Un fes­te­jo pa­ra jun­tar­se a co­mer

Lo ce­le­bran 8 de ca­da 10 ar­gen­ti­nos. Or­ga­ni­zan co­mi­das en ca­sas. Y más de la mi­tad se ha­ce re­ga­los.

Clarin - - TAPA -

Lo bueno de la amis­tad es que no nos po­ne a prue­ba, como ocu­rre con el amor”. Ma­rio Mac­tas Periodista y es­cri­tor Ce­le­bra­mos un víncu­lo di­fe­ren­te a to­dos, que nos ha­ce me­jor la vi­da”. Luis Kancy­per Psi­coa­na­lis­ta y es­cri­tor Es­ta fe­cha sir­ve pa­ra re­cor­dar a las per­so­nas que de ver­dad es­ti­ma­mos”. Adria­na Gu­raieb Psi­coa­na­lis­ta

Fes­te­jar la amis­tad es un clá­si­co. Y has­ta los que se que­jan de que se tra­ta de un día co­mer­cial sa­len a ce­le­brar. No con los 100, 300 o 500 ami­gos de Fa­ce­book, sino con los ín­ti­mos o el gru­po de siem­pre. Las di­fe­ren­cias que pue­dan exis­tir, ya sea po­lí­ti­cas o fut­bo­lís­ti­cas, des­apa­re­cen por ese ra­to en el que lo úni­co im­por­tan­te pa­sa a ser dis­fru­tar de la com­pa­ñía y po­ner­se al día. Ocho de ca­da diez ar­gen­ti­nos ma­ni­fies­ta su in­ten­ción de jun­tar­se pa­ra es­ta fe­cha y más del 60% eli­ge ir a ce­nar.

El 84% de los con­sul­ta­dos por la con­sul­to­ra D´Ales­sio IROL pa­ra es­te Día del Ami­go, que se ce­le­bra hoy, di­ce que se pro­po­ne sa­lu­dar per­so­nal­men­te a los su­yos. Ha­cer­lo con un pla­to de co­mi­da de por me­dio es la op­ción más ele­gi­da, tan­to en­tre los hom­bres como en­tre las mu­je­res. El 63% pre­fie­re ce­nar pe­ro tam­bién es­tán los que quie­ren com­par­tir una pi­ca­da (19%) o to­mar unos tragos (18%). La me­rien­da es una al­ter­na­ti­va que pa­re­ce más ten­ta­do­ra pa­ra el pú­bli­co fe­me­nino (7%).

Se­gún el es­tu­dio, el de­seo de re­unir­se pa­ra es­te fes­te­jo dis­mi­nu­ye con los años, así como los pla­nes noc­tur­nos (ir a bai­lar o a to­mar al­go). Y el al­cohol es­tá pre­sen­te en la ma­yo­ría de los ca­sos: la cer­ve­za se lle­va el pri­mer lu­gar en­tre los me­no­res de 35 años y el vino es la be­bi­da ele­gi­da en­tre los más gran­des, se­gún el mis­mo re­le­va­mien­to.

Es­te año, la gen­te es­tá op­tan­do por jun­tar­se en ca­sas. Al me­nos eso es lo que ma­ni­fes­tó el 84% de los que par­ti­ci­pa­ron de una en­cues­ta rea­li­za­da por Fo­cus Mar­ket pa­ra la Con­fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na de la Me­dia­na Em­pre­sa (CAME). De es­te tra­ba­jo tam­bién sur­ge que el 27% no sue­le dar ob­se­quios pa­ra es­ta fe­cha y que, en­tre los que sí re­ga­lan, son muy po­cos los dis­pues­tos a gas­tar en un re­ga­lo más de 500 pe­sos.

La vía pre­fe­ri­da pa­ra co­mu­ni­car­se ese día y ha­cer­le sa­ber al ami­go que uno lo quie­re es por What­sApp (63%). Tam­bién es­tán los que eli­gen Fa­ce­book pa­ra con­tac­tar­se (13%) y quie­nes si­guen lla­man­do por te­lé­fono (12%) o man­dan­do mails (5%) per­so­na­li­za­dos.

A pe­sar de la ten­den­cia a ce­le­brar en lo de al­gún ami­go, los ba­res y res­tau­ran­tes sue­len estar lle­nos tan­to en la vís­pe­ra, como en el “día de” y tam­bién du­ran­te el fin de se­ma­na si­guien­te. Des­de la pla­ta­for­ma de re­ser­vas pa­ra co­mer afue­ra Res­to­ran­do afir­man que las ga­nas de fes­te­jar la amis­tad ubi­can a es­te día en­tre las tres fe­chas con más pe­di­dos de me­sas, com­pi­tien­do con San Va­len­tín y muy cer­ca del Día de la Ma­dre.

Ade­más, re­mar­can que el 40% de las sa­li­das de los por­te­ños son a pa­rri­llas y a lo­ca­les en los que se co­men pas­tas. Pa­ler­mo es el ba­rrio más fre­cuen­ta­do aun­que los ba­res de zo­na Nor­te vie­nen en as­cen­so des­de 2012. Por úl­ti­mo, se­ña­lan que el 70% de los co­men­sa­les se acuer­da a úl­ti­mo mo­men­to de re­ser­var, mu­chos lo ha­cen dos días antes del fes­te­jo o in­clu­so en la mis­ma jor­na­da.

“Bor­ges so­lía de­cir que en la Ar­gen­ti­na to­dos los días son ´el día de al­go´. Del plo­me­ro, del den­tis­ta, de la tía. Sin em­bar­go, creo que el Día del Ami­go es es­pe­cial por­que nos in­vo­lu­cra a to­dos. To­dos so­mos ami­gos de al­guien o te­ne­mos un ami­go”, ex­pre­só a Cla­rín Ma­rio Mac­tas. “Pe­ro lo cier­to es que lo bueno de la amis­tad es que no se po­ne per­ma­nen­te­men­te a prue­ba, como ocu­rre con el amor. En es­te ca­so, no hay que estar de­mos­tran­do. El ami­go no te pa­sa fac­tu­ra”, si­guió el periodista y es­cri­tor. “Por es­to, si uno fal­ta al fes­te­jo, el ser que­ri­do va a en­ten­der. Aun­que jun­tar­se es un ri­tual y una for­ma sim­bó­li­ca de re­no­var un año más el víncu­lo”, ase­gu­ra Mac­tas.

Pa­ra Luis Kancy­per, psi­coa­na­lis­ta y autor de Amis­tad: Una her­man­dad ele­gi­da, es­te fes­te­jo es tan im­por­tan­te por­que “lo que en reali­dad se ce­le­bra es la elec­ción re­cí­pro­ca que te­ne­mos con el otro”. “Te­ne­mos que de­cir que es­ta­mos fren­te a un víncu­lo di­fe­ren­te al res­to de los víncu­los: ho­ri­zon­tal, que no es­tá im­pues­to por la­zos fa­mi­lia­res ni ins­ti­tu­cio­na­les y que le otor­ga una iden­ti­fi­ca­ción su­ple­men­ta­ria a nues­tra exis­ten­cia, nos ha­ce sin lu­gar a du­das mu­cho me­jor y más lle­va­de­ra la vi­da”, su­ma el es­pe­cia­lis­ta de la Aso­cia­ción Psi­coa­na­lí­ti­ca Ar­gen­ti­na.

“Más allá del be­ne­fi­cio co­mer­cial del Día del Ami­go, es­ta fe­cha in­ter­na­cio­nal sir­ve de ex­cu­sa pa­ra re­cor­dar a las per­so­nas que es­ti­ma­mos y va­lo­rar su amis­tad”, sos­tie­ne la psicóloga Adria­na Gu­raieb, de la Aso­cia­ción Psi­coa­na­lí­ti­ca In­ter­na­cio­nal. Y agre­ga: “Es­tá bueno re­unir­se y ce­le­brar es­te sen­ti­mien­to tan de­sin­te­re­sa­do pe­ro si uno no pue­de, siem­pre ayu­da te­ner un pe­que­ño ges­to con el otro pa­ra que se­pa que uno es­tá pre­sen­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.