Ma­ría Amu­chás­te­gui Una mi­li­tan­te de la vi­da sa­na

La ani­ma­do­ra que en­se­ñó a ha­cer gim­na­sia por TV mu­rió a los 64 años, a cau­sa de un ACV. Te­nía cán­cer.

Clarin - - PERSONAJE -

“El cuer­po es lo úni­co que te­ne­mos. Si no es­ta­mos sa­nos, no po­de­mos trans­mi­tir na­da”, di­jo al­gu­na vez en una en­tre­vis­ta. En la pan­ta­lla o le­jos de las lu­ces, Ma­ría Amu­chás­te­gui de­di­có bue­na par­te de su vi­da a trans­mi­tir un estilo de vi­da sano. La pre­cur­so­ra de las cla­ses de gim­na­sia en la te­le­vi­sión ar­gen­ti­na mu­rió ayer a los 64 años en Bue­nos Ai­res, después de su­frir un ACV. Ade­más, te­nía cán­cer de pul­món.

La vi­da de Amu­chás­te­gui es­tu­vo mar­ca­da por el ar­te. Su pa­dre fue ban­do­neo­nis­ta y gui­ta­rris­ta, ade­más de com­po­si­tor de tan­go. Y su ma­dre can­ta­ba. Des­de muy pe­que­ña, co­men­zó a to­mar cla­ses de bai­le con muy bue­nas pro­fe­so­ras, como Do­rís Do­reé. Es­tu­dió en la Aca­de­mia de Top Dan­cing de los Es­ta­dos Uni­dos; lue­go se for­mó en ae­ro­bic en Nue­va York y en el Ka­ren Voight Fit­ness de Los An­ge­les.

A me­dia­dos de los ‘80 fun­dó su pri­mer gim­na­sio y un año después lle­gó a la te­le­vi­sión, don­de se man­tu­vo du­ran­te ocho tem­po­ra­das. Su nom­bre era si­nó­ni­mo de vi­da sa­na y de ejer­ci­cios en la pan­ta­lla con Buen día,

sa­lud (ATC); lue­go pa­só por los ca­na­les 11, 13 y Amé­ri­ca con Buen día, Ma

ría. En es­te úl­ti­mo ci­clo, el mé­di­co Eduar­do Lo­ren­zo Bo­ro­co­tó apor­ta­ba da­tos de sa­lud a las cla­ses de gim­na­sia, que se ha­cía jun­to con un gru­po de chi­cas bau­ti­za­das Las Ma­rías.

En aque­llos años, su po­pu­la­ri­dad era gi­gan­tes­ca: se ven­dían fas­cícu­los y al­gu­nos vi­deos de la “Ja­ne Fon­da ar

gen­ti­na”, como la bau­ti­za­ron al­gu­nos me­dios. Buen día, Ma­ría mar­có al­gu­nos pi­cos de ra­ting de 7 pun­tos, un nú­me­ro fan­tás­ti­co pa­ra un ci­clo ma­tu­tino y en la te­le­vi­sión pú­bli­ca.

Pa­ra­le­la­men­te, se con­vir­tió en la pro­fe­so­ra de gim­na­sia de los fa­mo­sos: Antonio Ga­sa­lla, Car­los Per­cia­va­lle, So­le­dad Sil­vey­ra y has­ta Su­sa­na Giménez se po­nían a sus ór­de­nes pa­ra estar en for­ma. En 1985, se ca­só con el po­lis­ta Juan José Al­ber­di, con quien tu­vo un hi­jo.

Fue en Buen día, Ma­ría don­de ocu­rrió un epi­so­dio que la lle­vó a que­dar atra­pa­da en una po­lé­mi­ca me­diá­ti- ca: mien­tras ha­cía ejer­ci­cio en cá­ma­ra se es­cu­chó al­go que po­dría ha­ber si­do una fla­tu­len­cia y que rá­pi­da­men­te co­men­zó a for­mar par­te del “reali­dad o mi­to” de los in­for­mes de ar­chi­vos. Y eso, de cier­ta ma­ne­ra, mar­có el fi­nal abrup­to del ci­clo.

“Buen día, Ma­ría se le­van­tó por­que des­apa­re­cie­ron las ma­ña­nas de la te­le­vi­sión. Me pre­gun­ta­ron mu­chas ve­ces por qué no vuel­vo a la te­le­vi­sión. Lo ha­ría siem­pre y cuan­do sea el pro­gra­ma que yo quie­ro y con mis con­di­cio­nes. Siem­pre me de­di­qué a lo mío. Des­apa­re­cí de la te­le, pe­ro se­guí con los gim­na­sios, un cen­tro de per­so­nal trai­ners y un gim­na­sio en Acas­su­so”, di­jo, ha­ce unos años, en una en­tre­vis­ta con Su­sa­na Giménez.

Después de un pa­ra­te por ma­ter­ni­dad, su ami­go Ra­món “Pa­li­to” Or­te­ga la ayu­dó pa­ra lle­var sus cla­ses te­le­vi­si­vas a los Es­ta­dos Uni­dos. Allá con­du­jo las ma­ña­nas de la ca­de­na Te­le­mun­do, con una lle­ga­da a la gran ma­yo­ría de los es­ta­dos con fuer­te in­fluen­cia his­pa­na.

Tras la ex­pe­rien­cia es­ta­dou­ni­den­se, si­guió vin­cu­la­da a la en­se­ñan­za de gim­na­sia, pe­ro sus apa­ri­cio­nes fue­ron es­po­rá­di­cas en la te­le­vi­sión. Fue in­vi­ta­da de Sá­ba­do bus, CQC y La

Bi­blia y el ca­le­fón. En aque­lla opor­tu­ni­dad, el re­cor­da­do Jor­ge Guinz­burg -fa­lle­ció en 2008- le pre­gun­tó por aquel epi­so­dio fa­mo­so. “A mí nun­ca se me es­ca­pó ni fren­te a la cá­ma­ra ni fue­ra. Ten­go un con­trol ab­so­lu­to, ade­más el pro­gra­ma era gra­ba­do”, acla­ró Amu­chás­te­gui, con una son­ri­sa.

En 2012, lue­go de va­rias dé­ca­das sin pan­ta­lla, hi­zo una apa­ri­ción en Gra­dua­dos, la exi­to­sa ti­ra de Sebastián Or­te­ga. En el pro­gra­ma, en­car­nó a una di­ver­ti­da pro­fe­so­ra de gim­na­sia de se­cun­da­ria, que en­sa­ya­ba con sus alum­nos una agi­ta­da co­reo­gra­fía de Flash­dan­ce.

“Can­to en mi ca­sa con la gui­ta­rra por­que me fas­ci­na la mú­si­ca”, ha­bía di­cho en una en­tre­vis­ta. En los úl­ti­mos años, se dio el gus­to de sa­car Ca

mino de es­pe­jos, su pri­mer dis­co, que te­nía can­cio­nes como Se­res de la nie

bla, Sue­ño de amor y Laguna azul. Per­so­nal trai­ner de mi­les de te­le­vi­den­tes, “pro­fe” de fa­mo­sos y do­cen­te en sus aca­de­mias de tap y gim­na­sios, Ma­ría Amu­chás­te­gui mar­có una épo­ca en el mun­do fit­ness me­diá­ti­co. “El cuer­po es lo úni­co que te­ne­mos. Si no es­ta­mos sa­nos, no po­de­mos trans­mi­tir na­da”, so­lía ser su le­ma, fren­te y de­trás de cá­ma­ras.

“Buen día, Ma­ría”. Ese fue uno de sus ci­clos ma­tu­ti­nos más exi­to­sos. En­se­ñó sus téc­ni­cas tan­to en la Ar­gen­ti­na como en los Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.