SO­LE­DAD AYA­LA, LA NÚ­ME­RO UNO DEL POOL

Sin maes­tros y con ins­tin­to na­tu­ral pa­ra ju­gar, la ar­gen­ti­na So­le­dad Aya­la se aca­ba de con­sa­grar tri­cam­peo­na pa­na­me­ri­ca­na del bi­llar con bu­cha­cas. Apren­dió en la ado­les­cen­cia, a la sa­li­da del co­le­gio. Y su­peró las ba­rre­ras de un am­bien­te mas­cu­lino.

Clarin - Viva - - News - POR PA­BLO CAL­VO FO­TOS: ARIEL GRINBERG

TIE­NE 26 AÑOS, JUEGA DES­DE LOS 14 Y ES TRI­CAM­PEO­NA PA­NA­ME­RI­CA­NA DEL “BI­LLAR DE BU­CHA­CAS”. ES LA PRI­ME­RA MU­JER EN GA­NAR TRES ES­PE­CIA­LI­DA­DES JUN­TAS. Y YA SE PRE­PA­RA PA­RA EL MUN­DIAL.

So­le­dad Aya­la es pas­te­le­ra pro­fe­sio­nal y su es­pe­cia­li­dad son las tor­tas de tres pi­sos, de­co­ra­das con emo­jis, la­tas de cer­ve­za, au­tos de ca­rre­ra y pal­me­ras tro­pi­ca­les. Les da mil for­mas a sus crea­cio­nes, pe­ro ha­ce po­co se dio un gus­to es­pe­cial: hor­neó un biz­co­chue­lo plano, rec­tan­gu­lar, ver­de, con seis agu­je­ros; ama­só bo­las de co­lo­res, les pu­so nú­me­ros, las des­ple­gó anár­qui­cas en­tre las ve­li­tas y cal­cu­ló, mi­ran­do la blan­ca, adón­de me­te­ría ca­da una si le to­ca­ra ju­gar so­bre ese pa­ño de vai­ni­lla y ma­za­pán.

Su des­tre­za y su pa­sión se des­plie­gan tam­bién en tor­neos noc­tur­nos de pool, don­de ella se qui­ta el de­lan­tal, se po­ne la chom­ba con la ban­de­ra ar­gen­ti­na y sa­le a ba­tir ré­cords de es­ta es­pe­cia­li­dad del bi­llar por clu­bes del Co­n­ur­bano y ba­res no­ta­bles de Bue­nos Ai­res. Así, cuan­do cam­bia la ha­ri­na de sus ma­nos por ti­za azul que le po­ne a la pun­te­ra de su ta­co, So­le­dad se trans­for­ma en la me­jor ju­ga­do­ra ar­gen­ti­na de pool, que aca­ba de con­sa­grar­se tri­cam­peo­na pa­na­me­ri­ca­na y de ubi­car­se co­mo la nú­me­ro uno del ran­king con­ti­nen­tal.

So­le­dad tie­ne 26 años, vi­ve en el Ti­gre y tra­ba­ja co­mo en­car­ga­da en el ne­go­cio de sus pa­dres: lo­ca­les don­de se juega al pool. Apren­dió por di­ver­sión y en vez de maes­tros bus­có ho­ras de vue­lo, des­de que te­nía 14 años. Sa­lía del co­le­gio, ca­mi­na­ba unas 15 cua­dras y em­pe­za­ba a prac­ti­car. Así desa­rro­lló un ta­len­to na­tu­ral so­bre esa lla­nu­ra co­lor pas­to con seis bu­cha­cas, que mi­ra­ba al ras con la vis­ta afi­la­da y su in­cons­cien­te eli­gien­do efec­tos y án­gu­los de dis­pa­ro. Cuan­do em­pe­zó a com­pe­tir era una ado­les­cen­te va­cía de cá­te­dra pe­ro lle­na de ins­tin­to. Tan­to que se ani­mó a desafiar a los va­ro­nes, que acep­ta­ban ju­gar con ella só­lo si te­nían que ha­cer tiem­po.

Du­ran­te años, no pa­ra­ba de per­der. Has­ta que un día, fren­te a un mu­cha­cho que ju­ga­ba en la Pri­me­ra ca­te­go­ría, dio el ba­ta­ca­zo y lo de­rro­tó con hol­gu­ra. El pi­be se sin­tió hu­mi­lla­do, por­que la at­mós­fe­ra va­ro­nil que ro­dea­ban al

TIE­NE 26 AÑOS Y JUEGA DES­DE LOS 14. NO PODIA GA­NAR FI­NA­LES, HAS­TA QUE AFINO SU TEM­PLE Y SE CONVIRTIO EN AD­MI­RA­DA Y TE­MI­BLE. ..

bi­llar y al pool no da­ban lu­gar a se­me­jan­te re­sul­ta­do. Pa­ra So­le­dad fue una in­yec­ción de con­fian­za: sin­tió que po­día pro­gre­sar, en­tre­nó más ho­ras, a ve­ces has­ta la ma­dru­ga­da. Y co­mo en su tiem­po ju­ga­ron Cleo­pa­tra con sus ad­lá­te­res y Jo­se­fi­na con Na­po­león, con re­glas y mo­da­li­da­des muy dis­tin­tas al pool de hoy, So­le­dad co­men­zó a cons­truir su pro­pio rei­na­do.

En­tre cam­peo­nes. En el sub­sue­lo de Ave­ni­da de Ma­yo 1265, gran­des maes­tros del bi­llar se aga­chan o se yer­guen pa­ra cal­cu­lar sus pró­xi­mas ju­ga­das. Es­tán con­cen­tra­dos, pe­ro cuan­do So­le­dad ba­ja las es­ca­le­ras, rum­bo a las me­sas de pool, no hay quien no la sa­lu­de, con fa­mi­lia­ri­dad y ad­mi­ra­ción.

“Ellos vie­ron mi es­fuer­zo por me­jo­rar. Yo no ten­go una téc­ni­ca pu­li­da, mis gol­pes me sa­len con es­pon­ta­nei­dad, pe­ro ja­más me rin­do, nun­ca doy una me­sa por per­di­da. Y en el bi­llar ese va­lor, que lla­man tem­ple, va­le más que un ta­co de 2.000 dó­la­res”, se­ña­la So­le­dad a Vi­va, mien­tras tran­si­ta con ti­mi­dez su pri­me­ra se­sión de fo­tos.

El pool, de­fi­ni­do co­mo “Bi­llar de bu­cha­cas” o “Bi­llar ame­ri­cano”, no es en la Ar­gen­ti­na un de­por­te pro­fe­sio­nal, así que ella se gas­ta sus aho­rros de pas­te­le­ra y de en­car­ga­da ca­da vez que tie­ne que ju­gar un cer­ta­men en otro país.

El úl­ti­mo pa­na­me­ri­cano lo ju­gó de lo­cal, en el club El Tré­bol, de Mo­reno. “El pri­mer tor­neo fue con el re­gla­men­to de Bo­la 8, el más co­no­ci­do por los afi­cio­na­dos. Me to­có la fi­nal con la ve­ne­zo­la­na Johan­na Es­po­ni­za, que es muy bue­na y se pu­so 7 a 2, en un due­lo a 8 par­ti­das. Era ca­si im­po­si­ble dar­lo vuel­ta, pe­ro, co­mo te di­je, si que­rés, ga­na­me, por­que nun­ca te voy a re­ga­lar na­da, has­ta la úl­ti­ma bo­la. Y así fue co­mo, con pa­cien­cia y sol­tu­ra, me pu­se 7 a 3, 7 a 4... ¡7 a 7! Y,

cuan­do Johan­na tu­vo la de­fi­ni­ción y fa­lló, me que­dé con el tí­tu­lo”, re­la­ta so­bre el pri­mer tro­feo de la se­rie.

Al día si­guien­te dis­pu­tó la es­pe­cia­li­dad Bo­la 10, don­de hay que em­bo­car pri­me­ro la 1, res­pe­tar el or­den as­cen­den­te y ce­rrar con la 10, avi­san­do a qué tro­ne­ra se di­ri­ge ca­da ti­ro. “Lle­gué a la fi­nal con la cos­ta­rri­cen­se Adria­na Villar, con “V” cor­ta, ja­ja. Le ga­né 6 a 1 sin pro­ble­mas y pa­ra mí ya es­ta­ba, era bi­cam­peo­na y me iba con­ten­ta pa­ra ca­sa, pe­ro me que­da­ba de­fen­der el tí­tu­lo de Bo­la 9, que ha­bía ob­te­ni­do en so­li­ta­rio el cam­peo­na­to an­te­rior”, si­gue la na­rra­ción, mien­tras en los 36 Bi­lla­res sue­na mú­si­ca ta­lla­da por cor­cheas y re­don­das de mar­fil.

En el re­gla­men­to Bo­la 9 no exis­ten los ti­ros can­ta­dos. El jue­go es más agre­si­vo, por­que se pue­de anun­ciar una bo­la, em­bo­car dos “de ba­gre” (de ca­sua­li­dad), en cual­quier bu­cha­ca, y va­le. Com­ple­ta su re­la­to So­le­dad: “Yo ve­nía muy re­la­ja­da y arran­qué per­dien­do 3 a 0 con­tra la pe­rua­na Jac­ke­li­ne Pé­rez. Pe­ro co­mo po­de­mos pe­dir un tiem­po, apro­ve­ché y me fui a ca­mi­nar, a mi­rar el cie­lo, a des­pe­jar­me. Vol­ví, me pu­se 3 a 2. Pe­ro ella reac­cio­nó y se ale­jó, 6 a 3. En­ton­ces me pa­só al­go que nun­ca ha­bía sen­ti­do, un diá­lo­go in­te­rior, don­de yo mis­mo me de­cía: es­for­za­te más, me­dí las bo­las, apun­tá bien... ¡Y re­sul­tó! Ga­né 8 a 6... Y fue así co­mo me con­ver­tí en la pri­me­ra tri­cam­peo­na pa­na­me­ri­ca­na”.

Se di­ce de mí. Al ins­tin­to que la con­sa­gró, So­le­dad quie­re su­mar­le tác­ti­ca. Por eso em­pe­zó a es­cu­char con­se­jos del pro­fe­sor y mul­ti­cam­peón ar­gen­tino Gus­ta­vo Es­pi­no­sa, con la idea de pre­pa­rar­se pa­ra el pró­xi­mo Mun­dial que se dispu­tará del 3 al 9 de di­ciem­bre en San­ya, Chi­na. “De So­le­dad des­ta­co la sol­tu­ra y de­li­ca­de­za de su gol­pe y el tem­pe­ra­men­to pa­ra de­fi­nir. Si a eso le su­ma téc­ni­cas y co­rrec­ción de pos­tu­ras, co­mo la po­si­ción de sus pies, es­tá pa­ra gran­des co­sas”, avi­sa Es­pi­no­sa.

De me­sas ve­ci­nas tam­bién elo­gian: “Co­mo bi­lla­ris­ta a tres ban­das –opi­na Jor­ge Via­le–, es po­si­ti­vo ver có­mo va cre­cien­do el pool y có­mo So­le­dad avan­za, con en­tre­na­mien­to y dis­ci­pli­na”.

La his­to­ria de So­le ya des­per­tó el in­te­rés del li­bro Vo­ces del bi­llar ar­gen­tino, del ex­per­to Luis Al­ber­to Ve­no­sa. Los ca­pí­tu­los por ve­nir tam­bién pro­me­ten.

BO­LA 10 Es una de las ca­te­go­rías en que se con­sa­gró So­le­dad Aya­la.

36 BI­LLA­RES Un bar no­ta­ble de Bue­nos Ai­res, don­de has­ta los más ex­per­tos fe­li­ci­tan a la cam­peo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.