ABRIR EL COCO

Bizcochitos pa­ra el té. Blan­ca Cot­ta pro­po­ne lle­nar la ca­sa de “olor a ri­co” y pre­pa­rar es­tas de­li­cias idea­les pa­ra la me­rien­da.

Clarin - Viva - - Cocina -

En mi nue­vo d o m i c i l i o… ¡ to­da­vía es­toy aco­mo­dan­do mis li­bros! Los más vie­ji­tos y “des­ar­ma­dos” son los que he co­lo­ca­do a la vis­ta, al al­can­ce de mi mano. Y los que he api­la­do arri­ba, don­de me es im­po­si­ble al­can­zar­los sin una es­ca­le­ra… ¡adi­vi­nó!

Los pu­se allí re­cor­dan­do esa fra­se que tan­tas ve­ces me hi­zo son­reír: “Los li­bros de una bi­blio­te­ca son co­mo cier­tos fun­cio­na­rios: los que es­tán arri­ba son los más inú­ti­les”… ¿Sa­be qué sen­sa­ción me da, des­pués de lar­go tiem­po, re­leer un li­bro? La mis­ma ale­gría que al re­en­con­trar­me con un vie­jo ami­go al que ha­ce tiem­po que no veía.

El jue­go de la lec­tu­ra se pa­re­ce mu­cho al jue­go de la amis­tad. ¿Que cuá­les li­bros me gus­tan más? Los que me hu­bie­ra gus­ta­do una enor­mi­dad que se me hu­bie­ran ocu­rri­do a mí. Si cre­ye­ra en la re­en­car­na­ción, di­ría que un po­qui­ti­to así del “au­ra” de Lin Yu­tang se ha in­fil­tra­do en la mía cuan­do es­cri­bía: “Creo sa­ber lo que quie­ro. Aquí es­tán las co­sas que me ha­rían fe­liz: quie­ro un cuar­to pro­pio, don­de pue­da tra­ba­jar. (…) Quie­ro oír la voz de mi mu­jer y la ri­sa de los ni­ños. Quie­ro te­ner la li­ber­tad de ser real­men­te yo”. Si­go de­li­ran­do: si tu­vie­ra real­men­te un áto­mo de Lin Yu­tang agre­ga­ría: “Quie­ro que mi ca­sa siem­pre hue­la a ‘co­sa ri­ca’, y dul­ce re­cién hor­nea­da”. ¿Ha­ce­mos mon­to­nes de bizcochitos de coco?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.