¿Qué pue­de ha­cer la di­si­den­cia aho­ra que con­tro­la el Con­gre­so?

Clarin - - EL MUNDO -

Has­ta ayer, cuan­do asu­mie­ron los dipu­tados ele­gi­dos el 6 de di­ciem­bre, el cha­vis­mo con­ta­ba con 101 dipu­tados so­bre un to­tal de 167 asien­tos de la Asam­blea Na­cio­nal o Par­la­men­to uni­ca­me­ral ve­ne­zo­lano. Pe­ro en esos co­mi­cios, la opo­si­ción arra­só y ob­tu­vo 112 le­gis­la­do­res con­tra 55 del ofi­cia­lis­mo. Ese nú­me­ro de asien­tos equi­va­le a los dos ter­cios del Par­la­men­to, una ma­yo­ría ca­li­fi­ca­da que per­mi­te a la opo­si­ción adop­tar me­di­das de gran ca­la­do, co­mo la re­mo­ción de au­to­ri­da­des de otros po­de­res.

1 Una ar­ti­ma­ña ofi­cia­lis­ta que pro­vo­ca un de­ba­te

Sin em­bar­go, con el fin de re­du­cir el nú­me­ro de le­gis­la­do­res opo­si­to­res y es­me­ri­lar así la fuer­za le­gis­la­ti­va de la opo­si­ción, el cha­vis­mo im­pug­nó –y la Jus­ti­cia elec­to­ral con­tro­la­da por el cha­vis­mo va­li­dó– las elec­cio­nes de cua­tro dipu­tados: tres de la opo­si­ción y uno ofi­cia­lis­ta. La ar­ti­ma­ña tu­vo efec­to por­que ge­ne­ró dos pro­ble­mas.

De un la­do, la va­li­dez de la im­pug­na­ción es­ta­ba ayer en el lim­bo, a la es­pe­ra de una re­so­lu­ción ju­di­cial. Pe­ro, asi­mis­mo, las im­pug­na­cio­nes plan­tea­ron el de­ba­te so­bre cuál es el lí­mi­te de asien­tos que con­fie­re la ma­yo­ría de dos ter­cios. La opo­si­ción ju­ró con 109 le­gis­la­do­res y afir­mó que esa can­ti­dad le da­ba la ma­yo­ría de los dos ter­cios de los le­gis­la­do­res asu­mi­dos, es de­cir, 163 dipu­tados. Pe­ro el go­bierno re­cha­za el plan­teo y di­ce que los dos ter­cios so­lo son po­si­bles so­bre el to­tal de los asien­tos del Con­gre­so, es de­cir, 167. El te­ma es cla­ve ya que las fa­cul­ta­des le­gis­la­ti­vas de la opo­si­ción va­rían se­gún el ti­po de ma­yo­ría con que cuen­te. El sis­te­ma ve­ne­zo­lano con­tem­pla tres cla­ses de ma­yo­rías po­si­bles:

2 Ma­yo­ría sim­ple (84 asien­tos de un to­tal de 167)

La opo­si­ción pue­de pro­mul­gar le­yes re­gu­la­res y apro­bar (o ve­tar) nom­bra­mien­tos. Tam­bién le per­mi­te –co­mo ocu­rrió ayer– de­sig­nar a las au­to­ri­da­des del Par­la­men­to y nom­brar a los ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Su­pre­mo –equi­va­len­te a nues­tra Cor­te Su­pre­ma– o al fis­cal ge­ne­ral. Con es­ta ma­yo­ría sim­ple, la opo­si­ción pue­de asi­mis­mo apro- bar una ley de am­nis­tía pa­ra li­be­rar a los opo­si­to­res pre­sos. Y es­tá fa­cul­ta­da pa­ra pro­po­ner un vo­to de cen­su­ra al vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo y a los mi­nis­tros, así co­mo a au­to­ri­zar un jui­cio del pre­si­den­te de la Na­ción.

3 Tres quin­tos (a par­tir de 101)

Es­ta ma­yo­ría con­ce­de a la opo­si­ción el po­der de apro­bar las lla­ma­das “le­yes ha­bi­li­tan­tes” en te­mas de eco­no­mía y se­gu­ri­dad na­cio­nal, co­mo las que usó Ni­co­lás Ma­du­ro va­rias ve­ces y ayer mis­mo, cuan­do le qui­tó po­tes­tad al Con­gre­so de nom­brar di­rec­to­res del Ban­co Cen­tral de Ve­ne­zue­la.

4 Ma­yo­ría de dos ter­cios (des­de 112 asien­tos)

Co­mo se di­jo, es­tá en dis­cu­sión si los dos ter­cios lo fi­jan 109 ó 112 asien­tos. De to­das for­mas, una ma­yo­ría de es­te ti­po per­mi­te re­mo­ver a au­to­ri­da­des de otros po­de­res, co­mo los jue­ces del Tri­bu­nal Su­pre­mo o los rec­to­res del Con­se­jo Elec­to­ral. Ade­más, la opo­si­ción pue­de pro­mo­ver re­fe­ren­dos, re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les y asam­bleas cons­ti­tu­yen­tes, así co­mo pro­mul­gar le­yes or­gá­ni­cas so­bre de­re­chos fun­da­men­ta­les. Tam­bién so­me­ter tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les a re­fe­ren­do en ca­so de que aten­ten en con­tra de la so­be­ra­nía na­cio­nal.

REUTERS

Re­cla­mo. Es­po­sas de pre­sos po­lí­ti­cos ve­ne­zo­la­nos exi­gen una “am­nis­tía”, ayer, en la ju­ra del Con­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.