­ci­na fue muy pre­coz. A los 17 años ya sor­pren­día por su fa­ma de exi­mio re­pos­te­ro. Lle­gó a ser je­fe de las co­ci­nas de Ta­lley­rand, de Jor­ge IV de In­gla­te­rra, del em­pe­ra­dor de Ru­sia y de otros per­so­na­jes fa­mo­sí­si­mos.

A él se le atri­bu­ye la crea­ción de la pa­tê feui­lle­teé (ma­sa de hojaldre), aun­que los es­pa­ño­les in­sis­ten en que ya exis­tía des­de el año 1611 en su co­ci­na. Lo cier­to es que hoy nos ani­ma­re­mos a tra­ba­jar la di­cho­sa ma­sa. “Echa­te a vo­lar y ten­drás alas” (Ri­chard Bach).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.