To­do tie­ne que ver con to­do (se­gun­da par­te) E

Clarin - - SUMARIO - Ri­car­do Kirsch­baum rkirsch­baum@cla­rin.com

da­to esen­cial de la pe­ri­cia so­bre la muer­te del fis­cal Nis­man en­ca­be­za­da por la Gen­dar­me­ría con abun­dan­cia de pe­ri­tos ya fue an­ti­ci­pa­do en ma­yo: el fis­cal acu­sa­dor de Cristina Kirch­ner no se sui­ci­dó. Y si no se sui­ci­dó, lo ma­ta­ron.

Al tras­cen­der nue­vos de­ta­lles, en­tre ellos, que fue gol­pea­do pa­ra re­du­cir­lo, lo que coin­ci­de con lo fun­da­men­tal an­ti­ci­pa­do, la Gen­dar­me­ría acla­ró lo que es­ta­ba cla­ro: que no pro­du­jo nin­gún in­for­me fi­nal con­clu­si­vo que, co­mo co­rres­pon­de y to­do el mun­do sa­be, se­rá pre­sen­ta­do a la Jus­ti­cia.

No ha­ce nin­gu­na fal­ta ser un ju­ris­con­sul­to de no­ta pa­ra en­ten­der que la acla­ra­ción es un re­cur­so le­gal. Los tras­cen­di­dos di­cen lo que

no se ad­mi­te, to­da­vía, ofi­cial­men­te. La acla­ra­ción se re­fie­re a que to­da­vía no se ha ter­mi­na­do el in­for­me pe­ro no que lo re­ve­la­do sea fal­so.

Ni tam­po­co pa­ra con­si­de­rar que la des­le­gi­ti­ma­ción de la Gen­dar­me­ría bus­ca­da (y for­za­da) por el kirch­ne­ris­mo tam­bién, de re­bo­te, sir­ve pa­ra mi­nar la cre­di­bi­li­dad de cual­quier pe­ri­cia. ¡Su­per bin­go!

La re­ve­la­ción de otros de­ta­lles de la pe­ri­cia - Ju­lio Blanck lo ha­bía ade­lan­ta­do en Cla­rín y por esa pri­mi­cia fue des­ca­li­fi­ca­do- coin­ci­dió con el reportaje que con­ce­dió Cristina Kirch­ner a Luis No­va­re­sio. La pre­gun­ta lí­ci­ta es qué an­te­ce­dió a qué. Si el tras­cen­di­do fue pa­ra opa­car la pa­la­bra de la ex pre­si­den­ta o, por el con­tra­rio, tra­tar de apa­gar en la agen­da el ca­so Nis­man.

Se di­rá que es­tá den­tro de los pro­le­gó­me­nos de la cam­pa­ña pa­ra oc­tu­bre, pe­ro en po­lí­ti­ca las ca­sua­li­da­des son po­cas o du­do­sas. Es­tá di­cho por el pro­pio kirch­ne­ris­mo y re­pe­ti­do por Cristina Kirch­ner: to­do tie­ne que ver con to­do. Hay más en esos tras­cen­di­dos so­bre la pe­ri- cia en el ba­ño de Nis­man, que es­tán tan en co­no­ci­mien­to de la pren­sa cuan­to de la pro­pia ex pre­si­den­ta: uso de dro­gas y la lim­pie­za de hue­llas en el de­par­ta­men­to del fis­cal. En el reportaje, Cristina sub­ra­yó que “no es cier­to” que ha­ya un in­for­me que di­ga ase­si­na­to.

Di­jo con un gi­ro en­re­ve­sa­do: “En las dos pu-

bli­ca­cio­nes de fa­ce­book men­cio­né la­po­si­bi­li­dad de (que) la muer­te no fue­ra vo­lun­ta­ria”.

Ha­bía di­cho: “El sui­ci­dio (que es­toy con­ven­ci­da) no fue sui­ci­dio”.

Es in­tere­san­te có­mo dic­ta­mi­na se­gún le con­ven­ga. En el ca­so Nis­man “no se mo­di­fi­có la es­ce­na de la muer­te de Nis­man”, co­mo tras-

cen­dió de la pe­ri­cia de Gen­dar­me­ría. En cam­bio, es­tá se­gu­ra de que San­tia­go Mal­do­na­do “es un des­apa­re­ci­do de Gen­dar­me­ría”.

Vol­vien­do a Nis­man, hu­bo el si­guien­te diá­lo­go: No­va­re­sio: “¿Lo ma­ta­ron?” Cristina: “Lo que ha­blé lo di­je en la ca­de­na na­cio­nal. No quie­ro de­cir na­da por­que ma­ña­na sal­drá un ti­tu­lar”. Le ti­ró al ex can­ci­ller Ti­mer­man la res­pon­sa­bi­li­dad de una reunión

con el can­ci­ller ira­ní, con­ce­dién­do­le una au­to­no­mía po­lí­ti­ca en se­me­jan­te te­ma que en su ges­tión no se la da­ba a na­die.

Pa­ra la ex pre­si­den­ta, en el país no hay es­ta­do de de­re­cho. No­va­re­sio no re­tru­có esa des­me­su­ra que cal­za, co­mo un guan­te, con la con­sig­na K de que Ma­cri es la dic­ta­du­ra. Y to­do es­to pa­ra fi­nal­men­te ad­mi­tir que en Ve­ne­zue­la las co­sas se han sa­li­do de la le­ga­li­dad. Se­me­jan­te de­for­ma­ción, re­co­rrió to­do el reportaje, in­clui­do su de­cla­ma­do do­lor por las bol­sas de di­ne­ro de Jo­sé Ló­pez. La co­rrup­ción fue pro­duc­to de un arre­ba­to de un fun­cio­na­rio, ca­si un pun­guis­ta que se que­dó con el ho­nor de su Go­bierno. De­ma­sia­do re­la­to.

La des­le­gi­ti­ma­ción del Go­bierno es el cen­tro de la tác­ti­ca de Cristina: no hay es­ta­do de de­re­cho

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.