POMPEYA, LA TRA­GE­DIA QUE SE CONVIRTIO EN SHOW

Clarin - Viva - - News - POR MA­RI­NA ARTUSA FO­TOS: CEZARO DE LU­CA (EN­VIA­DOS A POMPEYA)

La tra­ge­dia que se con­vir­tió en show. A ca­si dos mil años de la erup­ción del Vesubio que de­vo­ró a la Pompeya ro­ma­na y a sus ha­bi­tan­tes, los res­tos de la ciu­dad que per­ma­ne­ció ba­jo la la­va aho­ra atraen tu­ris­tas con vi­si­tas noc­tur­nas. Re­pro­du­cen, con luz y so­ni­do, es­ce­nas de la vi­da co­ti­dia­na an­tes de la ca­tás­tro­fe.

Ha­ce más de mil años –el ri­gor his­tó­ri­co di­rá 1.939 años–, aquí mis­mo don­de la gen­te ha­ce fi­la, sel­fies y tiem­po has­ta que os­cu­rez­ca, “só­lo se oían los ge­mi­dos de las mu­je­res, el llan­to de los ni­ños, el cla­mor de los hom­bres. Unos lla­ma­ban a sus pa­dres, otros a sus hi­jos, otros a sus es­po­sas. Mu­chos cla­ma­ban a los dio­ses, pe­ro la ma­yo­ría es­ta­ba con­ven­ci­da de que ya no ha­bía dio­ses y esa no­che era la úl­ti­ma del mun­do”. Así des­cri­bió Pli­nio el Jo­ven las úl­ti­mas ho­ras que vi­vió Pompeya en el año 79, cuan­do el vol­cán Vesubio le vo­mi­tó su ira in­can­des­cen­te.

Re­sul­ta per­tur­ba­do­ra es­ta at­mós­fe­ra serena de ve­rano eu­ro­peo 2018 en Pompeya, es­ta pre­via al show noc­turno que nos es­pe­ra en­tre las rui­nas ilu­mi­na­das des­de el pi­so, si uno pien­sa en el in­fierno de la­va y ce­ni­zas que as­fi­xió a aque­llas ca­si diez mil per­so­nas que eran par­te de la po­bla­ción de es­ta ciu­dad del sur de Ita­lia que que­dó du­ran­te si­glos se­pul­ta­da.

Es­tá a pun­to de co­men­zar el re­co­rri­do ba­jo las es­tre­llas por Pompeya, el úni­co par­que ar­queo­ló­gi­co del mun­do cu­ya me­ta­mor­fo­sis, fru­to de la ca­tás­tro­fe, re­pre­sen­ta el tes­ti­mo­nio más com­ple­to de la vi­da co­ti­dia­na du­ran­te los pri­me­ros años de la era cris­tia­na.

Por­que de­ba­jo de los seis me­tros de la­va que se iba so­li­di­fi­can­do ca­si al tiem­po que de­rre­tía lo que to­ca­ba, la vi­da de­jó su im­pron­ta. El hue­co de los cuer­pos de una fa­mi­lia en una co­ci­na, el abra­zo de dos aman­tes jun­to a una bol­sa con jo­yas gra­ba­das, la si­lue­ta re­tor­ci­da de un pe­rro, en­tre otras, son al­gu­nas de las fi­gu­ras que se pu­die­ron res­ca­tar re­lle­nan­do con ye­so el va­cío de piel y hue­so que de­jó el ten­dal de ce­ni­zas al ro­jo vi­vo.

Has­ta hoy se han des­cu­bier­to cer­ca de 1.100 es­que­le­tos en to­da Pompeya. La ar­queo­lo­gía mor­bo­sa ex­hi­be al­gu­nos cal­cos de esos cuer­pos que, en los re­co­rri­dos noc­tur­nos, se pue­den ver de­trás de una re­ja. Los vi­si­tan­tes más su­pers­ti­cio­sos, va­ya uno a sa­ber por qué, les lan­zan mo­ne­das.

Du­ran­te die­ci­ocho noches de ve­rano, en­tre ju­lio y sep­tiem­bre, una par­te de la ciu­dad ex­ca­va­da per­ma­ne­ce ilu­mi­na­da y am­bien­ta­da con una ban­da de so­ni­do que re­pro­du­ce el ru­mor ama­ble de la vi­da co­ti­dia­na que trans­cu­rría en la ciu­dad an­ti­gua has­ta aquel me­dio­día de agos­to en el que el bos­te­zo fe­roz del Vesubio nu­bló el sol y vol­vió el ai­re irres­pi­ra­ble.

Na­die sos­pe­cha­ba que ese mon­te a 12 ki­ló­me­tros de Pompeya era, en reali­dad, un vol­cán que lle­va­ba 1.500 años anes­te­sia­do en so­por. Has­ta que aquel 24 de agos­to del 79, mien­tras el viento so­pla­ba en di­rec­ción no­roes­te so­bre la ciu­dad, des­per­tó con fu­ria.

Al­gu­nos de los de­ta­lles más dra­má­ti­cos de las ho­ras pos­te­rio­res a la erup­ción del vol­cán se han po­di­do re­cons­truir a par­tir de los re­la­tos de Pli­nio el Jo­ven, que por en­ton­ces te­nía 18 años. El mu­cha­cho, que era so­brino e hi­jo adop­ti­vo

de Pli­nio el Vie­jo, el co­man­dan­te de la flo­ta ro­ma­na que es­cri­bió uno de los tra­ta­dos más com­ple­tos de his­to­ria na­tu­ral de la An­ti­güe­dad, con­tó ade­más la muer­te de su tío, quien ha­bía pa­sa­do la no­che de la tra­ge­dia en Sta­bia, a po­cos ki­ló­me­tros de Pompeya, pe­ro fa­lle­ció al día si­guien­te por la in­ha­la­ción de ga­ses pro­ve­nien­tes de la erup­ción.

A par­tir de las car­tas de Pli­nio el Jo­ven fue que se fe­chó la tra­ge­dia el 24 de agos­to del año 79, pe­ro el ha­llaz­go de mo­ne­das que ha­brían si­do acu­ña­das con pos­te­rio­ri­dad más el des­cu­bri­mien­to de cal­de­ros y víc­ti­mas abri­ga­das ha­cen su­po­ner que la ca­tás­tro­fe pu­do ha­ber ocu­rri­do en oc­tu­bre y no en sep­tiem­bre, en oto­ño y no en ve­rano.

El pa­seo a la luz de la lu­na, que cuesta 7 eu­ros, abar­ca só­lo la zo­na que per­ma­ne­ce ilu­mi­na­da de no­che. “Es im­po­si­ble ilu­mi­nar to­da la ciu­dad en rui­nas –acla­ran en el si­tio ar­queo­ló­gi­co–. Es­te año he­mos ilu­mi­na­do, en­tre los edi­fi­cios prin­ci­pa­les, el Ca­pi­to­lium, el Ma­ce­llum (mer­ca­do) y la Ba­sí­li­ca (an­ti­guo Pa­la­cio de Jus­ti­cia), que se pue­den re­co­rrer en dos ho­ras. Una vi­si­ta a to­das las rui­nas lle­va más de seis.”

Las ex­cur­sio­nes noc­tur­nas han trans­for­ma­do una de las ma­yo­res tra­ge­dias na­tu­ra­les has­ta aho­ra vi­vi­da so­bre la faz de la Tie­rra en un es­pec­tácu­lo de luz y so­ni­do: ape­nas se atra­vie­sa la Puer­ta Ma­ri­na, una mú­si­ca su­ges­ti­va acom­pa­ña los pa­sos del ca­mi­nan­te so­bre las pie­dras irre­gu­la­res por en­ci­ma de las ter­mas sub­ur­ba­nas, un com­ple­jo ter­mal pú­bli­co de tiempos de Au­gus­to, don­de hom­bres y mu­je­res com­par­tían ves­tua­rio y ter­mas en me­dio de de­co­ra­cio­nes eró­ti­cas.

Del otro la­do de la cin­ta amu­ra­lla­da se es­cu­cha vo­ci­fe­rar a los artesanos y a los co­mer­cian­tes. “Se pu­do con­ser­var mu­cho ma­te­rial or­gá­ni­co”, di­ce An­na, la guía de la aso­cia­ción cul­tu­ral Fu­ni­cu­lart, una de las tan­tas que ha­cen de Vir­gi­lio, el poe­ta que guió a Dan­te por el in­fierno y el pur­ga­to­rio de su Di­vi­na Co­me­dia, por los sen­de­ros del si­tio ar­queo­ló­gi­co.

El iti­ne­ra­rio par­te de la an­ti­gua Puer­ta Ma­ri­na pa­ra las Ter­mas Sub­ur­ba­nas y ha­ce es­ca­las en los ne­go­cios de la Vía Ma­ri­na, la pa­na­de­ría y los pues­tos don­de se da­ba de co­mer a los co­mer­cian­tes que es­ta­ban de pa­so. El re­co­rri­do si­gue lue­go por la Domus Trit­to­le­mo, una ca­sa tí­pi­ca de la bur­gue­sía pom­pe­ya­na, el Ca­pi­to-

“LOS PARLANTES, ES­CON­DI­DOS EN LAS CO­LUM­NAS, RE­PRO­DU­CEN CUCHICHEOS, QUE SE MEZ­CLAN CON TAM­BO­RES .” ...

lium, el mer­ca­do, una la­van­de­ría y por úl­ti­mo la Ba­sí­li­ca, una es­pe­cie de foro cu­bier­to don­de se desa­rro­lla­ba ba­jo te­cho la vi­da pú­bli­ca y po­lí­ti­ca de la ciu­dad cuan­do llo­vía y que con­ta­ba, ade­más, con un es­pa­cio con­ce­di­do al tri­bu­nal don­de los jue­ces ad­mi­nis­tra­ban jus­ti­cia.

La Puer­ta Ma­ri­na, cons­trui­da en el si­glo II an­tes de Cris­to, es una de las me­jo­res con­ser­va­das de la mu­ra­lla de Pompeya. De fren­te al mar, co­mu­ni­ca la par­te al­ta con el llano. Del otro la­do de la puer­ta, la ca­lle que va­mos a re­co­rrer lle­va al cen­tro de la ciu­dad. An­na, la guía, invita a pa­sar al ves­tí­bu­lo de la Domus di Trit­to­le­mo, a la al­tu­ra de Via Ma­ri­na 5. Las rui­nas in­ten­tan des­men­tir­lo pe­ro se tra­ta de una ca­sa sun­tuo­sa, con dos atrios, pis­ci­na y jar­dín.

Los parlantes, es­con­di­dos en­tre los res­tos de co­lum­nas y mu­ros, re­par­ten un ru­mor de cuchicheos y con­ver­sa­cio­nes de la due­ña de ca­sa que se mez­clan con tam­bo­res y pre­pa­ra­ti­vos pa­ra los jue­gos apo­lí­neos, es­pec­tácu­los tea­tra­les y de gladiadores que se or­ga­ni­za­ban en ho­nor a Apo­lo, el dios de la di­vi­ni­dad y del sa­ber, muy ama­do por los pom­pe­ya­nos.

“El pu­bli­co que vi­si­ta Pompeya es ca­da vez más va­ria­do y di­ver­so aun ét­ni­ca­men­te. He­mos te­ni­do 3,5 mi­llo­nes de in­gre­sos el año pa­sa­do y esa ci­fra aumentó un 10 por cien­to men­sual du­ran­te es­te año”, di­ce el di­rec­tor ge­ne­ral del par­que ar­queo­ló­gi­co de Pompeya, Mas­si­mo Osan­na, el ar­queó­lo­go que ha re­di­se­ña­do la his­to­ria de la ciu­dad que du­ran­te 18 ho­ras pa­de­ció la des­car­ga de fue­go del Vesubio.

Osan­na, un apa­sio­na­do de Ins­ta­gram que a tra­vés de sus fo­tos de Pompeya en las re­des so­cia­les ha­ce par­tí­ci­pe al res­to del mun­do de los hallazgos co­ti­dia­nos en las can­te­ras de ex­ca­va­cio­nes, se opo­ne a que ha­ya un cu­po pa­ra vi­si­tar el par­que ar­queo­ló­gi­co: “Pompeya de­be es­tar abier­ta a to­do el mun­do por­que es un lu­gar de la Hu­ma­ni­dad, pe­ro los in­gre­sos de­ben es­tar mo­ni­to­rea­dos. Los pri­me­ros do­min­gos de ca­da mes son gra­tui­tos y hay más de 15 mil per­so­nas cir­cu­lan­do en­tre las rui­nas –di­ce Osan­na–. Te­nien­do en cuen­ta las me­di­das de se­gu­ri­dad que im­po­nen las ame­na­zas te­rro­ris­tas, es­ta­mos pen­san­do en re­or­ga­ni­zar los ac­ce­sos con guar­dias ar­ma­das, de­tec­to­res de me­ta­les y tam­bién per­so­nal del Ejér­ci­to, co­mo hay en otros lu­ga­res sen­si­bles co­mo el Co­li­seo”.

Cuan­do se acer­ca la me­dia­no­che, los guías apu­ran a los con­tin­gen­tes. Los ra­ci­mos de lu­ces blan­cas, frías, de los ce­lu­la­res que los vi­si­tan­tes em­pu­ñan co­mo lin­ter­nas des­cien­den rum­bo a la sa­li­da del par­que ar­queo­ló­gi­co de Pompeya, aque­lla pro­me­te­do­ra ciu­dad co­mer­cial del Im­pe­rio Ro­mano que en el mis­mo ins­tan­te en el que que­dó con­ge­la­da en ar­dor se vol­vió in­mor­tal.

NO­CHE DE RON­DA En las rui­nas de Pompeya se or­ga­ni­zan vi­si­tas con lu­ces y so­ni­do.

LO QUE QUE­DO Cuer­pos y ob­je­tos atra­pa­dos en la­va, son par­te del es­pec­tácu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.