ASI EM­PE­ZA­RON LOS SE­TEN­TA

Clarin - Viva - - Haciendo Historia -

El nue­vo li­bro de Mar­ce­lo La­rra­quy (his­to­ria­dor y pe­rio­dis­ta) tra­za el re­tra­to de una épo­ca de vio­len­cia a par­tir de fuen­tes do­cu­men­ta­les y testimonios has­ta aho­ra des­co­no­ci­dos. de su ca­sa, y una ca­mio­ne­ta le ce­rra­ría el pa­so cuan­do atra­ve­sa­ra la es­qui­na de Pas­teur. La ca­mio­ne­ta es­ta­ba lis­ta. Ha­bía si­do ro­ba­da y adap­ta­da po­cos días an­tes. Y el au­to que da­ría el avi­so, tam­bién.

El 21 de mar­zo de 1972, la ca­mio­ne­ta en­ce­rró al Fiat 1500 de Sallustro, quien fue sa­ca­do a gol­pes por un gru­po de hom­bres. Su chofer, Jo­sé Fuen­tes, fue neu­tra­li­za­do con un ti­ro en el hom­bro. La fa­mi­lia avi­só ese mis­mo día que el em­pre­sa­rio te­nía una afec­ción car­día­ca que re­que­ría aten­ción per­ma­nen­te. Pi­dió a los se­cues­tra­do­res que le su­mi­nis­tra­ran Me­pan­tin y Per­san­tin, los me­di­ca­men­tos con los que se tra­ta­ba.

(...) Un día des­pués, pro­ce­den­te de Ita­lia, ate­rri­zó en Bue­nos Ai­res el pre­si­den­te del Gru­po FIAT, Au­re­lio Pec­cei, pa­ra in­ter­ve­nir en las ne­go­cia­cio­nes. La lle­ga­da de Pec­cei le mar­có al PRT-ERP la real di­men­sión del di­rec­ti­vo que ha­bían rap­ta­do. La em­pre­sa con­si­de­ra­ba in­sus­ti­tui­ble a Sallustro. Ha­bía si­do ar­tí­fi­ce de la crea­ción del com­ple­jo au­to­mo­triz en el país en los se­sen­ta, ges­tor de obras de in­fra­es­truc­tu­ra co­mo El Cho­cón o Zá­ra­te-Bra­zo Lar­go, pe­ro el in­te­rés de Pec­cei por pre­ser­var su vi­da era per­so­nal: Sallustro era ami­go des­de los tiem­pos de la re­sis­ten­cia al fas­cis­mo —cuan­do Pec­cei es­tu­vo a pun­to de ser fu­si­la­do— y ha­bían tra­ba­ja­do jun­tos en la Argentina. Pec­cei —y tam­bién FIAT— es­ta­ba dis­pues­to a dar to­do por la li­ber­tad de Sallustro.

Las exi­gen­cias del PRT-ERP pa­ra su res­ca­te se co­no­cie­ron dos días des­pués del se­cues­tro. De­bían cum­plir­las en cua­ren­ta y ocho ho­ras, so pe­na de fu­si­la­mien­to. Cinco de los sie­te pun­tos no eran de re­so­lu­ción di­fí­cil pa­ra la em­pre­sa. Pe­ro dos pun­tos sólo po­dían ser re­suel­tos por la dic­ta­du­ra militar: la li­ber­tad de tra­ba­ja­do­res y di­ri­gen­tes de Si­trac- Si­tram de­te­ni­dos du­ran­te el con­flic­to y la li­be­ra­ción de me­dio cen­te­nar de pri­sio­ne­ros del PRT-ERP. Pro­po­nían tras­la­dar­los a Ar­ge­lia u otro país a con­ve­nir.

(...) La pre­sen­cia de Pec­cei en la Argentina im­pli­có una pre­sión adi­cio­nal pa­ra (el pre­si­den­te Ale­jan­dro Agus­tín) La­nus­se. El pre­si­den­te de FIAT que­ría que la dic­ta­du­ra ago­ta­ra to­das las ins­tan­cias pa­ra que su ami­go apa­re­cie­ra sano y sal­vo, y ese re­cla­mo lo ex­pre­sa­ron el pre­si­den­te de Ita­lia, Gio­van­ni Leo-

EL ERP EXIGIO LA LI­BER­TAD DE GUERRILLEROS PRE­SOS. UN PUN­TO QUE PARALIZO TO­DO ACUER­DO. ...

LA TIN­TA DE UNA CAR­TA DIO UNA PIS­TA SO­BRE EL PA­RA­DE­RO DE SALLUSTRO. ...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.