Pri­mer acuer­do pa­ra ex­pul­sar a De Vi­do de la Cá­ma­ra de Dipu­tados

Fue al­can­za­do ayer por ofi­cia­lis­tas y mas­sis­tas en Asun­tos Cons­ti­tu­cio­na­les, don­de el mar­tes pró­xi­mo fir­ma­rán el dic­ta­men. Se vo­ta­ría al día si­guien­te y ne­ce­si­ta­rán dos ter­cios.

Clarin - - TAPA - Gui­do Bras­lavsky gbras­lavsky@clarin.com

Los le­gis­la­do­res de Cam­bie­mos y el mas­sis­mo coin­ci­die­ron en echar al ex mi­nis­tro K, con el apo­yo del blo­que del PJ de Die­go Bos­sio. Así con­ta­rían con la ma­yo­ría pa­ra apro­bar el dic­ta­men en co­mi­sión el mar­tes pró­xi­mo. Usa­rán la fi­gu­ra de “ex­clu­sión por in­dig­ni­dad”, a cau­sa del pro­ce­sa­mien­to y las múl­ti­ples de­nun­cias de co­rrup­ción que afron­ta De Vi­do. Pa­ra echar­lo, ne­ce­si­ta­rán dos ter­cios de los vo­tos en el re­cin­to.

Si De Vi­do es apar­ta­do y que­da sin fue­ros, un juez po­dría arres­tar­lo sin pa­sar por el Con­gre­so.

La ofen­si­va pa­ra echar al mul­ti­pro­ce­sa­do Ju­lio De Vi­do de la Cá­ma­ra de Dipu­tados dio ayer un pa­so cla­ve, al al­can­zar­se un acuer­do en­tre Cam­bie­mos, el fren­te UNA que li­de­ra Ser­gio Mas­sa y el PJ no kirch­ne­ris­ta pa­ra fir­mar un dic­ta­men por la “ex­clu­sión” del ex mi­nis­tro, em­ble­ma de la co­rrup­ción kirch­ne­ris­ta.

Tras un de­ba­te ca­lien­te de ca­si cin­co ho­ras en la Co­mi­sión de Asun­tos Cons­ti­tu­cio­na­les, la fir­ma se pos­ter­gó pa­ra el pró­xi­mo mar­tes. De Vi­do - que ayer en­vió una en­cen­di­da car­ta a la co­mi­sión ( ver pág. 9)- se­rá con­vo­ca­do pa­ra que ese día ten­ga la po­si­bi­li­dad de ejer­cer su de­fen­sa. El “día

D” se­ría el miér­co­les: se ci­ta­rá a se­sión es­pe­cial pa­ra vo­tar la ex­pul­sión. Se pre­ci­sa­rán los vo­tos de dos ter­cios de los dipu­tados pre­sen­tes, una ma

yo­ría dí­fi­cil de re­unir. Si De Vi­do es apar­ta­do ya no ten­drá fue­ros y un juez po­drá arres­tar­lo sin ne­ce­si­dad de pe­dir­le au­to­ri­za­ción al Con­gre­so.

La ex­clu­sión es­tá plan­tea­da en tér­mi­nos del ar­tícu­lo 66 de la Cons­ti­tu-

ción. El dic­ta­men de ma­yo­ría con­ta­ría con apo­yo de 23 de los 34 miem­bros de la co­mi­sión: 14 de Cam­bie­mos, 5 de UNA, Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer (GEN), los dos sal­te­ños del blo­que Jus­ti­cia­lis­ta, Pa­blo Ko­si­ner y Ja­vier Da­vid (aun­que hay de­ba­te in­terno

en ese blo­que) y un alia­do a Cam­bie­mos, Fran­co Ca­vi­glia. Por el re­cha­zo, los 9 del FpV, y Remo Car­lot­to, del Mo­vi­mien­to Evi­ta. In­de­fi­ni­da la pos­tu­ra de la mi­sio­ne­ra Sil­via Ris­ko, del go­ber­nan­te Fren­te Re­no­va­dor de la Con­cor­dia.

Eli­sa Ca­rrió, au­to­ra de uno de los cua­tro pro­yec­tos del ofi­cia­lis­mo pa­ra ex­pul­sar a De Vi­do, abrió el fue­go: “Es

un es­cán­da­lo mo­ral que un hom­bre pro­ce­sa­do por aso­cia­ción ilí­ci­ta es­té en es­ta Cá­ma­ra”. Después de ha­ber al­can­za­do a úl­ti­mo mo­men­to un acuer­do con el ofi­cia­lis­mo, el mas­sis­mo de­jó de la­do su pos­tu­ra de “ini­cio de desafue­ro” y “sus­pen­sión” pa­ra apo­yar la lla­na ex­pul­sión.

Las ne­go­cia­cio­nes in­clu­ye­ron ges­tio­nes del je­fe del blo­que del FpV, Héc­tor Re­cal­de, pa­ra pos­po­ner la se­sión de la ex­pul­sión después de las PA­SO. No tu­vo eco. Lo que sí, pa­ra no pe­gar­la a la fe­cha elec­to­ral con ries­go de mu­chas au­sen­cias por la cam­pa­ña, se de­ci­dió avan­zar rá­pi­do la se­ma­na que vie­ne.

En Asun­tos Cons­ti­tu­cio­na­les, el de­ba­te mos­tró a me­di­da que avan­za­ba có­mo to­ma­ba for­ma la fi­gu­ra de la “ex­clu­sión” en lu­gar de la “re­mo­ción” de la que tam­bién ha­bla el ar­tícu­lo 66, cuan­do alu­de a “in­ha­bi­li­dad mo­ral

so­bre­vi­nien­te a su in­cor­po­ra­ción” a la Cá­ma­ra. Se adu­jo que los he­chos que se le cues­tio­nan son an­te­rio­res, no “so­bre­vi­nien­tes” a su ju­ra. Así, el je­fe del in­ter­blo­que Cam­bie­mos y del blo­que de la UCR, Ma­rio Ne­gri, ha­bló en su dis­cur­so de “ex­clu­sión por in­dig­ni­dad”. El ar­tícu­lo 66 di­ce tex­tual­men­te “has­ta le ex­clu­sión de su se

no”, sin es­ta­ble­cer con­di­cio­nes ex­pre­sas pa­ra la san­ción, como en el ca­so de la “re­mo­ción”.

El cor­do­bés de­mo­cris­tiano Juan Brüg­ge, alia­do mas­sis­ta, di­fe­ren­ció:

“Ex­clu­sión es una fi­gu­ra di­fe­ren­te de la re­mo­ción. Tie­ne cau­sas y mo­ti­vos

di­fe­ren­tes. In­clu­ye la in­dig­ni­dad. Ca­rrió ase­me­ja la in­ha­bi­li­dad mo­ral a la in­dig­ni­dad”, di­jo bus­can­do con­fluir con Cam­bie­mos. La ex­clu­sión es in­ter­pre­ta­da como una fa­cul­tad “dis

cre­cio­nal” de la Cá­ma­ra, una de­ci­sión “po­lí­ti­ca” al mar­gen del exa­men de ex­pe­dien­tes ju­di­cia­les.

“Es­to es un cir­co ar­ma­do”, bra­mó la kirch­ne­ris­ta Dia­na Con­ti. “Me da

as­co como nos ti­ra­mos in­dig­ni­da­des en la ca­ra y des­pres­ti­gia­mos la po­lí­ti­ca. Le te­nían que que bus­car la vuel­ta a la in­dig­ni­dad pa­ra en­con­trar jus­ti­fi­ca­ción cons­ti­tu­cio­nal al ca­so De Vi­do”, sos­tu­vo. “¿Qué es la in­dig­ni

dad? Una ac­ción per­se­cu­to­ria in­qui-

si­do­ra con­tra el FpV”, re­pli­có otro kirch­ne­ris­ta, el men­do­cino Gui­ller­mo Car­mo­na. “Hay un ata­que a nues­tro es­pa­cio”, com­ple­tó Nil­da Ga­rré.

El kirch­ne­ris­mo, como era de pre­ver, re­cha­zó de plano la ofen­si­va. El cam­po­ris­ta san­ta­fe­sino Mar­cos Cle­ri, lle­gó a ha­cer ci­tas de Ar­tu­ro Jau­ret­che, pa­ra de­fen­der a De Vi­do, pro­ce­sa­do en­tre otras cau­sas por la tra­ge­dia de On­ce en la que mu­rie­ron 52 per­so­nas. “De­fen­der al ven­de­pa­tria y ci­pa­yo y de­nos­tar al pa­trio­ta de ver­dad”, ci­tó Cle­ri. La iz­quier­da -sin miem­bros den la co­mi­sión- apo­yó el desafue­ro, pe­ro Juan Car­los Giordano ad­vir­tió que no de­be usar­se pa­ra per­se­guir a le­gis­la­do­res de esa ideo­lo­gía, “como pa­sa en Men­do­za”. Pa­blo Ló­pez, del PO, cri­ti­có “los acuer­dos” que per­mi­tie­ron a De Vi­do pre­si­dir la Co­mi­sión de Ener­gía.

La je­fa del blo­que mas­sis­ta, Gra­cie­la Ca­ma­ño, di­jo que le hu­bie­ra gus­ta­do que De Vi­do re­nun­cia­ra. “Es­to es ex­cep­cio­nal, un jui­cio po­lí­ti­co e ins­ti­tu­cio­nal que de­be­mos ha­cer con con­vic­ción”, ase­gu­ró. Coin­ci­dió con Stol­bi­zer que ha­bía di­cho que “ca­da ca­so es úni­co” y “no de­be ser to­ma­do como pre­ce­den­te”, un fan­tas­ma co­mún a mu­chos le­gis­la­do­res.

A úl­ti­mo mo­men­to, los ra­di­ca­les Ri­car­do Al­fon­sín y Carla Ca­rri­zo, con “du­das” y “di­si­den­cias” acep­ta­ron su­mar­se a la pos­tu­ra de su in­ter­blo­que. Antes de pa­sar a cuar­to in­ter­me­dio, la ma­yo­ría en­ca­be­za­da por Cam­bie­mos y el mas­sis­mo apro­bó la con­vo­ca­to­ria a De Vi­do pa­ra que asu­ma el de­re­cho de rea­li­zar su des­car­go.

LU­CIANO THIEBERGER

Re­to­ques. Fer­nan­do Sán­chez, Eli­sa Ca­rrió y Ma­rio Ne­gri, de Cam­bie­mos, ayer en la reunión de Asun­tos Cons­ti­tu­cio­na­les, tras ne­go­ciar con el blo­que de Ser­gio Mas­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.