Mis­te­rio en Seúl: re­apa­re­ce en la TV de Pyong­yang una de­ser­to­ra de Co­rea del Nor­te

Lue­go de tres años de fa­ma en Co­rea del Sur, re­gre­só a Nor­co­rea. “Mi vi­da era un in­fierno”, di­jo en un vi­deo.

Clarin - - EL MUNDO - SEÚL. EFE Y CLA­RÍN

Lim Ji-hyun, una co­no­ci­da de­ser­to­ra nor­co­rea­na de 26 años que apa­re­cía re­gu­lar­men­te en la te­le­vi­sión del Sur, ha re­tor­na­do a su país en des­co

no­ci­das cir­cuns­tan­cias se­gún mues­tra un vi­deo pu­bli­ca­do ayer des­de Pyong­yang, la ca­pi­tal nor­co­rea­na. En la en­tre­vis­ta, Lim re­nie­ga en­tre lá­gri­mas su vi­da en Seúl y agra­de­ce la “se­gun­da opor­tu­ni­dad” que el ré­gi­men de Kim le otor­gó pa­ra re­gre­sar.

“Cree­mos que es ella (Lim Ji-hyun) y es­ta­mos in­ves­ti­gan­do có­mo pu­do re­gre­sar al Nor­te”, in­for­mó ayer a EFE una por­ta­voz del Mi­nis­te­rio de Uni­fi­ca­ción sur­co­reano, quien ase­gu­ró la par­ti­ci­pa­ción del Ser­vi­cio Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia en las pes­qui­sas. Por su par­te, la Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na de Seúl ha ex­pli­ca­do que se in­ves­ti­ga si la mujer re­tor­nó vo­lun­ta­ria­men­te o si fue par­te de una ope­ra­ción ma­yor en la que fue se­cues­tra­da por agen­tes nor­co­rea­nos. Las in­ves­ti­ga­cio­nes se cen­tran, por aho­ra, en ex­ten­sos in­te­rro­ga­to­rios a co­no­ci­dos de Lim y en aná­li­sis de sus úl­ti­mos mo­vi­mien­tos te­le­fó­ni­cos y ban­ca­rios, se­gún de­ta­lló un por­ta­voz de la po­li­cía a la agen­cia sur­co­rea­na Yohap.

Has­ta el mo­men­to se des­co­no­ce có­mo la de­ser­to­ra cru­zó la fron­te­ra ha­cia Nor­co­rea y ter­mi­nó en ma­nos de la ma­qui­na­ria pro­pa­gan­dís­ti­ca del ré­gi­men de Kim. El vi­deo, subido a la pla­ta­for­ma me­dial Uri­min­zok­ki­ri, li­ga­da al go­bierno nor­co­reano, mues­tra a Lim sien­do en­tre­vis­ta­da por una mujer jun­to a Kim Man-bok, otro de­ser­tor que re­tor­nó tras vi­vir en el Sur. La de­ser­to­ra ase­gu­ra que ca­da día de su vi­da en el Sur “fue un in­fierno” y que lle­gó ahí atraí­da por la fal­sa pro­me­sa de que “co­me­ría bien y ga­na­ría mu­cho di­ne­ro”. Igual­men­te, Lim se de­fen­dió an­te las cá­ma­ras nor­co­rea­nas y di­jo que sus crí­ti­cas al ré­gi­men de Kim du­ran­te sus apa­ri­cio­nes te­le­vi­si­vas en el Sur no fue­ron por vo­lun­tad pro­pia, sino por­que los res­pon­sa­bles de los pro­gra­mas le di­je­ron que te­nía que ha­cer­lo. La mujer par­ti­ci­pó de va­rios pro­gra­mas de ci­tas y con­ta­ba con una pá­gi­na de in­ter­net con mi­les de fa­ná­ti­cos a lo lar­go de Co­rea del Sur.

An­te la fal­ta de li­ber­tad de pren­sa exis­ten­te en el Nor­te re­sul­ta im­po­si­ble con­fir­mar si la en­tre­vis­ta es ge­nui­na o si la mujer − quien vi­ve aho­ra de nue­vo con sus pa­dres, a unos 60 ki­ló­me­tros al nor­te de Pyong­yang− ha si­do coac­cio­na­da pa­ra ha­blar así.

Más de 30 mil nor­co­rea­nos han in­ten­ta­do emi­grar ha­cia el Sur tras la ex­ten­sa ham­bru­na su­fri­da a fi­nes de los años 90. La ma­yo­ría atra­vie­sa ha­cia Chi­na, en la fron­te­ra nor­te, pa­ra lue­go cru­zar el Mar Ama­ri­llo has­ta las cos­tas sur­co­rea­nas. Tras un in­ten­so che­queo de an­te­ce­den­tes, los nor­co­rea­nos de­ser­to­res ini­cian un pro­gra­ma de in­ser­ción que du­ra va­rios meses, de ma­ne­ra que la tran­si­ción − des­de una so­cie­dad al­ta­men­te to­ta­li­ta­ria a otra com­pe­ti­ti­va, tec­no­lo­gi­za­da y ca­pi­ta­lis­ta− sea exi­to­sa. Po­cos de ellos triun­fan en el pro­ce­so, da­da la de­sigual­dad edu­ca­cio­nal en­tre los dos ré­gi­me­nes, la dis­cri­mi­na­ción y el shock cul­tu­ral.

Sin em­bar­go, des­de la lle­ga­da al po­der de Kim Jong-un en 2012, un to­tal de 25 de­ser­to­res han re­tor­na­do a su país se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio sur­co­reano de Uni­fi­ca­ción. Pa­ra el ré­gi­men, el re­gre­so de los pró­fu­gos es un ins­tru­men­to de al­to va­lor pro­pa­gan­dís­ti­co. Los tes­ti­mo­nios de los de­ser­to­res se dis­tri­bu­yen a tra­vés de los me­dios es­ta­ta­les y ala­ban, tras ha­ber vi­vi­do en el sur de la fron­te­ra, el estilo de vi­da pro­vis­to por el ré­gi­men de Kim.

El sor­pre­si­vo vi­deo apa­re­ce só­lo dos días después de que el presidente sur­co­reano Moon Jae-in ofre­cie­ra re­abrir las ne­go­cia­cio­nes a su par del Nor­te, en un es­fuer­zo por ali­viar las ten­sio­nes tras el lan­za­mien­to de un mi­sil in­ter­con­ti­nen­tal por par­te de Pyong­yang. Has­ta el mo­men­to, Nor­co­rea no ha emi­ti­do res­pues­ta.

AFP.

Vi­deo. En 27 mi­nu­tos, la de­ser­to­ra ex­pli­có su re­gre­so a Nor­co­rea.

Pa­sa­do. Lim Ji-hyun antes de emi­grar a Seúl, en uni­for­me mi­li­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.