De­nun­cia más afi­lia­cio­nes tru­chas a par­ti­dos po­lí­ti­cos

Clarin - - CARTAS -

Al igual que mu­chos ar­gen­ti­nos me desa­yu­né que es­toy afi­lia­da a “un par­ti­do po­lí­ti­co de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.”

Como siem­pre, en es­ta Ar­gen­ti­na del re­vés, la que de­be so­lu­cio­nar el “in­con­ve­nien­te”, es uno mis­mo, o sea, el ciu­da­dano de bien.

Pa­ra em­pe­zar, no se me in­for­ma a cuál par­ti­do su­pues­ta­men­te me afi­lié. Pa­ra co­no­cer eso, de­bo di­ri­gir­me a la Jun­ta Elec­to­ral con in­fi­ni­dad de da­tos y pre­sen­tar­me pa­ra pe­dir mi des­afi­lia­ción. Si ja­más me afi­lié a nin­gún par­ti­do y soy to­tal­men­te apar­ti­da­ria, ¿por qué no me fa­ci­li­tan las co­sas?

Lo que se de­be­ría ha­cer es que el que es­té afi­lia­do por mo­tu propio, re­afir­me su con­di­ción y el que no lo ha­ga sea au­to­má­ti­ca­men­te bo­rra­do.

La ma­yo­ría de la gen­te, como es mi ca­so, que es­ta­mos ocu­pa­dos, no po­de­mos per­der nues­tro tiem­po en es­te ti­po de trá­mi­te, que já­mas bus­ca­mos rea­li­zar. Vi­via­na It­hu­rrit­za vyv­ma­li­now@hot­mail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.