Un via­je de te­rror en un co­lec­ti­vo asal­ta­do en la Pa­na­me­ri­ca­na: un muer­to y un he­ri­do

Dos la­dro­nes subie­ron en On­ce y sor­pren­die­ron al cho­fer y a los 20 pa­sa­je­ros a la al­tu­ra de Martínez, en San Isidro. Una mujer po­li­cía que es­ta­ba de ci­vil los en­fren­tó a los ti­ros.

Clarin - - POLICIALES -

El co­lec­ti­vo de la lí­nea 194 ya ha­bía atra­ve­sa­do la par­te más te­dio­sa de su re­co­rri­do. Ha­bía sa­li­do pa­sa­das las on­ce de la no­che del mar­tes des­de la pla­za Mi­se­re­re, en On­ce, y ha­bía cru­za­do ya por Ba­rrio Nor­te, Re­co­le­ta, Pa­ler­mo, Nú­ñez y Bel­grano. To­mó la Ge­ne­ral Paz y cuan­do en­tró a la Pa­na­me­ri­ca­na los pa­sa­je­ros pen­sa­ron que po­dían re­la­jar­se has­ta el des­tino fi­nal, en Es­co­bar. Ya no ha­bía tan- tas pa­ra­das, las puer­tas per­ma­ne­cían más tiem­po ce­rra­das y el ca­lor hu­mano de los más de 20 pa­sa­je­ros tem­pla­ba el cli­ma den­tro del co­lec­ti­vo. Pa­ra la ma­yo­ría, una pos­tal del fin de una jor­na­da de tra­ba­jo. Pe­ro la mo­do­rra se al­te­ró de re­pen­te cuan­do dos de los pa­sa­je­ros de­ci­die­ron en­trar en ac­ción: uno ame­na­zó al cho­fer con un ar­ma y el otro em­pe­zó a re­co­rrer el in­terno 889 a los gri­tos re­cla­man­do las per­te­nen­cias de los pa­sa­je­ros.

“Uno de los la­dro­nes ame­na­za­ba con un ar­ma de fue­go al cho­fer, mien­tras que el otro iba jun­tan­do to­do. Bi­lle­te­ras, ce­lu­la­res y lo que tu­vie­ra va­lor”, con­tó una de las dam­ni­fi­ca­das, quien re­la­tó que vi­vió “un via­je de te­rror”. “Nadie en­ten­día na­da, era muy tar­de y mu­chos iban durmiendo”, con­tó Ma­ría, otra de las víc­ti­mas.

Pe­ro en­tre los pa­sa­je­ros, en el fon- do del co­lec­ti­vo, via­ja­ba Ana­lía Obre­gú, una agen­te de la Po­li­cía Fe­de­ral que es­ta­ba de fran­co. A la al­tu­ra de Pa­na­me­ri­ca­na y Edi­son, cer­ca del shop­ping Uni­cen­ter, la ofi­cial se iden­ti­fi­có y dis­pa­ró con­tra uno de los la­dro­nes, que mu­rió en el ac­to. Al otro, que no es­ta­ba ar­ma­do, le pe­gó un ti­ro en una pier­na. Los pa­sa­je­ros se le ti­ra­ron en­ci­ma y lo gol­pea­ron. Nadie más re­sul­tó he­ri­do, aun­que dos de las víc­ti­mas de­bie­ron ser aten­di­das por una cri­sis ner­vio­sa.

“Esa po­li­cía pa­ra mi fue como un án­gel caí­do del cie­lo, no se qué hu­bie­ra pa­sa­do si ella no es­ta­ba”, di­jo Va­le­rie, una de las pa­sa­je­ras. “Ha­bía un nene en el co­lec­ti­vo. Cuan­do em­pe­za­ron los dis­pa­ros, la ma­má y la abue­la del nene le di­je­ron que se ha­bía ro­to una llan­ta del co­lec­ti­vo, que por eso ha­bía tan­to rui­do”, agre­gó. “El pri­me­ro es­ta­ba sen­ta­do en la primera fi­la con­tra la ven­ta­na. El se­gun­do es­ta­ba en la se­gun­da fi­la y te­nía un ar­ma en la mano”, re­la­tó a ra­dio La Red Sil­via, otra de las pa­sa­je­ras.

Se­gún re­la­ta­ron los tes­ti­gos, la po­li­cía apro­ve­chó el for­ce­jeo de uno de los asal­tan­tes con uno de los pa­sa­je­ros pa­ra ac­tuar. En el in­ter­cam­bio de dis­pa­ros, la agen­te -que for­ma par­te del De­par­ta­men­to Fe­de­ral de Ob­je­ti­vos Es­tra­té­gi­cos de la Fe­de­ral- ma­tó de un ba­la­zo a uno de ellos, lue­go iden­ti­fi­ca­do como Je­re­mías Em­ma­nuel Roldán (22), e hi­rió al otro, Car­los Eze­quiel Avi­la Ruiz (28), quien re­ci­bió un ti­ro en una de sus pier­nas y que­dó in­ter­na­do en el Hos­pi­tal de San Isidro. Ano­che se su­po que es­tá fue­ra de pe­li­gro y que tie­ne an­te­ce­den­tes pe­na­les des­de 2006.

En ma­yo de aquel año, el he­ri­do fue de­te­ni­do por un ro­bo ca­li­fi­ca­do por el uso de ar­ma en el par­ti­do de San Martín; y en no­viem­bre de 2006 co­me­tió otro ro­bo agra­va­do en el mis­mo par­ti­do. Por am­bos ca­sos, es­tu­vo pre­so en la cár­cel de Ol­mos has­ta mar­zo de 2007, cuan­do re­cu­pe­ró la li­ber­tad. Lue­go, en abril de 2008, se le ini­ció una cau­sa por por­ta­ción ile­gal de ar­ma de fue­go, pe­ro ac­tual­men­te no te­nía pe­di­do de cap­tu­ra por otro ex­pe­dien­te, se­gún in­for­ma­ron fuen­tes ju­di­cia­les.

Tan­to el cho­fer del co­lec­ti­vo como los pa­sa­je­ros, que de­cla­ra­ron has­ta ayer al me­dio­día en la fis­ca­lía de Martínez, coin­ci­die­ron en que los de­lin­cuen­tes subie­ron en la primera es­ta--

Creo que esa po­li­cía fue como un án­gel caí­do del cie­lo, no sé qué hu­bie­ra pa­sa­do si ella no es­ta­ba”. Va­le­rie. Pa­sa­je­ra Nos pe­dían que reunié­ra­mos car­te­ras, bi­lle­te­ras, ca­de­nas de oro, ce­lu­la­res, to­do lo que ten­ga­mos”. Sil­via. Pa­sa­je­ra

ción, en On­ce, y se sen­ta­ron en las pri­me­ras fi­las.

Se­gún el re­la­to de la ma­yo­ría, ac­tua­ron de ma­ne­ra vio­len­ta y se los no­ta­ba ner­vio­sos. In­clu­so el la­drón que ame­na­za­ba al cho­fer le dis­pa­ró al pa­ra­bri­sas pa­ra asus­tar a los pa­sa­je­ros. “Uno se re­sis­tió a en­tre­gar su mo­chi­la, en­ton­ces el que es­ta­ba ade­lan­te dis­pa­ró como pa­ra mos­trar que la co­sa iba en se­rio”, re­la­tó Va­le­rie.

La hi­pó­te­sis de los in­ves­ti­ga­do­res es que apro­ve­cha­ron que el co­lec­ti­vo to­mó la Pa­na­me­ri­ca­na pa­ra ac­tuar sin in­te­rrup­cio­nes ni im­pre­vis­tos, aun­que no con­ta­ron con que via­ja­ba una po­li­cía con ellos.

El he­cho es in­ves­ti­ga­do por la fis­cal Ma­ría Pau­la Her­trig, quien pi­dió a pe­ri­tos de Gen­dar­me­ría Na­cio­nal que se­cues­tra­ran el ar­ma re­gla­men­ta­ria de la po­li­cía pa­ra so­me­ter­la a es­tu­dios. Ade­más, se­cues­tra­ron en po­der de uno de los la­dro­nes un re­vól­ver ca­li­bre 32 lar­go que tam­bién se­rá pe­ri­ta­do. La cau­sa fue ca­ra­tu­la­da como “ten­ta­ti­va de ro­bo ca­li­fi­ca­do por el uso de ar­ma de fue­go, aten­ta­do y re­sis­ten­cia a la au­to­ri­dad, ho­mi­ci­dio y le­sio­nes”.

La in­se­gu­ri­dad en co­lec­ti­vos es co­ti­dia­na. A me­dia­dos de ju­nio, un cho­fer de la lí­nea 514 fue ase­si­na­do por dos de­lin­cuen­tes que huían de un ro­bo. Una se­ma­na después, otro co­lec­ti­ve­ro de la zo­na sur del Co­nur­bano su­frió la ampu­tación de un de­do después de ser asal­ta­do por dos la­dro­nes; y otro fue asal­ta­do en los al­re­de­do­res de Tec­nó­po­lis. To­dos es­tos he­chos se pro­du­je­ron de ma­dru­ga­da, ho­ra en la que los co­lec­ti­ve­ros di­cen sen­tir­se más des­pro­te­gi­dos.

MA­RIO SAYES

Fi­nal. Un pe­ri­to re­vi­sa al la­drón que ter­mi­nó muer­to du­ran­te el asal­to, en la ma­dru­ga­da de ayer. Te­nía 22 años.

Co­ra­je. La mujer po­li­cía, jun­to al asal­tan­te muer­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.