LAS CRÍ­TI­CAS RÍTICAS DE LA SE­MA­NA

La quin­ta en­tre­ga de la fran­qui­cia se apo­ya en los efec­tos es­pe­cia­les y se de­sen­tien­de de la cohe­ren­cia del guión.

Clarin - - SPOT - Gas­par Zi­mer­man gzi­mer­man@clarin.com

Cin­co es­tre­nos ten­drá hoy la car­te­le­ra por­te­ña. En­tre ellos, la quin­ta par­te de la sa­ga “Trans­for­mers”.

¿Quie­ren ex­plo­sio­nes y ob­je­tos vo­la­do­res en­vuel­tos en lla­mas? Los ten­drán des­de el mi­nu­to ce­ro. ¿Quie­ren com­ba­tes cuer­po a cuer­po? Tam­bién los ten­drán des­de el mi­nu­to ce­ro. ¿Quie­ren asom­bro­sos efec­tos es­pe­cia­les? Ahí es­tán. ¿Quie­ren en­tre­te­ni­mien­to po­cho­cle­ro? Lo ten­drán, pe­ro só­lo du­ran­te los pri­me­ros 45 mi­nu­tos. ¿Quie­ren una his­to­ria con sen­ti­do? Va­yan a ver otra pe­lí­cu­la.

Es­ta es la des­pe­di­da de Mi­chael Bay de la fran­qui­cia Trans­for­mers (di­ri­gió to­da la sa­ga, un ré­cord mun­dial). Y se ve que qui­so ir­se a lo gran­de, lle­van­do al pa­ro­xis­mo su mar­ca re­gis­tra­da: la rui­do­sa en­sa­la­da de ac­ción, es­ta­lli­dos y per­se­cu­cio­nes (el fa­mo- so “bay­hem”, jue­go de pa­la­bras en­tre su ape­lli­do y “may­hem”, caos). La cla­ve es la épi­ca: to­do de­be ser he­roi­co, im­pre­sio­nan­te, es­pec­ta­cu­lar, de prin­ci­pio a fin. En un cres­cen­do de­men­cial, ca­da se­cuen­cia de­be su­pe­rar a la an­te­rior. No al­can­za con las pe­leas en­tre los enor­mes ro­bots: tie­ne que ha­ber na­ves gi­gan­tes­cas y cho­ques en­tre pla­ne­tas. Y el guión su­fre.

El in­te­rés va de ma­yor a me­nor, en una re­la­ción in­ver­sa­men­te pro­por- cio­nal al ta­ma­ño de la pi­ro­tec­nia. Lo me­jor es la se­cuen­cia ini­cial, que se re­mon­ta al si­glo V pa­ra mos­trar una ba­ta­lla en­tre el ejér­ci­to li­de­ra­do por los Ca­ba­lle­ros de la Me­sa Re­don­da y unos bár­ba­ros. Cuan­do la ac­ción se tras­la­da a la ac­tua­li­dad, em­pie­za la con­fu­sión: to­do sue­na a ex­cu­sa en­de­ble pa­ra po­ner a lu­char a los Au­to­bots con­tra los De­cep­ti­cons.

En el me­dio que­dan los hu­ma­nos (di­cen que és­ta tam­bién es la úl­ti­ma apa­ri­ción de Mark Wahl­berg como el me­cá­ni­co Ca­de Yea­ger), que nun­ca ter­mi­nan de en­ca­jar. Ade­más de que no se en­tien­de su rol, la in­com­pa­ti­bi­li­dad de es­ca­las en­tre los Trans­for­mers y los hom­bres que­da de­ma­sia­do a la vis­ta, como si un nene hu­bie­ra pues­to en un mis­mo jue­go mu­ñe­qui­tos de Play­mo­bil y de He-Man. Por mo­men­tos, la pe­lí­cu­la se ríe de sí mis­ma y ha­ce bien: si hu­bie­ra abra­za­do el ri­dícu­lo to­do el tiem­po, qui­zás el re­sul­ta­do ha­bría si­do me­jor.

UIP

Op­ti­mus Pri­me. An­da per­di­do en el es­pa­cio, bus­can­do su ori­gen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.