VE­RO IVALDI -

Ve­ro Ivaldi. La di­se­ña­do­ra tra­ba­jó el due­lo por la muer­te de su ma­ri­do trans­for­mán­do­lo en nue­vos pro­yec­tos.

Clarin - Viva - - News - POR SISSI CIOSESCU FO­TOS: JU­LIO JUA­REZ

De las gran­des cri­sis sur­gen gran­des opor­tu­ni­da­des y no es una fra­se he­cha”, di­ce Ve­ro Ivaldi (47), di­se­ña­do­ra de in­du­men­ta­ria, quien a 15 días de en­viu­dar, en 2016, re­ci­bió el lla­ma­do pa­ra in­cor­po­rar­se a las fi­las de la fun­ción pú­bli­ca. Es Coor­di­na­do­ra de Mo­da del Go­bierno de la Ciu­dad, un área que per­te­ne­ce al Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía y Fi­nan­zas. “Acep­té por­que uno pue­de cri­ti­car de afue­ra, pe­ro si me lla­man y me de­jan ha­cer, veo las co­sas des­de aden­tro. Bus­ca­mos que to­das las dis­ci­pli­nas crea­ti­vas se com­ple­men­ten, no tra­ba­jar so­lo mo­da.” Otra me­ta es ha­cer vi­si­ble el di­se­ño de au­tor, una in­dus­tria muy fuer­te en la ciu­dad. ¿Có­mo?

“Con des­fi­les, con ron­das de ne­go­cios y char­las uno a uno, pa­ra ver las pro­ble­má­ti­cas y apo­yar des­de Eco­no­mía y otras áreas. Por­que no se tra­ta so­lo de di­ne­ro. An­tes hay que de­tec­tar los pro­ble­mas y con­tem­plar que hay mu­chos ac­to­res en el ru­bro. Nos preo­cu­pa tan­to el di­se­ña­dor que re­cién em­pie­za y tie­ne du­das so­bre có­mo arran­car y ha­cer un plan de ne­go­cios, co­mo tra­ba­jar con los ofi­cios y la ca­de­na de va­lor. To­dos quie­ren diseñar y muy po­cos cor­tar o co­ser”, di­ce.

Re­tos ac­tua­les. Se­gún Ve­ro, la in­du­men­ta­ria tie­ne mi­llo­nes de pro­ble­mas, el ma­yor es que no hay con­su­mo. “Son mu­chas mar­cas, mu­cha ofer­ta y los ca­pi­ta­les no es­tán in­vir­tien­do. Acá es don­de el crea­ti­vo tie­ne un plus. Por­que va a in­ves­ti­gar re­em­pla­zos de ma­te­rias pri­mas o mo­da sus­ten­ta­ble

que es una prio­ri­dad… El ser ar­gen­ti­nos im­pli­ca que sa­be­mos tra­ba­jar con po­cas tec­no­lo­gías, que sa­be­mos crear nue­vas téc­ni­cas y otras al­ter­na­ti­vas. Nues­tro mo­do de tra­ba­jar es lo que nos identifica. So­mos ca­pa­ces de ha­cer las co­sas con lo que te­ne­mos y ha­cer­lo to­do. No es­ta­mos bien, pe­ro que­dar­nos pa­ra­li­za­dos no con­du­ce a na­da. Hay que abrir­se ca­mino an­te las cri­sis”, ase­gu­ra.

Ella perdió a “su otra mi­tad”, y al día si­guien­te ya es­ta­ba de pie por­que te­nía a Fer­mín (10), su hi­jo y no ha­bía op­ción. “De­bía se­guir, re­con­ver­tir­me, trans­for­mar­me, sa­lir de ca­sa y ha­cer lo que nun­ca ha­bía he­cho por­que lo ha­cía Ricky… Con mi es­po­so es­tu­ve 27 años; él era mi la­do B y yo el de él. To­da la vi­da tra­ba­ja­mos jun­tos, nos lla­ma­ban ‘ la du­pla de la mo­da y el rock’. Tu­vo un tu­mor ce­re­bral atí­pi­co y muy agre­si­vo pa­ra su edad (fa­lle­ció a los 46), lo ope­ra­ron va­rias ve­ces… Era una per­so­na muy ca­ris­má­ti­ca, ex­cep­cio­nal. Si­gue y se­gui­rá es­tan­do en mí aun­que lo que me due­la sea la au­sen­cia fí­si­ca”, con­fie­sa.

Sus co­mien­zos. Ve­ro em­pe­zó ha­cien­do el ves­tua­rio pa­ra la ban­da Los Bru­jos (rock alternativo de los 90) y es­to la lle­vó a es­tu­diar Di­se­ño de In­du­men­ta­ria. Es­ta­ba en In­ge­nie­ría Quí­mi­ca y, por en­ton­ces, diseñar ac­ce­so­rios pa­ra ese gru­po –don­de uno de los can­tan­tes era Ricky Rúa, su no­vio y lue­go ma­ri­do– era un jue­go: ha­cer som­bre­ros im­pli­ca­ba un pro­ce­so lú­di­co que le en­can­ta­ba.

Hi­ja de un sas­tre y de una mo­dis­ta, cuen­ta con va­rios pre­mios in­ter­na­cio­na­les, mu­chas co­lec­cio­nes so­bre las pa­sa­re­las del Fas­hion Week y del mun­do, y es do­cen­te de la UBA y de la Fa­cul­tad de Pa­ler­mo. En 2009 apa­re­ció en el li­bro Atlas of Fas­hion De­sig­ners co­mo uno de los di­se­ña­do­res más in­flu­yen­tes de los úl­ti­mos años .

Su tra­ba­jo siem­pre se des­ta­có por la re­sig­ni­fi­ca­ción y el re­pro­ce­sa­mien­to de ma­te­ria­les, “in­cor­po­ran­do asi­me­trías ma­te­má­ti­cas e irregularidades cal­cu­la­das”, se­gún des­ta­có la Fun­da­ción Ko­nex, cuan­do le otor­gó el Di­plo­ma al Mé­ri­to en Ar­tes Vi­sua­les (2002).

Mar­ca re­gis­tra­da. Mu­cho se co­men­ta so­bre su “mi­nu­cio­so y ca­si ob­se­si­vo mé­to­do de es­tu­dio e in­ves­ti­ga­ción”, bien apren­di­do en su épo­ca de es­tu­dian­te de In­ge­nie­ría, así co­mo su fa­na­tis­mo por los rom­pe­ca­be­zas y los jue­gos de in­ge­nio. Apa­sio­na­da por la mol­de­ría, la trans­mi­te a sus alum­nos con su Mé­to­do Ivaldi, que fue cons­tru­yen­do a tra­vés de ex­pe­rien­cias.

Ve­ro es de las po­cas mo­de­lis­tas cre­ci­das en­tre mol­des sas­tre­ros y pes­pun­tes a mano, res­pe­tuo­sa del mo­do tra­di­cio­nal de con­ce­bir una pren­da, pe­ro con ojos fu­tu­ris­tas. Afir­ma que su mé­to­do “tie­ne ba­se clá­si­ca, pe­ro una par­te muy pro­pia y mo­der­na, que tie­ne que ver con el ha­cer so­bre el ma­ni­quí y otros re­cur­sos. Creo que ten­go que bus­car un di­se­ña­dor grá­fi­co pa­ra que in­ter­pre­te es­ta otra par­te”. Usa el ver­bo “ve­roi­val­di­zar” pa­ra alu­dir no so­lo a su es­ti­lo crea­ti­vo sino ade­más a su cos­mo­vi­sión.

“Des­de mi óp­ti­ca, veo el mun­do to­tal­men­te asi­mé­tri­co y mis pren­das lo ex­pre­san –afir­ma–. El cuer­po hu­mano es asi­mé­tri­co aun­que se in­ten­te ha­cer­lo si­mé­tri­co con la ro­pa. Cuan­do re­sig­ni­fi­co, to­mo un pa­ño y lo ve­roi­val­di­zo con mis múl­ti­ples re­cor­tes, por ejem­plo.” Esa com­ple­ja mul­ti­pli­ci­dad de re­cor­tes lle­gó al má­xi­mo cuan­do creó un par de ta­pa­dos de 89 pie­zas ca­da uno. Los reali­zó pa­ra su co­lec­ción ins­pi­ra­da en el Te­tris, don­de las pie­zas de di­fe­ren­tes co­lo­res van ca­yen­do y hay que an­ti­ci­par­se pa­ra en­ca­jar ca­da una.

Co­lec­cio­nes en mar­cha.

Aho­ra es­tá tra­ba­jan­do en dos co­lec­cio­nes en pa­ra­le­lo. Una de re­me­ras tes­ti­mo­nia­les: “To­das dis­tin­tas, con tes­ti­mo­nios de un pro­ce­so re­fe­ri­do a atra­ve­sar au­sen­cias… ima­gino que ha­brá quié­nes se iden­ti­fi­quen con los tex­tos. Son bá­si­cas, pe­ro con mol­de­ría Ivaldi. Voy a ven­der­las on­li­ne. Quie­ro de­mo­cra­ti­zar el es­tig­ma de las pren­das de di­se­ño, ca­ras y pa­ra po­cos”. La otra co­lec­ción, La be­lle­za que sur­ge del do­lor es im­ba­ti­ble, es au­to­rre­fe­ren­cial. Se ins­pi­ra en có­mo trans­for­mar el do­lor. “Es­toy con­ven­ci­da de que la be­lle­za es­tá en to­das par­tes, aun en las ins­tan­cias do­lo­ro­sas y ten­go las he­rra­mien­tas pa­ra mos­trar­lo. Es una co­lec­ción de ves­ti­dos de fies­ta”.

“DES­DE MI OPTICA, VEO AL MUN­DO TO­TAL­MEN­TE ASIMETRICO Y MIS PREN­DAS ASI LO EX­PRE­SAN.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.