Ha­llan muer­to a un ban­que­ro es­pa­ñol, sím­bo­lo de la co­rrup­ción fi­nan­cie­ra

Mi­guel Ble­sa mu­rió en un co­to de ca­za. No se sa­be si fue un ac­ci­den­te o un sui­ci­dio. La po­li­cía des­car­ta un ase­si­na­to.

Clarin - - EL MUNDO - MADRID. AFP, EFE, DPA Y CLA­RÍN.

Mi­guel Ble­sa y su ami­go es­ta­ban desa­yu­nan­do y pre­pa­rán­do­se pa­ra el día de ca­ce­ría que los es­pe­ra­ba. Ble­sa te­nía po­cas ho­ras de sue­ño en­ci­ma: ha­bía lle­ga­do a la es­tan­cia con co­to de ca­za a las dos de la ma­dru­ga­da y to­da­vía no eran ni las ocho. En un mo­men­to di­jo que iba a cam­biar el au­to de lu­gar y se le­van­tó de la me- sa. Después se es­cu­chó el ti­ro. Cuan­do un tra­ba­ja­dor de la es­tan­cia lo en­con­tró den­tro de un au­to, Ble­sa te­nía una ba­la de ri­fle en el pe­cho. La apa­ra­to­sa muer­te del ex presidente de Ca­ja Madrid en el mu­ni­ci­pio cor­do­bés de Vi­lla­nue­va Del Rey (An­da­lu­cía) sor­pren­dió ayer a Es­pa­ña, don­de al­gu­nos usua­rios de re­des so­cia­les re­cor­da­ron sus pro­ble­mas con la Jus­ti­cia, su amis­tad con el ex presidente con­ser­va­dor José Ma­ría Az­nar y la estafa que el ban­co que pre­si­dió en­tre 1996 y 2009 co­me­tió con­tra los mi­les de pe­que­ños aho­rris­tas que com­pra­ron sus pro­duc­tos fi­nan­cie­ros sin sa­ber que eran de al­to ries­go.

Al cie­rre de es­ta edi­ción, las au­to­ri­da­des só­lo ha­bían des­car­ta­do el ase­si­na­to y se­guían tra­ba­jan­do con las

hi­pó­te­sis de un ac­ci­den­te o de un sui­ci­dio con la es­co­pe­ta de ca­za.

Uno de los ban­que­ros más po­lé­mi­cos de Es­pa­ña, Ble­sa ha­bía si­do con­de­na­do en fe­bre­ro a seis años de pri­sión por el es­cán­da­lo de las “tar­je­tas black”, unas tar­je­tas de cré­di­to opa­cas al fis­co que has­ta 2012 usa­ron sus di­rec­ti­vos en Ca­ja Madrid y en Ban­kia (la en­ti­dad fi­nan­cie­ra que he­re­dó el ne­go­cio de Ca­ja Madrid cuan­do se di­sol­vió), y por las que se des­via­ron 12 mi­llo­nes de eu­ros.

En el jui­cio por las “black”, otras 64 per­so­nas fue­ron con­de­na­das. En­tre ellas, el ex di­rec­tor del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, Ro­dri­go Ra­to, presidente de Ca­ja Madrid después de Ble­sa. Tan­to Ra­to como Ble­sa es­ta­ban en li­ber­tad ba­jo fianza, pen­dien- tes de que el Tri­bu­nal Su­pre­mo se ex­pi­die­ra so­bre sus re­cur­sos de ape­la­ción.

En el en­torno de Ble­sa di­je­ron ayer que el ex ban­que­ro de 69 años no es­ta­ba “des­ani­ma­do ni de­pri­mi­do”, aun­que sí preo­cu­pa­do por sus pro­ble­mas le­ga­les. Se­gún fuen­tes con­sul­ta­das por la agen­cia Eu­ro­pa Press, te­nía “se­rias es­pe­ran­zas” de que el Su­pre­mo ad­mi­tie­ra su re­cur­so por las “tar­je­tas black”.

En­tre los gas­tos de las “tar­je­tas black” de los que dis­fru­ta­ron los di­rec­ti­vos ba­jo la pre­si­den­cia de Ble­sa ha­bía fies­tas, via­jes y ar­tícu­los de lu­jo. Un com­por­ta­mien­to obs­ceno pa­ra una Es­pa­ña en cri­sis y so­me­ti­da a una se­ve­ra cu­ra de aus­te­ri­dad con re­cor­tes de suel­dos y pen­sio­nes. Ble­sa ya ha­bía si­do no­ti­cia a me­dia­dos de 2013, cuan­do se con­vir­tió en el pri­mer ban­que­ro en­car­ce­la­do tras la de­ba­cle fi­nan­cie­ra es­pa­ño­la. In­gre­só en pri­sión pro­vi­sio­nal por pre­sun­ta mal­ver­sa­ción du­ran­te la com­pra por par­te de Ca­ja Madrid del ban­co es­ta­dou­ni­den­se City Na­tio­nal Bank de Flo­ri­da en 2008. Pe­ro so­lo es­tu­vo 15 días pre­so. Con la anu­la­ción del pro­ce­so ju­di­cial, que­dó li­bre. Como con las “tar­je­tas black”, Ble­sa tam­bién de­fen­dió en ese ca­so su inocen­cia. “Es­to ha afec­ta­do a mi ima­gen, mi ho­no­ra­bi­li­dad y a mi fa­mi­lia”, di­jo en 2016.

No lo di­jo en­ton­ces pe­ro tam­bién afec­tó a su ima­gen la pu­bli­ca­ción de nu­me­ro­sos mails en­via­dos des­de su cuen­ta en Ca­ja Madrid, en los que se cons­ta­ta­ban al­gu­nos de los ex­ce­sos que co­me­tió. Con los bie­nes em­bar­ga­dos pa­ra ha­cer fren­te a po­si­bles res­pon­sa­bi­li­da­des pe­cu­nia­rias, Ble­sa era fre­cuen­te­men­te in­sul­ta­do cuan­do com­pa­re­cía an­te los juz­ga­dos y te­nía que ser pro­te­gi­do por agen­tes de se­gu­ri­dad.

En­tre los que le in­cre­pa­ban siem­pre ha­bía aho­rris­tas afec­ta­dos por la ven­ta de ac­cio­nes pre­fe­ren­tes del ban­co, unos pro­duc­tos fi­nan­cie­ros de al­ta com­ple­ji­dad que arrui­na­ron, en­tre mi­les de per­so­nas, a mu­chos ju­bi­la­dos con aho­rros en Ca­ja Madrid.

Ble­sa lle­gó a la ca­ja de aho­rros en 1996 de la mano de Az­nar. El en­ton­ces re­cién ele­gi­do presidente del go­bierno es­pa­ñol y él se ha­bían co­no­ci­do de jó­ve­nes, cuan­do los dos pre­pa­ra­ban el exa­men pa­ra con­ver­tir­se en ins­pec­to­res de Ha­cien­da (la Afip es­pa­ño­la). Aban­do­nó la pre­si­den­cia de Ca­ja Madrid en 2009 antes de que és­ta y otras seis ca­jas de aho­rros en di­fi­cul­ta­des se fu­sio­na­sen un año más tar­de pa­ra crear Ban­kia, la ins­ti­tu­ción cu­ya na­cio­na­li­za­ción desató el mi­llo­na­rio res­ca­te eu­ro­peo a la ban­ca es­pa­ño­la.

El fa­lle­ci­do ex ban­que­ro es­ta­ba tam­bién pen­dien­te de jui­cio por ad­mi­nis­tra­ción des­leal, con su­pues­tos so­bre­suel­dos de 8,57 mi­llo­nes de eu­ros otor­ga­dos a la cú­pu­la de Ca­ja Madrid du­ran­te su ges­tión.

EFE

Po­lé­mi­co. Mi­guel Ble­sa era ami­go del ex je­fe de Go­bierno es­pa­ñol, José Ma­ría Az­nar, y fue ti­tu­lar de un ban­co que es­ta­fó a mi­les a aho­rris­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.