LA CO­LUM­NA DE FE­LI­PE PIGNA -

Clarin - Viva - - News - POR FE­LI­PE PIGNA FE­LI­PE PIGNA HIS­TO­RIA­DOR con­sul­tas­pig­na@gmail.com

Ma­nue­la Sáenz na­ció en Qui­to en 1795 y tras rehu­sar­se a se­guir in­ter­na­da en un con­ven­to y man­te­ner una re­la­ción clan­des­ti­na con un co­ro­nel, a los 20 años su pa­dre la ca­só con­tra su vo­lun­tad con un ri­co mé­di­co in­glés, Ja­mes Thor­ne, que le lle­va­ba 26 años. Es­ta­ble­ci­dos en Lima, Ma­nue­la co­no­ció a San Mar­tín a tra­vés de su ami­ga Ro­si­ta Cam­pu­sano y ad­hi­rió a la cau­sa in­de­pen­den­tis­ta. El pro­tec­tor del Pe­rú la nom­bró “Ca­ba­lle­re­sa de la Or­den del Sol” .

En 1821 re­gre­só a Qui­to, don­de cru­zó una mi­ra­da pa­ra to­da la vi­da con Si­món Bo­lí­var en ju­nio de 1822 cuan­do en­tra­ba a Qui­to y las da­mas le arro­ja­ban flo­res y lau­re­les. El ra­mo de Ma­nue­li­ta fue a dar en el pe­cho del Li­ber­ta­dor, quien al al­zar su mi­ra­da se en­con­tró con los ojos más lin­dos que ha­bía vis­to ja­más.

Am­bos bus­ca­ron la for­ma de co­no­cer­se. La oca­sión se dio en un bai­le ofi­cial. Esa no­che na­ció un amor in­ten­so y pro­fun­do.

Pe­ro las exi­gen­cias de la vi­da mi­li­tar hi­cie­ron de es­te un amor lleno de en­cuen­tros y des­en­cuen­tros. Tam­bién in­flu­ye­ron los pre­jui­cios so­cia­les, ya que Ma­nue­la era una mu­jer ca­sa­da. Su amor se pro­lon­gó con una lu­na de miel en la ha­cien­da El Gar­zal, cer­ca de Gua­ya­quil. Pe­ro ya se vol­vió no­to­rio cuan­do, a fi­nes de 1823, el Li­ber­ta­dor la in­cor­po­ró a su Es­ta­do Ma­yor, en­car­gán­do­le la Se­cre­ta­ría y Ar­chi­vo Ge­ne­ral del Ejér­ci­to. El 9 de ju­nio de 1824, Bo­lí­var le es­cri­bía: “Mi ado­ra­da: Tú me ha­blas del or­gu­llo que sien­tes de tu par­ti­ci­pa­ción en es­ta cam­pa­ña. Pues bien, mi ami­ga: ¡ Re­ci­ba us­ted mi fe­li­ci­ta­ción y al mis­mo tiem­po mi en­car­go! ¿Quie­re us­ted pro­bar las des­gra­cias de es­ta lu­cha? ¡ Va­mos! El pa­de­ci­mien­to, la an­gus­tia, la im­po­ten­cia nu­mé­ri­ca y la au­sen­cia de per­tre­chos ha­cen del hom­bre más va­le­ro­so un tí­te­re de la gue­rra. [...]

A la aman­te ido­la­tra­da. Tu­yo, Bo­lí­var.”

Ma­nue­la se­ría la úni­ca mu­jer con un ran­go de Ofi­cial que par­ti­ci­pa­ría jun­to al Ma­ris­cal An­to­nio Su­cre en la ba­ta­lla de Aya­cu­cho que pu­so fin a la do­mi­na­ción es­pa­ño­la en el Pe­rú y el res­to de Su­da­mé­ri­ca.

Lue­go mar­chó a Bo­go­tá y se con­vir­tió en una efi­cien­te co­la­bo­ra­do­ra del Li­ber­ta­dor, en­car­gán­do­se de los Ar­chi­vos del Es­ta­do.

El 25 de sep­tiem­bre de 1828 se con­ver­ti­ría en la Li­ber­ta­do­ra del Li­ber­ta­dor al en­fren­tar a un gru­po de si­ca­rios en­via­dos por Fran­cis­co de Pau­la San­tan­der pa­ra ase­si­nar a su ama­do. Ella mis­ma los enfrentó sa­ble en mano.

Los años de lu­cha de Bo­lí­var se vie­ron trans­for­ma­dos por la pre­sen­cia de Ma­nue­la Sáenz, su ama­da fiel y com­pa­ñe­ra de com­ba­tes, con quien man­tu­vo una pro­fun­da re­la­ción.

Cer­ca de su muer­te, Bo­lí­var con­fe­sa­ría lo si­guien­te: “¡ No, no hay me­jor mu­jer! Es­ta me do­mó. Sí, ella su­po có­mo. La amo. Siem­pre pro­te­gién­do­me, in­tri­gan­do a mi fa­vor y a [fa­vor de la] cau­sa, al­gu­nas [ ve­ces] con ar­dor, otras con ener­gía.”

Al en­te­rar­se de la muer­te de su ama­do cre­yó en­lo­que­cer y co­mo Cleo­pa­tra, qui­so sui­ci­dar­se con la pi­ca­du­ra de una ser­pien­te pe­ro fue sal­va­da por ve­ci­nos. Los enemi­gos de Bo­lí­var lan­za­ron so­bre ella una fe­roz cam­pa­ña de ca­lum­nias a las que res­pon­dió con el li­bro La to­rre de Ba­bel, pu­bli­ca­do a me­dia­dos de 1830. San­tan­der or­de­nó su en­car­ce­la­mien­to y lue­go su exi­lio en Ja­mai­ca.

In­ten­tó re­gre­sar a su país en 1835, pe­ro no pu­do y se tras­la­dó a Pe­rú. Allí vi­vió de la ven­ta de ta­ba­co y co­mo tra­duc­to­ra del in­glés. Pa­sa­ba las ho­ras re­cor­dan­do aque­llos años de tor­men­to­sos amo­res con su que­ri­do Si­món mien­tras re­ci­bía la vi­si­ta de com­pa­ñe­ros de lu­cha del Li­ber­ta­dor y de su maes­tro Si­món Ro­drí­guez.

Mu­rió de dif­te­ria el 23 de no­viem­bre de 1856 po­co an­tes de cum­plir los 60 años sin po­der vol­ver a su que­ri­da Qui­to.

Cer­ca de su muer­te, Bo­lí­var con­fe­sa­ría so­bre Ma­nue­la: “No hay me­jor mu­jer. Es­ta me do­mó. La amo. Siem­pre pro­te­gién­do­me, in­tri­gan­do a mi fa­vor y a fa­vor de la cau­sa li­ber­ta­do­ra.”

MA­NUE­LA SAENZ Na­ció en Qui­to en 1795 y co­no­ció a Bo­lí­var cuan­do és­te en­tró triun­fal a su ciu­dad. Vi­vie­ron una gran his­to­ria de amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.