“El ce­re­bro tam­bién se tie­ne que des­en­chu­far”

Lo di­jo el cien­tí­fi­co Facundo Ma­nes, quien acon­se­jó que los chi­cos no vi­van co­nec­ta­dos.

Clarín - - SOCIEDAD -

Chi­cos y gran­des pa­sa­ron a es­tar más co­nec­ta­dos a las pan­ta­llas de los ce­lu­la­res, las ta­ble­tas y las compu­tado­res que a la in­ter­ac­ción ca­ra a ca­ra. Y ese cam­bio so­cial y cul­tu­ral po­dría te­ner su im­pac­to en el ce­re­bro. “Es ne­ce­sa­rio des­co­nec­tar­se. El ce­re­bro se tie­ne que des­en­chu­far”, acon­se­jó el neu­ro­cien­tí­fi­co Facundo Ma­nes, en una con­fe­ren­cia a la que asis­tie­ron unas 1.000 per­so­nas.

“Cuan­do los chi­cos tien­den a abu­rrir­se, si­guen co­nec­ta­dos a ta­ble­tas y otros dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos, pe­ro des­de las neu­ro­cien­cias aho­ra se sa­be qué es útil que no ha­gan na­da por mo­men- tos”, co­men­tó du­ran­te una char­la, que se reali­zó en el es­ce­na­rio del tem­plo de la Co­mu­ni­dad Ami­jai, en el ba­rrio por­te­ño de Bel­grano.

El én­fa­sis en el des­can­so se de­be a que per­mi­te que se ac­ti­ve una red en re­po­so que ope­ra en el ce­re­bro (tan­to de chi­cos co­mo de gran­des). Du­ran­te mu­cho tiem­po se cre­yó que du­ran­te los es­ta­dos de re­po­so, ha­bía só­lo “rui­do des­or­ga­ni­za­do” en la ac­ti­vi­dad ce­re­bral. Pe­ro hu­bo un des­cu­bri­mien­to que cam­bió to­do. El doc­tor Bha­rat Bis­wal, del Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía de Nue­va Jer­sey, com­pro­bó la exis­ten­cia de la di­ná­mi­ca ce­re­bral, des­pués de re­gis­trar la ac­ti­vi­dad neu­ro­nal de per­so­nas mo­vien­do un de­do de la mano que lue­go no rea­li­za­ban nin­gu­na ta­rea es­pe­cí­fi­ca. La “red de re­po­so” in­vo­lu­cra áreas fron­ta­les y pa­rie­ta­les, que se ac­ti­van cuan­do la per­so­na des­can­sa.

Du­ran­te la char­la, en la que Ma- nes fue en­tre­vis­ta­do por Sil­vi­na Che­diek, ha­bló de la su­pues­ta com­pe­ten­cia en­tre los se­res hu­ma­nos y las má­qui­nas. “Las compu­tado­ras fue­ron crea­das por el ce­re­bro hu­mano. En al­gu­nos as­pec­tos, las compu­tado­ras pue­den ser im­ba­ti­bles, co­mo en el al­ma­ce­na­mien­to de da­tos. Pe­ro las má­qui­nas nun­ca superarán a los hu­ma­nos, ya que no pue­den adap­tar­se a los con­tex­tos cam­bian­tes. Esa adap­ta­ción a los con­tex­tos es lo que nos ha­ce hu­ma­nos. A pe­sar de que al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res in­ten­tan desa­rro­llar má­qui­nas sen­si­bles, los se­res hu­ma­nos te­ne­mos una ca­pa­ci­dad de em­pa­tía que nos per­mi­te pen­sar y sen­tir que es­tá vi­vien­do el otro”. Al final del en­cuen­tro, Ma­nes, que es el di­rec­tor del Ins­ti­tu­to INECO y rec­tor de la Uni­ver­si­dad Fa­va­lo­ro, fue dis­tin­gui­do por Gus­ta­vo Ma­ran­go­ni, pre­si­den­te del Ban­co Pro­vin­cia, que or­ga­ni­zó la char­la.

LO­RE­NA LUC­CA

Con­vic­ción. Fa­cun­do Ma­nes di­ce que las má­qui­nas nun­ca su­pe­rarán a los hu­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.