El bloqueo fran­cés al go­bierno de Ro­sas

Clarin - Viva - - Haciendo Historia - POR FE­LI­PE PIGNA

Fran­cia no ha­bía ob­te­ni­do de Ro­sas un tra­ta­do co­mer­cial co­mo el que In­gla­te­rra ha­bía con­se­gui­do de Ri­va­da­via. A di­fe­ren­cia de los in­gle­ses, los ciu­da­da­nos fran­ce­ses no es­ta­ban exen­tos de ha­cer el ser­vi­cio militar co­mo los bri­tá­ni­cos. En aque­lla épo­ca, no se tra­ta­ba de ha­cer la “co­lim­ba”, se tra­ta­ba de par­ti­ci­par en san­grien­tas gue­rras con al­tí­si­mo ries­go de per­der la vi­da.

Ro­sas ade­más ha­bía en­car­ce­la­do a va­rios fran­ce­ses acu­sa­dos de es­pio­na­je. Se pro­du­jo un con­flic­to di­plo­má­ti­co y las na­ves fran­ce­sas es­ta­cio­na­das en el Río de la Pla­ta blo­quea­ron el puer­to de Bue­nos Ai­res a fi­nes de mar­zo de 1838.

El bloqueo se man­tu­vo por dos años ge­ne­ran­do una obli­ga­da po­lí­ti­ca pro­tec­cio­nis­ta, más allá de la Ley de Adua­na, y pro­du­jo grie­tas en el blo­que de po­der. Los ga­na­de­ros del sur de la pro­vin­cia se re­be­la­ron con­tra Ro­sas an­te la caí­da de los pre­cios de la car­ne y las di­fi­cul­ta­des pro­vo­ca­das por el cer­co fran­cés al puer­to.

Du­ran­te el bloqueo se reanu­dó la gue­rra ci­vil. Los jó­ve­nes uni­ta­rios, en su afán de de­rro­car a Ro­sas, no tre­pi­da­ban en pro­pi­ciar una in­va­sión ex­tran­je­ra con­tra su pro­pio país. La­va­lle, con el apoyo fran­cés y 1.100 hom­bres, in­va­dió En­tre Ríos y San­ta Fe, ins­ti­ga­do por Flo­ren­cio Va­re­la, Sal­va­dor María del Ca­rril y el res­to de los uni­ta­rios exi­lia­dos en Mon­te­vi­deo. La “es­pa­da sin ca­be­za”, co­mo lo lla­mó Eche­ve­rría, esperaba en­con­trar ma­sas le­van­tis­cas que se su­ma­ran a su “ejér­ci­to li­ber­ta­dor” con­tra Ro­sas. No en­con­tró más que in­di­fe­ren­cia y un ejér­ci­to ro­sis­ta de 17.000 hom­bres, lo que pu­so más ner­vio­so al ase­sino de Do­rre­go.

Al lle­gar a En­tre Ríos, el “ro­mán­ti­co” ge­ne­ral La­va­lle pro­cla­mó: “Es pre­ci­so de­go­llar­los a to­dos. Pur­gue­mos a la so­cie­dad de es­tos mons­truos. Muer­te, muer­te sin pie­dad.” El fra­ca­so de La­va­lle fue ro­tun­do y de­bió mar­char ha­cia el Nor­te.

Sar­mien­to se con­fe­sa­ba: “Los que se echa­ron en bra­zos de la Fran­cia pa­ra sal­var la ci­vi­li­za­ción eu­ro­pea, sus ins­ti­tu­cio­nes, há­bi­tos e ideas en las ori­llas del Pla­ta, fue­ron los jó­ve­nes: en una pa­la­bra ¡ fui­mos no­so­tros! Sé muy bien que en los es­ta­dos ame­ri­ca­nos ha­lla eco Ro­sas, aun en­tre los hom­bres li­be­ra­les y emi­nen­te­men­te ci­vi­li­za­dos, so­bre es­te de­li­ca­do pun­to, y que pa­ra mu­chos es to­da­vía un error afren­to­so el ha­ber­se aso­cia­do los ar­gen­ti­nos a los ex­tran­je­ros pa­ra de­rro­car un ti­rano [...]”.

Por su par­te, el cónsul fran­cés opi­na­ba: “Co­mo to­dos los hom­bres há­bi­les, ha es­ta­do siem­pre dis­pues­to a ce­der an­te la ne­ce­si­dad, pe­ro sa­be que la au­da­cia sin te­me­ri­dad es tam­bién ha­bi­li­dad. De ahí que no ce­da an­te la apa­rien­cia del pe­li­gro, sino an­te el pe­li­gro mis­mo. Así se ex­pli­ca la au­daz re­sis­ten­cia que opo­ne a la vo­lun­tad de las po­ten­cias me­dia­do­ras. Si él hu­bie­ra creí­do des­de un prin­ci­pio que Fran­cia e In­gla­te­rra es­ta­ban dis­pues­tas a ha­cer­le la gue­rra, ja­más hu­bie­ra tra­ta­do de sos­te­ner la lu­cha. El ge­ne­ral Ro­sas sa­be muy bien que si aban­do­na Bue­nos Ai­res no po­dría vol­ver más, por­que, ha­bien­do des­apa­re­ci­do el pres­ti­gio de su fuer­za, sur­gi­rían por to­das par­tes los enemi­gos más en­car­ni­za­dos pa­ra ex­ter­mi­nar­lo. Por eso aceptaría to­das las con­di­cio­nes po­si­bles an­tes de co­rrer el ries­go de ser arro­ja­do de su ca­pi­tal. Hay cier­ta ana­lo­gía en­tre el ge­ne­ral Ro­sas y Mehe­met Alí. Ro­sas, co­mo el Pa­chá de Egip­to, no es hom­bre de ha­cer­se vo­lar él mis­mo con un ba­rril de pól­vo­ra.”

El 29 de oc­tu­bre de 1840, por el tra­ta­do Mac­kau-Arana, Fran­cia pu­so fin al bloqueo. El go­bierno de Bue­nos Ai­res se com­pro­me­tió a in­dem­ni­zar a los ciu­da­da­nos fran­ce­ses, les otor­gó los mis­mos de­re­chos que a los in­gle­ses y de­cre­tó una am­nis­tía.

Ro­sas ha­bía en­car­ce­la­do a va­rios fran­ce­ses acu­sa­dos de es­pio­na­je. Así se pro­du­jo un con­flic­to di­plo­má­ti­co en­tre los dos paí­ses. Y se reanu­dó la gue­rra ci­vil en­tre uni­ta­rios y fe­de­ra­les.

JUAN MA­NUEL DE RO­SAS

FE­LI­PE PIGNA HIS­TO­RIA­DOR con­sul­tas­pig­na@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.