VI­VA VIAJO A UNA ZO­NA VOLCANICA DE MEN­DO­ZA DON­DE UN EQUI­PO AR­GEN­TINO MO­NI­TO­REA SATELITES DE LA AGEN­CIA ES­PA­CIAL EU­RO­PEA. -

Clarin - Viva - - News - POR MI­GUEL FRIAS FO­TOS: RU­BEN DIGILIO (EN­VIA­DOS ES­PE­CIA­LES A MA­LAR­GÜE, MEN­DO­ZA)

via­jó a la Es­ta­ción de Ma­lar­güe, Men­do­za, ba­se fun­da­men­tal de la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea. Su ta­rea: ex­plo­rar el uni­ver­so. Se­rá cla­ve en la in­mi­nen­te mi­sión a Mer­cu­rio.

La an­te­na DSA 3 se des­pe­re­za co­mo un gi­gan­te en la no­che de­sér­ti­ca. Apo­ya­da en su ba­se de hor­mi­gón, des­plie­ga sus articulaciones me­cá­ni­cas y orien­ta su ca­be­za, un re­flec­tor de 35 me­tros de diá­me­tro, ha­cia Mar­te, ha­cia la mi­sión Mars Ex­press, lan­za­da en ju­nio de 2003, con la que in­ter­cam­bia in­for­ma­ción en es­te ins­tan­te: a 74.702.289 km de dis­tan­cia. La ve­mos ilu­mi­na­da de un ver­de fos­fo­res­cen­te, ba­jo una vía lác­tea al al­can­ce de la mano, pa­ra­dos a la in­tem­pe­rie, en­tre vol­ca­nes y la cor­di­lle­ra ne­va­da. Qué im­por­ta la tem­pe­ra­tu­ra ba­jo ce­ro: so­bre no­so­tros, la lu­na pla­tea­da y el pla­ne­ta ro­jo, llu­vias de es­tre­llas, sa­té­li­tes en ór­bi­ta, le­chu­zas y mur­cié­la­gos que re­vo­lo­tean en­tre los pa­ne­les del pla­to. Sacamos fo­tos con el te­lé­fono: hay que alar­dear de que so­mos tes­ti­gos pri­vi­le­gia­dos del vas­to uni­ver­so. Pe­ro, zas, no po­de­mos man­dar­las por what­sapp. No, no hay ca­so. Acá no hay se­ñal. El ar­te de arrui­nar­nos los ins­tan­tes má­gi­cos.

La Es­ta­ción de Se­gui­mien­to de Sa­té­li­tes de Ma­lar­güe de la ESA (Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea) es un si­tio des­de el que po­dés co­mu­ni­car­te con pla­ne­tas re­mo­tos pe­ro no con tu es­po­sa (evi­te­mos las ale­go­rías); el pun­to don­de con­flu­yen la más so­fis­ti­ca­da tec­no­lo­gía es­pa­cial y los pues­te­ros con sus re­ba­ños de chi­vi­tos: si­glo XXI y si­glo XIX. Es­tá 45 km al sur de la ciu­dad de Ma­lar­güe, de 23.000 ha­bi­tan­tes: des­de ahí to­ma­mos la ru­ta 40 y em­pal­ma­mos con la 186; ba­rro tal vez, pie­dras, se­di­men­tos vol­cá­ni­cos, se­rru­chos in­hu­ma­nos; los ri­ño­nes se agi­tan co­mo ma­ra­cas y los glú­teos re­bo­tan co­mo vie­jas pe­lo­tas Pul­po. Par­te del con­ve­nio fir­ma­do en 2009 en­tre la ESA y la Ar­gen­ti­na in­cluía la pa­vi­men­ta­ción de es­ta ru­ta, por par­te nues­tra. Pe­ro só­lo ve­mos tra­ba­ja­do­res via­les en huel­ga, ma­qui­na­rias va­ra­das y des­pués la na­da.

A los sal­tos, Die­go Pa­zos, di­rec­tor de ope­ra­cio­nes sa­te­li­ta­les de Te­les­pa­zio Ar­gen­ti­na, res­pon­sa­ble del equi­po de Man­te­ni­mien­to y Ope­ra­ción de Ma­lar­güe, nos ex­pli­ca el fun­cio­na­mien­to de las an­te­nas de es­pa­cio pro­fun­do –que per­mi­ten el con­tac­to con mi­sio­nes a más de 150.000.000 de ki­ló­me­tros– y nos cuen­ta tra­ve­sías más ar­duas por la 186. Una vez, un des­per­fec­to me­cá­ni­co de la 4x4 lo de­jó al bor­de del ca­mino. Mien­tras es­pe­ra­ba al au­xi­lio, tu­vo la pé­si­ma idea de to­mar una pie­dra. Un ala­crán le agui­jo­neó una mano. En la es­ta­ción, se mi­ró en un es­pe­jo: “Era el mu­ñe­co de Mi­che­lin”. Tu­vie­ron que tra­tar­lo de ur­gen­cia con cor­ti­coi­des.

La DSA 3 apa­re­ce en mi­nia­tu­ra en el pa­ra­bri­sas y va cre­cien­do. Mi­de 40 me­tros: la dis­tan­cia y las mon­ta­ñas la em­pe­que­ñe­cen. Y el vol­cán Ma­la­ca­ra, en­fren­te, con man­chas de la­va que le dan un ai­re de ca­be­za ve­tea­da de ca­ba­llo. “Es­tá for­mal­men­te ac­ti­vo –ex­pli­ca Pa­zos, in­ge­nie­ro, api­cul­tor y mú­si­co de rock–. En la es­ta­ción te­ne­mos pla­nes de con­tin­gen­cia y eva­cua­ción pa­ra cual­quier ti­po de ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca, ce­ni­zas vol­cá­ni­cas, sis­mos ( la es­truc­tu­ra de la an­te­na es­tá en­cla­va­da a 15 me­tros de pro­fun­di­dad, en el ba­sal­to vol­cá­ni­co, zo­na sís­mi­ca ti­po 3), inun­da­cio­nes, in­cen­dios, ne­va­das fuer­tes, gra­ni­zo, vien-

tos arra­sa­do­res. Es­ta­mos en un lu­gar sal­va­je y ais­la­do. Te­ne­mos que pre­ver to­do. Los hos­pi­ta­les que­dan muy le­jos; una am­bu­lan­cia o un ca­rro de bom­be­ros tar­da­rían ho­ras. El úni­co even­to de fue­go que tu­vi­mos lo apa­ga­mos no­so­tros.”

Cir­cu­la­mos por el par­que cien­tí­fi­co de 10 km de ra­dio que ro­dea a la es­ta­ción. Ahí es­tá prohi­bi­da cual­quier ac­ti­vi­dad –pe­tro­le­ra, mi­ne­ra, otras– que per­tur­be la fun­ción de la an­te­na, ope­ra­da des­de Ale­ma­nia jun­to con otras dos ca­si ge­me­las: la DSA 1, en Aus­tra­lia, y la DSA 2, en Es­pa­ña. En­tre las tres cu­bren los 360 gra­dos de ro­ta­ción de nues­tro pla­ne­ta y se com­bi­nan pa­ra ex­plo­rar la ga­la­xia. “Con Ma­lar­güe, que es la más di­fí­cil y re­mo­ta, la ESA lo­gró la in­de­pen­den­cia ope­ra­ti­va pa­ra mi­sio­nes Deep Spa­ce. An­tes te­nía­mos que uti­li­zar es­ta­cio­nes de la NASA en es­tas lon­gi­tu­des”, nos di­rá Marc Rou­bert, fran­cés, in­ge­nie­ro en man­te­ni­mien­to de la ESA.

Pe­ro eso se­rá en un ra­to, por­que aho­ra cru­za­mos la ga­ri­ta de en­tra­da. El ári­do te­rreno de la es­ta­ción, de ape­nas un ki­ló­me­tro cua­dra­do, a 1.550 me­tros so­bre el ni­vel del mar, es­tá pro­te­gi­do por un cer­co in­fra­rro­jo y cir­cui­tos ce­rra­dos de TV. Aun­que el prin­ci­pal vi­si­tan­te, fue­ra de pues­te­ros y ani­ma­les sal­va­jes, es el viento he­la­do que a ve­ces no per­mi­te ca­mi­nar ni abrir puer­tas. Cuan­do so­pla a me­nos de 120 km por ho­ra, la an­te­na se man­tie­ne ope­ra­ble. No es ra­ro que lo ha­ga a 140 o 150, y que ha­ya que lle­var a la DSA 3 a una po­si­ción de res­guar­do. Cuan­do la nie­ve la con­ge­la –en in­vierno se lle­ga a los 20 gra­dos ba­jo ce­ro–, hay que prac­ti­car otras ma­nio­bras.

Aden­tro, en un am­bien­te con­tro­la­do,

asép­ti­co, fu­tu­ris­ta, con ca­le­fac­ción, nos re­ci­ben los seis ar­gen­ti­nos y el ita­liano que for­man el equi­po de man­te­ni­mien­to y ope­ra­ción. No hay mu­je­res: la úni­ca que vi­si­ta la es­ta­ción es una con­sul­to­ra en se­gu­ri­dad, hi­gie­ne y me­dio am­bien­te. En los pa­si­llos bri­llan imá­ge­nes de las mi­sio­nes mo­ni­to­rea­das ac­tual­men­te des­de es­ta ba­se, inau­gu­ra­da en di­ciem­bre de 2012 a un cos­to de más de 50 mi­llo­nes eu­ros. En­tre otras, Mars Ex­press (es­tu­dia la at­mós­fe­ra y la geo­lo­gía de Mar­te), ExoMars (pro­cu­ra de­ter­mi­nar si hu­bo vi­da en ese pla­ne­ta) o Gaia (mi­de la po­si­ción exac­ta de mi­llo­nes de es­tre­llas). La ex­pec­ta­ti­va más in­me­dia­ta es­tá pues­ta en la Be­piCo­lom­bo, que se­rá lan­za­da a Mer­cu­rio el 19 de oc­tu­bre.

Pa­zos nos lle­va a co­no­cer el in­te­rior de la DSA 3, una es­pe­cie de sub­ma­rino. Nos ha­bla de equi­pos que tra­ba­jan en al­tí­si­ma ten­sión, de on­das elec­tro­mag­né­ti­cas de al­tí­si­ma po­ten­cia, de sis­te­mas de re­fri­ge­ra­ción a al­tí­si­ma pre­sión. Cuan­do le pe­di­mos que aban­do­ne lo téc­ni­co, y nos di­ga qué sen­sa­cio­nes, qué re­fle­xio­nes me­ta­fí­si­cas o fi­lo­só­fi­cas le pro­vo­ca el con­tac­to con el es­pa­cio, con­tes­ta: “La ver­dad, so­mos muy fríos con eso. Sé que no es lo que quie­ren es­cu­char. Nos da lo mis­mo ope­rar una mi­sión a Mar­te, Ve­nus o Mer­cu­rio. Nos mo­ti­va con­fir­mar pa­rá­me­tros, se­guir en­tre­nán­do­nos, es­tar en la cres­ta de la ola tec­no­ló­gi­ca. Acá vi­vi­mos hi­tos es­pa­cia­les. Pe­ro só­lo hu­bo al­ga­ra­bía cuan­do Phi­lae (mó­du­lo de ate­rri­za­je de la son­da Ro­set­ta) hi­zo lan­ding en un co­me­ta. Nues­tro tra­ba­jo es re­ci­bir y emi­tir in­for­ma­ción, sin fa­llas.”

De pron­to, jun­to a un pa­nel me­tá­li­co del que se ex­traen compu­tado­ras ul­tra­cha­tas, Pa­zos lan­za, ama­ble pe­ro fir­me: “Tra­ten de no apo­yar­se en na­da. Pue­den pa­rar la trans­mi­sión des­de la son­da”. En­ton­ces no­ta­mos que ha­bía­mos es­ta­do a pun­to de apo­yar­nos en una pe­ri­lla ro­ja de emer­gen­cia: los pla­nes de con­tin­gen­cia no con­tem­pla­ron la tor­pe­za de los en­via­dos de Vi­va. Y aho­ra hay que dis­ten­der. Pre­gun­ta­mos, en bro­ma: ¿Pa­gan mu­cho de luz? La res­pues­ta es en se­rio y con la bo­le­ta de agos­to en mano: 342.979 pe­sos. Ta­ri­fa­zo ga­lác­ti­co.

Nos sal­va la con­vo­ca­to­ria al al­muer­zo. Una em­pre­sa gas­tro­nó­mi­ca –en la es­ta­ción no se co­ci­na– man­dó vian­das con un lo­mo ex­cel­so y ru­sa. Hay op­cio- nes pa­ra ve­ge­ta­ria­nos o per­so­nas a die­ta. To­do ideal, sal­vo unos gri­tos que quie­bran el si­len­cio de mon­ta­ña. Es Ho­ra­cio Pa­ga­ni, des­de un te­le­vi­sor, en Es­tu­dio fút­bol. Al­re­de­dor de la me­sa, ac­ti­va­dos por la cris­pa­ción, los ope­ra­do­res tam­bién tie­nen sus po­lé­mi­cas, ta­mi­za­das por el hu­mor y di­suel­tas por el pro­fe­sio­na­lis­mo y el es­pí­ri­tu de equi­po. Te­mas: po­lí­ti­ca ( hay grie­ta), fút­bol (tam­bién, ob­vio), por­te­ños vs. men­do­ci­nos y res­to del mun­do (el re­cha­zo que cau­sa­mos es pla­ne­ta­rio), ar­gen­ti­nos vs. ita­liano ( has­ta lo so­me­tie­ron a bull­ying de ba­ja in­ten­si­dad cuan­do Uru­guay eli­mi­nó a Ita­lia en el Mun­dial 2014, po­nién­do­le La ce­les­te, de Ja­mie Roos). A Pa­zos sue­len es­con­der­le su pla­to de Ra­cing, que aho­ra es ce­di­do al au­tor de es­ta no­ta, otro fa­ná­ti­co del equi­po de Ave­lla­ne­da.

Cuan­do en­tra­mos en con­fian­za pe­ro no com­ple­ta­mos la di­ges­tión, Gui­ller­mo Ma­res­ca, téc­ni­co elec­tro­me­cá­ni­co de Lu­ján de Cu­yo, Men­do­za, nos mues­tra un fras­co que de­co­ra su ofi­ci­na: en un lí­qui­do am­ba­rino, aca­so for­mol, aun­que só­lo mi­ra­mos de reojo, se amon­to­nan una ya­ra­rá, una ta­rán­tu­la, un escorpión, un mur­cié­la­go, una avis­pa “ma­ta­ca­ba-

llos” y un cu­ca­ra­chón ro­jo. Muer­tos, por si pre­gun­ta Su­sa­na. “Lin­do es­ca­be­che, ¿no?”, bro­mea Ma­res­ca, que ins­ta­la­ba sis­te­mas de ai­re acon­di­cio­na­do y que aho­ra se sien­te “en la Fór­mu­la 1 pa­ra mi es­pe­cia­li­dad”. “Tam­bién sien­to el or­gu­llo ma­lar­güino de tra­ba­jar con mi­sio­nes en el es­pa­cio”, agre­ga.

Afue­ra hay ani­ma­les más gran­des que los que co­lec­cio­na: lie­bres, gua­na­cos, zo­rros, pu­mas y aves de to­do ti­po: choi­ques (ñan­dúes), ca­ran­chos, cón­do­res, lo­ros ba­rran­que­ros. Un zorro so­lía acer­car­se al lí­mi­te pe­ri­me­tral de la es­ta­ción en bus­ca de co­mi­da. Los ope­ra­do­res lo to­ma­ron ca­si co­mo mas­co­ta has­ta que un día des­apa­re­ció. Al po­co tiem­po lo en­con­tra­ron muer­to, pro­ba­ble­men­te en­ve­ne­na­do por al­gún pues­te­ro que ma­ta de­pre­da­do­res –zo­rros, pu­mas– pa­ra que no ma­ten a su ga­na­do.

Fa­bri­cio Cin­ta, téc­ni­co en elec­tró­ni­ca con orien­ta­ción en te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y, se­gún su de­fi­ni­ción, “vie­ja glo­ria fut­bo­lís­ti­ca de El Por­ve­nir de San Ra­fael”, ha­ce una suer­te de stand-up a la ho­ra de los pos­tres. Lue­go, ha­bla de los ve­ci­nos de la es­ta­ción: hom­bres tras­hu­man­tes con los que con­vi­ven en coope­ra­ción y ar­mo­nía. “Los crian­ce­ros ha­cen que­so de ca­bra, cur­ten cue­ros, crían y car­nean chi­vi­tos. Mu­chos vi­ven sin ener­gía eléc­tri­ca, en pues­tos de ba­rro con co­ci­na a le­ña. Só­lo tie­nen ra­dio, AM 790, por la que se pa­san men­sa­jes. Tam­bién hay otros con bue­nas ca­mio­ne­tas.”

Los vier­nes, día de pa­rri­lla­da, un crian­ce­ro les pro­vee la ma­te­ria pri­ma. “Nos ha­ce ele­gir un chi­vi­to en­tre los que es­tán pas­tan­do y al ra­to lo te­ne­mos en la pa­rri­lla”, di­cen los téc­ni­cos, sin cul­pa y sin que reac­cio­ne el úni­co ve­ge­ta­riano. La zo­na pa­ra fu­mar es una es­pe­cie de te­rra­za vi­dria­da. El vino (Men­do­za, re­cor­de­mos) es­tá prohi­bi­do. Y, si no lo es­tu­vie­ra, ja­más lo de­la­ta­ría­mos.

En la co­ci­na, que es eléc­tri­ca, por­que la es­ta­ción no tie­ne gas, hay un cor­cho con má­xi­mas: “Sin in­ge­nie­ros la cien­cia es só­lo fi­lo­so­fía” ( la pre­fe­ri­da de Pa­zos); “Hay que in­ten­tar ser el me­jor, pe­ro nun­ca creer­se el me­jor” (Juan Ma­nuel Fan­gio). Los téc­ni­cos tra­ba­jan de lu­nes a vier­nes de 8 a 17, si no que­dan ais­la­dos por la cre­cien­te de arro­yos o por fe­nó­me­nos cli­má­ti­cos; el res­to del tiem­po cum­plen “guar­dias pa­si­vas”. Las ór­de­nes sue­len lle­gar des­de Ale­ma­nia a cual-

quier ho­ra ar­gen­ti­na, so­bre to­do si des­de allá de­tec­tan al­gu­na com­pli­ca­ción. “Es co­mún que ha­ga­mos el pe­li­gro­so ca­mino de la 186 en me­dio de la no­che. Ve­ni­mos con dos ca­mio­ne­tas, por las du­das”, ex­pli­can sin que­jas .

Los ope­ra­do­res re­ci­ben ca­pa­ci­ta­ción en tec­no­lo­gías de van­guar­dia. “La ESA tie­ne es­tán­da­res al­tos. A ve­ces ha­ce­mos cur­sos en Ale­ma­nia; otras, vie­nen ellos acá”, nos di­ce Juan Pa­blo Galera, in­ge­nie­ro en elec­tró­ni­ca y te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes de San Ra­fael. Otra exi­gen­cia es ha­blar in­glés. To­dos lo ma­ne­jan; los más re­za­ga­dos re­ci­ben cla­ses par­ti­cu­la­res del ma­lar­güino Ra­fael Ca­ra, alias Ka­to, per­so­na­je de El avis­pón ver­de. Ade­más de pro­fe­sor de in­glés, Ka­to es téc­ni­co su­pe­rior en hi­gie­ne y se­gu­ri­dad, y se en­car­ga de la ad­mi­nis­tra­ción y com­pras. “Tra­to de com­prar in­su­mos lo­ca­les, aun­que si ne­ce­si­tás un ter­mó­me­tro lá­ser, di­ga­mos que se ha­ce di­fí­cil.”

Leo­nar­do Ol­me­do es téc­ni­co en elec­tró­ni­ca re­ci­bi­do en Hur­ling­ham. Aun­que na­ció en CA­BA, acla­ra que no es el tí­pi­co por­te­ño agran­da­do, “pa­lan­ga­na, co­mo le di­cen acá”. Y si­gue: “En 2007, con mi mu­jer de­ci­di­mos mu­dar­nos a Ma­lar­güe, don­de ha­bía­mos pa­sa­do las va­ca­cio­nes un año an­tes. Es­tá­ba­mos can­sa­dos de la lo­cu­ra de Bue­nos Ai­res; ve­nía­mos mal del la­bu­ro. Yo arre­gla­ba compu­tado­ras y ma­ne­ja­ba las re­des de in­ter­net de un co­le­gio. Nues­tro pro­yec­to era dis­tri­buir in­ter­net en Ma­lar­güe. Nos vi­ni­mos, de­jan­do atrás a las fa­mi­lias. No fue fá­cil.” Ter­mi­nó tra­ba­jan­do pa­ra la ESA. “A la sa­li­da, arre­glo compu­tado­ras en Ma­lar­güe, don­de al­can­cé la paz to­tal. Ma­lar­güe es una ciu­dad de pri­me­ra... Po­nés se­gun­da y te fuis­te”, bro­mea, un tan­to apor­te­ña­do.

El diez por cien­to del tiem­po de an­te­na es usa­do, por con­ve­nio, pa­ra pro­yec­tos cien­tí­fi­cos na­cio­na­les. “La Ar­gen­ti­na no tie­ne has­ta el mo­men­to mi­sio­nes Deep Spa­ce. La CONAE es­tá desa­rro­llan­do otros pro­yec­tos, co­mo el re­le­va­mien­to de es­tre­llas usan­do la an­te­na co­mo un ra­dio­te­les­co­pio”, sos­tie­ne Pa­zos. Al margen del tra­ba­jo, mu­cho, no es fá­cil lle­nar las ho­ras li­bres. Ca­si to­dos jue­gan al padd­le, que en Ma­lar­güe pa­re­ce tan en au­ge co­mo en la Bue­nos Ai­res de los ‘90. Uno de los fa­ná­ti­cos es Die­go Aloi, in­ge­nie­ro in­dus­trial al fren­te del equi­po. Su acen­to nos sue­na chi­leno, aun­que lo ad­qui­rió en Men­do­za ca­pi­tal. Es el ita­liano. Has­ta los 11 años vi­vió allá, en un pue­bli­to del nor­te. Has­ta que sus pa­dres emi­gra­ron a Men­do­za. Se­rio, ri­gu­ro­so, di­ce que, aun­que lle­va más de dos dé­ca­das acá, no se acos­tum­bra a los chis­tes con múl­ti­ples sen­ti­dos, a la im­pun­tua­li­dad y a la ce­na des­pués de las 8.

Se vie­nen mi­sio­nes de la ESA apa­sio­nan­tes, no só­lo la de Mer­cu­rio: Eu­clid, en 2021, pa­ra ma­pear la geo­me­tría del uni­ver­so os­cu­ro; Jui­ce, en 2020, que lle­ga­rá a Jú­pi­ter en 2029. Au­gus­to de Ne­vre­zé, el más jo­ven del equi­po, de 32 años, in­ge­nie­ro en elec­tró­ni­ca, sue­ña con eso. Tra­ba­jó en el Ob­ser­va­to­rio Pie­rre Au­ger, de Ma­lar­güe, en don­de se bus­ca el ori­gen de los “ra­yos cós­mi­cos”. Des­pués via­jó al sur, pa­ra tra­ba­jar en la in­dus­tria del gas y del pe­tró­leo. En 2016 se en­te­ró de que iba a ser pa­dre y vol­vió a Men­do­za y acá es­tá. Jun­to a su es­cri­to­rio pe­gó fo­tos de as­tro­nau­tas. Tie­ne as­pec­to de cien­tí­fi­co y pa­sión as­tro­nó­mi­ca: “Soy fa­ná­ti­co del es­pa­cio. Me sien­to or­gu­llo­so de su­mar un gra­ni­to de are­na en es­ta in­dus­tria. To­do lo que es­tá más allá del uni­ver­so vi­si­ble y pal­pa­ble es fas­ci­nan­te. Es­te es mi lu­gar en el mun­do”.

Au­gus­to de Ne­vre­zé y Die­go Aloi mo­ni­to­rean una mi­sión es­pa­cial. CO­MU­NI­CA­DOS CON EL MAS ALLA.

MO­MEN­TO DE RE­LAX. El equi­po de la es­ta­ción, seis ar­gen­ti­nos y un ita­liano, al­mor­zan­do.

ADEN­TRO DE LA AN­TE­NA. Juan Pa­blo Galera ma­ne­ja equi­pos de tec­no­lo­gía de van­guar­dia en el in­te­rior de la an­te­na de Ma­lar­güe.

EN LA SA­LA DE ENERGIA. Ma­res­ca pa­só de ins­ta­lar ai­res acon­di­cio­na­dos a la al­ta tec­no­lo­gía.

BE­LLE­ZA Y CON­TRAS­TES. La so­fis­ti­ca­ción es­pa­cial com­par­te pai­sa­je con cria­do­res de ca­bras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.