Ma­du­ro re­par­te co­ne­jos pa­ra co­mer y la gen­te los adop­ta co­mo mas­co­tas

El plan con­sis­te en dis­tri­buir crías pa­ra que los ve­ne­zo­la­nos los ha­gan re­pro­du­cir­se y se ali­men­ten de su car­ne.

Clarin - - TAPA - CA­RA­CAS. AFP Y EFE.

El ré­gi­men cha­vis­ta dis­pu­so la dis­tri­bu­ción de co­ne­jos a la po­bla­ción co­mo un mo­do de re­sol­ver la gra­ve cri­sis ali­men­ta­ria que atra­vie­sa el país. Pro­mue­ven la re­pro­duc­ción de esos ani­ma­les pa­ra que los ha­bi­tan­tes se ali­men­ten de su car­ne. Tres en­cues­tas de las uni­ver­si­da­des más pres­ti­gio­sas afir­man que, só­lo en 2016, el 75% de los ve­ne­zo­la­nos per­dió 8,5 kg de pe­so en pro­me­dio. El pro­ble­ma, se­gún lo re­co­no­ció el mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra, es que “mu­cha gen­te se en­ca­ri­ñó con los co­ne­jos co­mo mas­co­tas y se los lle­va a dor­mir a a sus ca­mas”.

Se lla­ma “Plan co­ne­jo” y no es un chis­te, sino el úl­ti­mo pro­gra­ma del pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la pa­ra sal­var del ham­bre a sus com­pa­trio­tas. “Pa­ra la pro­teí­na ani­mal, que es un te­ma tan im­por­tan­te, se apro­bó ini­ciar un ‘plan co­ne­jo’, por­que los co­ne­jos ade­más se re­pro­du­cen co­mo co­ne­jos”, bro­mea­ba el mar­tes Ni­co­lás Ma­du­ro en ra­dio y te­le­vi­sión.

El plan con­sis­ti­ría en dis­tri­buir crías de co­ne­jo por to­do el país pa­ra que los ve­ne­zo­la­nos los ha­gan re­pro­du­cir­se y se ali­men­ten de su car­ne. Se­gún Freddy Ber­nal, mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra Ur­ba­na, ya hu­bo un pri­mer re­par­to en ba­rrios po­bres. El úni­co pro­ble­ma, di­jo Ber­nal, es que la gen­te se en­ca­ri­ñó con los ani­ma­les y “los aga­rró co­mo mas­co­tas”. “Mu­cha gen­te le pu­so nom­bres a los co­ne­jos, se los lle­vó a dor­mir a la ca­ma”, di­jo Ber­nal en te­le­vi­sión fren­te a un jo­co­so Ma­du­ro.

Se­ría lo más pa­re­ci­do a una pa­re­ja có­mi­ca si no fue­ra por­que el ham­bre en Ve­ne­zue­la tie­ne po­co de gra­cio­so. La En­cues­ta so­bre Con­di­cio­nes de Vi­da lle­va­da a ca­bo por las uni­ver­si­da­des Cen­tral de Ve­ne­zue­la, Ca­tó­li­ca An­drés Be­llo y Si­món Bo­lí­var con una mues­tra de 6.500 fa­mi­lias, arro­jó que en un 75% de los ca­sos los ve­ne­zo­la­nos ha­bían per­di­do pe­so (in­vo­lun­ta- ria­men­te) du­ran­te 2016. En pro­me­dio, di­je­ron pe­sar 8,5 ki­los me­nos que un año an­tes.

Se­gu­ra­men­te por eso, mien­tras en el mun­do de Ber­nal los ve­ne­zo­la­nos me­ten a los co­ne­jos en sus ca­mas, en el zoo­ló­gi­co de Zu­lia des­apa­re­cen bú­fa­los y ta­pi­res. La se­ma­na pa­sa­da, los em­plea­dos de ese zoo a las afue­ras de Ma­ra­cai­bo en­con­tra­ron las vís­ce­ras de un ma­cho jo­ven de dan­ta (ta­pir) y ni ras­tro de dos de los cua­tro bú­fa­los de agua que vi­vían allí. “Los ma­ta­ron pa­ra co­mér­se­los”, di­jo uno de esos em­plea­dos, que pi­dió ocul­tar su nom- da. Por gue­rra se re­fe­ría a la “gue­rra eco­nó­mi­ca” que, se­gún el go­bierno de Ma­du­ro, ha pro­vo­ca­do to­dos los ma­les de Ve­ne­zue­la.

“La agre­sión de Trump con­tra el pue­blo de Ve­ne­zue­la es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra re­vi­sar y cam­biar pa­tro­nes cul­tu­ra­les de con­su­mo, por­que nos han in­du­ci­do a co­mer lo que al im­pe­rio le in­tere­sa”, di­jo tam­bién Ber­nal en una pi­rue­ta re­tó­ri­ca que vin­cu­la­ba la gas­tro­no­mía ve­ne­zo­la­na con las san­cio­nes fi­nan­cie­ras dic­ta­das por EE.UU. con­tra Ve­ne­zue­la en agos­to.

Un ve­ne­zo­lano con sa­la­rio mí­ni­mo ten­dría que des­ti­nar hoy un 10% de sus in­gre­sos pa­ra com­prar un ki­lo de car­ne. “El co­ne­jo no es una mas­co­ta, sino 2,5 ki­los de car­ne con al­ta pro­teí­na y sin co­les­te­rol pues­ta en la me­sa de los ve­ne­zo­la­nos”, in­sis­tió Ber­nal. No es la pri­me­ra vez que el go­bierno cha­vis­ta fra­ca­sa en un plan ali­men­ta­rio. Atrás que­da­ron las fra­ca­sa­das ini­cia­ti­vas de ar­mar ga­lli­ne­ros verticales y huer­tos en la ciu­dad. Co­mo re­por­tó ElEs­ti­mu­lo.com, el más re­cien­te fue un plan en 2016 pa­ra criar chan­chos den­tro de las vi­vien­das.

“Us­te­des son los res­pon­sa­bles de es­ta cri­sis ali­men­ta­ria; si no pue­den so­lu­cio­nar es­te pro­ble­ma vá­yan­se de una vez por to­das. Se les ol­vi­dó que las tie­rras que to­ma­ron us­te­des hoy son pu­ro monte y cu­le­bra, que las em­pre­sas que ex­pro­pia­ron to­das que­bra­ron”, di­jo el opo­si­tor Hen­ri­que Ca­pri­les. “¿Us­te­des creen que los ve­ne­zo­la­nos so­mos es­tú­pi­dos?”, pre­gun­tó tam­bién el ex can­di­da­to pre­si­den­cial. Na­die le con­tes­tó. Tal vez por­que nin­gu­na de las dos res­pues­tas es de­ma­sia­do sa­tis­fac­to­ria. bre a sa­bien­das de que su re­la­to no coin­ci­día con el ofi­cial.

Aun­que la dan­ta es­tá en pe­li­gro de ex­tin­ción, sus 200 ki­los de pe­so y un sa­bor si­mi­lar al de la va­ca lo ha­cen una pre­sa ape­te­ci­ble pa­ra una po­bla­ción ham­brien­ta. No es la úni­ca víc­ti­ma de la es­ca­sez. Só­lo en­tre enero y ju­lio, la lis­ta de más de 40 ani­ma­les ro­ba­dos o he­chos pe­da­zos en el zoo­ló­gi­co de Zu­lia in­clu­ye a gan­sos del Ni­lo, cer­dos viet­na­mi­tas, pa­vos reales, lo­ros, gua­ca­ma­yos, ga­lli­nas de Gui­nea y ca­bras.

“Hay un pro­ble­ma cul­tu­ral, pues nos han en­se­ña­do que el co­ne­jo es bien bo­ni­to, pe­ro vién­do­lo des­de el pun­to de vis­ta de la gue­rra una co­ne­ja pa­re y en dos me­ses te­ne­mos un co­ne­jo de dos ki­los y me­dio”, di­jo Ber­nal du­ran­te su in­ter­ven­ción te­le­vi­sa-

AP

Plan. El pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro cree que los co­ne­jos ayu­da­rán a la die­ta de to­dos los ve­ne­zo­la­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.