Pa­ra La­rre­ta un do­cen­te de in­glés es como un co­ci­ne­ro

Clarin - - CARTAS -

El Go­bierno de la Ciu­dad Au­tó­no­ma de Bue­nos Ai­res, que di­ce de­fen­der la edu­ca­ción, que se enor­gu­lle­ce de ha­ber im­ple­men­ta­do la en­se­ñan­za del in­glés en to­dos los ni­ve­les de la es­cue­la pú­bli­ca pri­ma­ria, tie­ne fir­ma­da una re­so­lu­ción (aún no pu­bli­ca­da en el Bo­le­tín Ofi­cial) por la que ex­clu­ye a los do­cen­tes de in­glés del Es­ta­tu­to Do­cen­te y los pa­sa a con­si­de­rar como agen­tes con­tra­ta­dos de­pen­dien­do de una ge­ren­cia, adon­de tam­bién se re­fe­ren­cian los co­ci­ne­ros y per­so­nal de maes­tran­za, en­tre otros.

Con es­ta ca­te­go­ri­za­ción no só­lo van a per­der el de­re­cho a ha­cer una ca­rre­ra como do­cen­tes me­dian­te la acu­mu­la­ción de pun­ta­je por ca­pa­ci­ta­ción, sino tam­bién sus de­re­chos ju­bi­la­to­rios, por­que no se les es­ta­ría re­co­no­cien­do la an­ti­güe­dad acu­mu­la­da has­ta la fe­cha.

Quie­ro creer que en el Go­bierno de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res to­da­vía hay al­guien con sen­ti­do co­mún como pa­ra pa­rar es­ta tor­pe­za ma­yús­cu­la, no só­lo por los do­cen­tes afec­ta­dos, sino tam­bién por los chi­cos que, una vez más, van a ver dis­mi­nui­da la ca­li­dad de la edu­ca­ción que re­ci­ben. Beatriz Saa­me­ño bea­triz­saa­meno@hot­mail.com.ar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.