Ra­zo­nes de una pe­lea de fon­do con Fran­cis­co

El car­de­nal Mü­ller se opo­ne a la aper­tu­ra del Pa­pa, que no le re­no­vó su man­da­to como cus­to­dio de la doc­tri­na.

Clarin - - EL MUNDO - EL VA­TI­CANO Ju­lio Al­ga­ña­raz jal­ga­na­raz@clarin.com

La opo­si­ción con­ser­va­do­ra ca­da vez más agre­si­va al Pa­pa Fran­cis­co tie­ne des­de hoy su lí­der ma­ni­fies­to: es el car­de­nal ale­mán Ger­hard Mü­ller, has­ta prin­ci­pios de es­te mes guar­dián de la or­to­do­xia ca­tó­li­ca como Pre­fec­to pa­ra la Doc­tri­na de la Fe, que fue des­pla­za­do por Jor­ge Ber­go­glio tras años de con­flic­tos al no re­no­var­le el man­da­to quin­que­nal. Mü­ller abrió un fue­go gra­nea­do con­tra el pon­tí­fi­ce ar­gen­tino en una en­tre­vis­ta ex­clu­si­va a la agen­cia ale­ma­na

DPA, se­gún pu­bli­ca­mos en la pá­gi­na 28. De he­cho, el car­de­nal acu­só in­di­rec­ta­men­te a Fran­cis­co de fa­vo­re­cer una “adu­la­ción cor­te­sa­na y una afec­ta­da su­bor­di­na­ción”, aun­que di­jo que Ber­go­glio se ha ma­ni­fes­ta­do con­tra­rio a es­ta ac­ti­tud.

En la en­tre­vis­ta el car­de­nal afir­mó des­co­no­cer los mo­ti­vos de su des­ti­tu­ción, que en reali­dad apa­re­cía inevi­ta­ble. Mü­ller fue ele­va­do a Pre­fec­to de la Doc­tri­na de la Fe en ju­lio de 2012 por Be­ne­dic­to XVI. En ri­gor, el man­da­to en las cum­bres de la Cu­ria Ro­ma­na, el go­bierno cen­tral de la Igle­sia, tie­ne cin­co años de du­ra­ción. Así lo de­ci­dió Pa­blo VI cuan­do em­pren­dió una ta­rea de re­no­va­ción tras el Con­ci­lio Va­ti­cano II. Ber­go­glio di­jo a al­gún ami­go que no era un “cor­ta­dor de ca­be­zas” y eli­gió es­pe­rar a que Mü­ller ter­mi­na­ra su pe­río­do quin­que­nal, lo que ocu­rrió el 1° de ju­lio, y no re­no­vár­se­lo.

El car­de­nal era des­de 2002 obis­po de Ra­tis­bo­na, don­de en 2010 es­ta­lló el es­cán­da­lo de los abu­sos fí­si­cos y se­xua­les a 547 niños del co­ro de la ca­te­dral. En un in­for­me fi­nal anun­cia­do el mar­tes en Ale­ma­nia, Mü­ller fue cri­ti­ca­do por la de­bi­li­dad de su in­ves­ti­ga­ción del es­cán­da­lo, en el que se com­pro­ba­ron 67 ca­sos de abu­sos se­xua­les. De es­to, el car­de­nal no hi­zo men­ción en la en­tre­vis­ta de DPA.

En­tre las dis­cre­pan­cias pro­fun­das del je­fe del ex San­to Ofi­cio con el Pa­pa ar­gen­tino, la más ex­plo­si­va fue la opo­si­ción muy du­ra de Mü­ller con­tra el cam­bio en la cues­tión de los ca­tó­li­cos di­vor­cia­dos vuel­tos a ca­sar. El te­ma fue mo­ti­vo de con­tro­ver­sias en los Sí­no­dos de la Fa­mi­lia de 2014 y 2015. En un do­cu­men­to fi­nal de mar­zo de 2016, lla­ma­do Amo­ris lae­ti­tia, Ber­go­glio au­to­ri­zó en no­tas al pie de pá­gi­na y no en el tex­to a que ese te­ma lo de­ci­die­ran los obis­pos. Es lo que pe­dían los epis­co­pa­les ale­ma­nes: un ca­mino de pe­ni­ten­cia al fi­nal del cual se de­vol­vie­ran los sa­cra­men­tos, so­bre to­do la co­mu­nión, del cual ha­bían si­do ex­cluí­dos los di­vor­cia­dos y con nue­vo ma­tri­mo­nio ci­vil. El car­de­nal Mü­ller has­ta es­cri­bió un li­bro en el que afir­mó que “nin­gún Pa­pa pue­de dis­po­ner de los sa­cra­men­tos”. El ma­tri­mo­nio es in­di­so­lu­ble por vo­lun­tad di­vi­na y “ni la más al­ta au­to­ri­dad ecle­siás­ti­ca pue­de in­ter­ve­nir en la sus­tan­cia de un sa­cra­men­to”.

Mü­ller dio con­fe­ren­cias en va­rios paí­ses. Las que le­van­ta­ron más pol- va­re­da, con acu­sa­cio­nes de otros obis­pos con­tra él por “fran­ca re­bel­día” al pon­tí­fi­ce, las pro­nun­ció en Es­pa­ña. Lle­gó a de­cir que él no era “una co­pia ser­vil del pon­tí­fi­ce”, sino que es­ta­ba don­de es­ta­ba “pa­ra ser­vir con su ca­be­za”.

El car­de­nal ale­mán, que tie­ne una es­tre­cha re­la­ción con el Pa­pa emé­ri­to Jo­seph Rat­zin­ger, de quien es cu­ra­dor de sus obras teo­ló­gi­cas, con­si­de­ra a Fran­cis­co como un Pa­pa pas­to­ral que ha­ce pas­ti­chos con la sa­na teo­lo­gía. Lle­gó in­clu­so a pro­po­ner que los do­cu­men­tos de Ber­go­glio fue­ran con­tro­la­dos en su sus­tan­cia teo­ló­gi­ca por la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe. De he­cho, dán­do­le una au­to­ri­dad su­pe­rior a la del mis­mo Pa­pa, que por su­pues­to ni con­tes­tó a su pro­pues­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.