“Ten­go mie­do de que ven­dan mi ADN”

La cantante es­tá fu­rio­sa por la subasta de 20 ob­je­tos per­so­na­les que fue­ron ro­ba­dos. La jus­ti­cia de­tu­vo la ven­ta.

Clarin - - TELONES Y PANTALLAS -

Ma­don­na es­tá preo­cu­pa­da. Un por­tal de subas­tas on­li­ne pre­ten­día ven­der sus car­tas per­so­na­les y otros ob­je­tos. Ella ju­ra que se tra­ta de per­te­nen­cias que le ro­ba­ron y re­cu­rrió a la jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se: “Ten­go mie­do de que ven­dan mi ADN”.

La rei­na del pop hi­zo su pe­ti­ción an- te la Cor­te Su­pre­ma de Nue­va York. Con una or­den de pro­tec­ción se im­pe­di­rá que el por­tal res­pon­sa­ble de la subasta, Got­ta Ha­ve it Co­llec­ti­bles, lle­ve a ca­bo la ven­ta.

En­tre los 20 ar­tícu­los de “la chi­ca ma­te­rial” hay un pei­ne, fotos per­so­na­les y car­tas de su ex pa­re­ja, Tu­pac Sha­kur, en las cua­les él rom­pía la re­la­ción por­que ase­gu­ra­ba que “man­te­ner una re­la­ción sen­ti­men­tal con una mujer blan­ca po­dría en­tor­pe­cer el fu­tu­ro”.

En las de­más car­tas hay co­men­ta­rios que ha­cen re­fe­ren­cia a Whit­ney Hous­ton y a Sha­ron Sto­ne, es­cri­tas a prin­ci­pio de los ‘90 y en las que Ma­don­na se mues­tra re­sen­ti­da por no te­ner en aquel mo­men­to la ca­rre­ra mu­si­cal de Hous­ton o el ca­mino ci­ne­ma­to­grá­fi­co de Sto­ne. Sha­ron ase­gu­ró en su cuen­ta de Fa­ce­book que ado­ra a Ma­don­na y que no sen­ti­rá re­sen­ti­mien­to ha­cia ella “a cau­sa de las in­va­sio­nes a la pri­va­ci­dad”.

“Yo pen­sa­ba que es­tos ob­je­tos se­guían en mi po­se­sión”, di­jo Loui­se Ve­ro­ni­ca Cic­co­ne ( su nom­bre real), quien el 16 de agos­to cum­pli­rá 59 años. “En­tien­do que mi ADN po­dría ex­traer­se de un pe­da­zo de mi ca­be­llo. Es es­can­da­lo­so y gro­se­ra­men­te ofen­si­vo que mi ADN pue­da ser subas­ta­do pa­ra la ven­ta al pú­bli­co en ge­ne­ral. El he­cho de que yo ha­ya al­can­za­do el es­ta­tus de ce­le­bri­dad como re­sul­ta­do del éxi­to en mi ca­rre­ra no ha­bi­li­ta a per­der mi de­re­cho a man­te­ner mi pri­va­ci­dad. Se tra­ta de ar­tícu­los real­men­te muy per­so­na­les”, de­cla­ró enér­gi­ca cuan­do hi­zo la de­nun­cia.

Des­de la ca­sa de subas­tas no se que­da­ron ca­lla­dos: “Las acu­sa­cio­nes se­rán cues­tio­na­das y re­fu­ta­das en los tri­bu­na­les. Ma­don­na ha to­ma­do lo que cree­mos que es una ac­ción com­ple­ta­men­te sin fun­da­men­to y sin mé­ri­tos pa­ra de­te­ner tem­po­ral­men­te la ven­ta de la pro­pie­dad le­gal de la se­ño­ra Lutz, quien ven­de esos ob­je­tos (una con­sul­to­ra de ar­te que fue ami­ga de Ma­don­na)”, di­je­ron a New York Post.

Enoja­da. A los 58 años la rei­na del pop tu­vo que re­cu­rrir de ur­gen­cia a la jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.