PA­SIO­NES AR­GEN­TI­NAS

Las ru­ti­nas con los ami­gos van cam­bian­do

Clarin - - CARTAS - Her­nán Fir­po hfir­po@clarin.com

To­do lo que quie­ran con la pur­ga a las ru­ti­nas, pe­ro gra­cias a la ru­ti­na uno tie­ne esos ami­gos del al­ma con quie­nes in­ter­cam­biar

“was­saps”. Sin ru­ti­na no hay re­la­ción po­si­ble. La iz­quier­da de­be ha­ber­la de­mo­ni­za­do, igua­lan­do ru­ti­na con tra­ba­jo, jor­na­das in­ter­mi­na­bles, es­ti­ba­do­res por­tua­rios, de­be­res... Su so­la men­ción ha­ce que pue­da ha­ber en­fren­ta­mien­tos so­cia­les. La ru­ti­na vie­ne man­cha­da de con­no­ta­ción ne­ga­ti­va y es­tá crea­da pa­ra rom­per­se. La ru­ti­na se rom­pe y se ti­ra por­que es des­car­ta­ble y eco­ló­gi­ca. Se re­ci­cla.

Aho­ra nadie po­drá cri­ti­car­nos. Con los ami­gos de siem­pre pa­sa­mos de ver­nos una vez por se­ma­na, llue­ve o true­ne, a una vez por mes o por se­mes­tre. Es­tos pro­ble­mas de fre­cuen­cia, como en el se­xo, tam­bién tie­nen ex­pli­ca­cio­nes de lo más sen­sa­tas: con buen gus­to evi­ta­mos la pa­la­bra “es­trés”, pe­ro a la vie­ja amis­tad ini­cial –ini­ciá­ti­ca, se di­ce- le pa­sa­ron un mon­tón de co­sas.

Le ocu­rrie­ron obli­ga­cio­nes, hi­jos, ma­tri­mo­nios, di­vor­cios, re­des so­cia­les, Al­plax, etc. Más que apun­tar­le a la cas­ti­ga­da ru­ti­na, se­ría ge­nial apren­der a cam­biar el pun­to de vis­ta. El pen­sa­mien­to la­te­ral pue­de ser una op­ción. El pen­sa­mien­to crí­ti­co, ni ha­blar. La mio­pía ayu­da: con o sin an­te­ojos, no es lo mis­mo. Pe­ro cam­biar la ru­ti­na sue­le estar aso­cia­do a una ac­ción más que a un pen­sa­mien­to.

¿Tu­vis­te un hi­jo? Cam­bió tu vi­da. ¿Te com­pras­te una 4x4? Mí­ni­mo, vas a re­co­rrer el país. ¿Te ha­cés traer de Mia­mi el me­jor ce­lu del mun­do? Lo vas a con­sul­tar ca­da dos mi­nu­tos. Con los “chi­cos” aca­ba­mos de que­dar pa­ra la ce­na de hoy. Se­gu­ro que a úl­ti­ma ho­ra se sus­pen­de o no hay lu­gar dis­po­ni­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.