“Có­mo hu­bie­ra que­ri­do dar­te más, dar­te to­do lo que que­rías”

En una vi­si­ta ca­si pri­va­da se po­drá leer la pa­sión im­po­si­ble del pin­tor. Y se ve­rán sus di­bu­jos eró­ti­cos.

Clarin - - CULTURA - Eze­quiel Viéi­tez eviei­tez@clarin.com

“En­tre no­so­tros hay un jue­go eró­ti­co, un po­co ma­lé­vo­lo de mi par­te, yo no pien­so dar­te lo que vos que­rés”, di­ce Gra­cie­la Amor. No se co­no­ce su ver­da­de­ro nom­bre ni se la vio nun­ca en una fo­to. En la sa­la de una ga­le­ría de ar­te por­te­ña, ape­nas ilu­mi­na­da, tam­po­co es­tá. Pe­ro sí se es­cu­cha su ver­da­de­ra voz, pau­sa­da. Me­lan­có­li­ca. Es­tá le­yen­do frag­men­tos de car­tas -de dis­tin­tas épo­cas- que es­cri­bió pa­ra Antonio Ber­ni, sin en­viar­las. “Yo me ex­ci­to tam­bién”, le con­fie­sa. Es in­me­dia­to el via­je a 1981, cuan­do Gra­cie­la po­sa­ba des­nu­da pa­ra el ar­tis­ta. El te­nía 76, ella 40. El, se enamo­ró sin re­me­dio. “Yo ten­go un cas­ti­go: se­rá que ni en mil años es­ta his­to­ria vol­ve­rá a re­pe­tir­se”, la­men­ta la voz.

Aho­ra, Gra­cie­la tie­ne 76. A po­cos meses de que se cum­plan 36 años de la muer­te de Ber­ni, per­mi­te mos­trar un te­so­ro: el fuer­te víncu­lo que la unió con el pin­tor por seis meses, en el úl­ti­mo año de vi­da del ar­tis­ta, y que se tra­du­jo en una in­ten­sa pro­duc­ción, sin em­bar­go se­cre­ta. Nin­guno de los tra­ba­jos que es­tán en la sa­la fue­ron ex­hi­bi­dos antes. Tam­po­co sal­drán a la ven­ta y, en la vi­si­ta, no se los pue­de fo­to­gra­fiar.

La mues­tra abri­rá al pú­bli­co (con in­gre­so in­di­vi­dual) el 31 de ju­lio, en la ga­le­ría Jac­ques Martínez. De­trás de una vi­tri­na se ve el li­bro de ca­si 30 pá­gi­nas que Ber­ni le de­di­có a “ella”. Tie­ne di­bu­jos, co­lla­ges y car­tas ma­nus­cri­tas. El li­bro lo com­ple­tó, en reali­dad, An­tón Pe­ru­le­ro, el al­ter ego con que el pin­tor se au­to­de­no­mi­na­ba pa­ra es­cri­bir­le a su mu­sa. A ella la ha­bía bau­ti­za­do Gra­cie­la Amor. Mez­cla de reali­dad y fic­ción pa­ra tra­mi­tar el ca­mino no siem­pre dul­ce de un amor que exis­tía, pe­ro no se con­su­ma­ba.

Las imá­ge­nes ar­den y po­nen en imá­ge­nes el sig­ni­fi­ca­do de la pa­la­bra de­seo. Des­cri­ben las fan­ta­sías de Ber­ni, sus ce­los, su amor, su enojo. Hay di­bu­jos he­chos en lá­piz, mar­ca­dor, acua­re­la y gra­fi­to. Uno mues­tra a la mujer en­tre­la­za­da con un hom­bre. Ca­da bo­ca en el se­xo opues­to. No es el úni­co que apa­re­ce fe­roz­men­te eró­ti­co. En otro, un hom­bre -¿se­rá el propio ar­tis­ta? ¿se­rá otro?- es­tá a pun­to de pe­ne­trar­la. La ima­gen es poé­ti­ca y ex­plí­ci­ta.

Las crea­cio­nes ha­blan de en­tre­ga y, al mis­mo tiem­po, de frus­tra­ción. En un co­lla­ge, del ca­be­llo de la mo­de­lo emer­ge una es­pa­da que atra­vie­sa

el cuer­po di­bu­ja­do de Ber­ni. Cae san­gre. En un di­bu­jo, he­cho con mar­ca­do­res, una mujer lle­va en sus ma­nos la ca­be­za del ar­tis­ta. “Gra­cie­la vi­si­ta al co­so y se lle­va la ca­be­za de él”, di­ce la le­yen­da que de­jó el pin­tor.

Apa­re­cen en el li­bro tra­zos que di­bu­jan a la mu­sa co­di­cia­da por otros hom­bres. Ha­cien­do el amor con otros. Si­gue es­cu­chán­do­se la voz de la mujer. Di­ce: “Al in­ven­tar a Gra­cie­la Amor y An­tón Pe­ru­le­ro me pu­sis­te fren­te a la si­tua­ción de ver­te de una ma­ne­ra di­fe­ren­te. Es al­go muy in­ge­nio­so de tu par­te. Pa­ra desa­cra­li­zar tu pro­pia fi­gu­ra, vos te reís de tu pro­pia pa­sión. De la si­tua­ción ado­les­cen­te que es­tás vi­vien­do”. En otro tra­mo, tal vez es­cri­to ha­ce po­co, Gra­cie­la es­tá a pun­to de que­brar­se: “Como hu­bie­ra que­ri­do dar­te más, dar­te to­do lo que que­rías”.

En una gran me­sa, ade­más, se pue­den leer car­tas de amor que el ar­tis­ta le man­dó a su mo­de­lo. Hay ori­gi­na­les ba­jo un vi­drio y ré­pli­cas que se pue­den con­sul­tar so­bre él. Un co­que­teo cons­tan­te, una de­man­da, un ar­tis­ta que por mo­men­tos se sien­te aban­do­na­do. “Lo nues­tro se va con­vir­tien­do en una amis­tad y eso vos no lo so­por­tás. Ca­da vez que so­mos ami­gos, me man­dás una car­ta apa­sio­na­da”, se es­cu­cha en la sa­la. En­tre poe­mas y car­tas, se lee un tex­to del ar­tis­ta que ter­mi­na así: “Aún en es­ta des­di­cha, en vos con­fío mi co­ra­zón. ¡No me ma­tes!” O un poe­ma: “Nues­tra car­ne sen­si­ble/ no siem­pre obe­de­ce a la ra­zón/ el ins­tin­to y el es­pí­ri­tu se ani­man/ y los ner­vios mue­ven los se­xos en ce­lo”.

El li­bro prin­ci­pal es­tá ba­jo una vi­tri­na, pe­ro los di­bu­jos que con­tie­ne se pro­yec­tan en la pa­red. Hay mu­chas pre­gun­tas no con­tes­ta­das. El mis­te­rio que so­bre­vue­la pa­re­ce ser tí­pi­co del amor. De ese amor se­cre­to. “El su­bli­ma esa si­tua­ción en los di­bu­jos”, di­ce Me­li­sa Re­don­do, del equi­po de la ga­le­ría.

Tam­bién se ve el na­ci­mien­to de Gra­cie­la. Un enor­me cua­dro de dos me­tros por 1,60, he­cho en gra­fi­to, en el que la mo­de­lo so­lo lle­va una ca­mi­sa en­tre­abier­ta. El con­tex­to: el es­tu­dio de Ber­ni. En la ga­le­ría lo de­fi­nen como una de las obras más im­por­tan­tes del ar­tis­ta, aun­que has­ta aho­ra no se ha­ya ex­hi­bi­do. La his­to­ria po­dría ce­rrar­se con la pintura que Ber­ni de­jó in­con­clu­sa antes de mo­rir, atra­gan­ta­do, en oc­tu­bre de 1981. Allí una mujer des­nu­da ya­ce so­bre la are­na, en una ra­ra no­che de pla­ya. Esa mujer era Gra­cie­la.

La ex­po­si­ción re­crea como el pin­tor ha­ce de sí mis­mo y de su mo­de­lo per­so­na­jes pa­ra sus obras. Re­to­ma, así, uno de los gé­ne­ros más an­ti­guos en la pintura. Pe­ro, aquí, la mo­de­lo tie­ne voz. “Es­te ma­te­rial va­lio­so te­nía que mos­trar­se. Es un ac­to de ge­ne­ro­si­dad de Gra­cie­la”, ex­pli­ca una de las di­rec­to­ras del es­pa­cio, Cla­ra Martínez. En pa­la­bras de Me­li­sa, es la po­si­bi­li­dad de “es­piar re­ta­zos de una re­la­ción apa­sio­na­da” y los fru­tos ar­tís­ti­cos que de­jó.

Las vi­si­tas -que son gra­tui­tas y de­be­rán agen­dar­se por re­ser­va- du­ran

só­lo vein­te mi­nu­tos. El tiem­po no pa­re­ce su­fi­cien­te pa­ra com­pren­der la pro­fun­di­dad de to­do lo que se ve y se di­ce. Fi­nal­men­te, es la his­to­ria de un amor. Tam­bién, la his­to­ria de un mis­te­rio.

El cua­dro in­con­clu­so. La mo­de­lo era su ama­da.

Pin­cel en mano. Antonio Ber­ni te­nía 76 años y ella, 40. El víncu­lo fue in­ten­so y dio lu­gar a pa­la­bras e imá­ge­nes has­ta aho­ra des­co­no­ci­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.