Un gre­mia­lis­ta K es­tu­vo en el cor­te con los ma­pu­ches y no di­jo na­da de Mal­do­na­do

Se lla­ma Eduar­do Pas­to­ri­ni. Es vo­cal del gre­mio de los ju­di­cia­les de Río Ne­gro. Es­tu­vo en el Lof Cus­ha­men el 31 de ju­lio -en­ca­pu­cha­do- y el 1° de agos­to.

Clarin - - TAPA - Ni­co­lás Wi­ñaz­ki nwi­naz­ki@cla­rin.com

Eduar­do Pas­to­ri­ni, vo­cal del gre­mio de ju­di­cia­les en Río Ne­gro, es­tu­vo en el cor­te de la ru­ta 40 el 31 de ju­lio jun­to a los ma­pu­ches de la RAM. Y vol­vió a apa­re­cer el 1° de agos­to cuan­do los gen­dar­mes los de- sa­lo­ja­ron y se de­nun­ció la des­apa­ri­ción de Mal­do­na­do. El sin­di­ca­lis­ta y mi­li­tan­te K apa­re­ce en fo­tos y vi­deos, pe­ro nun­ca fue ci­ta­do por el juez. Ni se pre­sen­tó para apor­tar da­tos en la cau­sa.

Hay al­guien que vio bue­na par­te de lo que pa­só ahí mis­mo, don­de na­die pa­re­ce ha­ber vis­to na­da muy pre­ci­so. Es un tes­ti­go cla­ve para la cau­sa

Mal­do­na­do. Es­tu­vo en el Lof de Cus­ha­men, ha­bi­ta­do por ma­pu­ches ra­di­ca­li­za­dos, en el que se ras­trean in­di­cios so­bre San­tia­go Mal­do­na­do.

No es un gen­dar­me. No es un ma­pu­che. Es maes­tro. De mú­si­ca. Sin­di­ca­lis­ta mi­li­tan­te. Se lla­ma Eduar­do Pas­to­ri­ni. Cla­rín ac­ce­dió a vi­deos y fo­tos don­de por primera vez se lo pue­de ver, discreto, como ocul­to, en va­rios de los acon­te­ci­mien­tos ex­tra­or­di­na­rios que ocu­rrie­ron en esas ho­ras dra­má­ti­cas en Le­le­que. Vio. Es­cu­chó. Gra­bó. Fil­mó. Fo­to­gra­fió. Ca

lló. Por aho­ra. ¿Por qué? El tes­ti­go lle­gó el 31 de ju­lio, se su­mó al cor­te de la ru­ta 40, ki­ló­me­tro 1.848, al lado del pre­dio de esa co­mu­ni­dad abo­rí­gen. Es­ta­ba en­ca­pu­cha­do. Se que­dó has­ta el otro día, 1 de agos­to, cuan­do ya na­da más se su­po de

Mal­do­na­do. In­clu­so se pue­de ver al tes­ti­go si

len­te fil­man­do el mo­men­to en el que los gen­dar­mes se van del lu­gar en el que ha­bían per­se­gui­do mo­men­tos an­tes a di­fe­ren­tes ha­bi­tan­tes del lu­gar con el ob­je­ti­vo de de­te­ner­los. El ca­mión se va sin que na­die les gri­te. Ca­mino al pre­dio, al­gu­nos de sus ha­bi­tan­tes en­tran abra­zán­do­se.

Pas­to­ri­ni nun­ca de­cla­ró an­te el juez que in­ves­ti­ga esta historia, Gui­do Otran­to. La Jus­ti­cia no lo con­vo­có para sa­ber qué sa­be. Y sa­be.

El tes­ti­go es­tu­vo siem­pre allí don­de ocu­rrie­ron he­chos de po­si­ble re­le­van­cia para la cau­sa Mal­do­na­do, pe­ro nun­ca des­ta­cán­do­se en el cen­tro de la es­ce­na. En los vi­deos ex­clu­si­vos de

Cla­rín se lo ve mi­ran­do o re­gis­tran­do como si no qui­sie­ra atraer nin­gu­na mi­ra­da. Él sí que­ría ver. Como al mar­gen, pe­ro en primera fi­la.

A las seis de la tar­de del 31 de ju­lio, en el cor­te de la ru­ta, ocho per­so­nas y un pe­rro que los acom­pa­ña­ba en ese pi­que­te gi­ra­ron todos sus ca­be­zas cuan­do lo vie­ron lle­gar. En ese pri­mer mo­men­to, al tes­ti­go se lo ve abra­zan­do a uno de los im­pul­so­res de las pro­tes­tas por la li­be­ra-

ción del lí­der de la Re­sis­ten­cia An­ces­tral Ma­pu­che (RAM), ins­crip­to an­te el Es­ta­do con el nom­bre de Fa­cun­do Jo­nes, quien para sus se­gui­do­res tie­ne otro ape­lli­do ca­lle­je­ro: “Jo­nes Hua­la”.

El en­ca­pu­cha­do bien­ve­ni­do es­ta­ba allí jun­to al me­nos de una de­ce­na de ac­ti­vis­tas. Todos con ca­ra ta­pa­da. Lo sa­lu­da­ron como si lo co­no­cie­ran mu­cho, se­gún se ve en imá­ge­nes que fil­mó la Gen­dar­me­ría.

Un día des­pués, ya sin na­da que es­con­die­ra su ros­tro, ves­tía los mis­mos pan­ta­lo­nes azu­les, bor­ce­guíes ma

rro­nes y la cam­pe­ra ver­de con la que ha­bía lle­ga­do al cor­te de ru­ta.

El tes­ti­go no es una de las tan­tas per­so­nas o cu­rio­sos que se acer­ca­ron al Lof de Cus­ha­men, el si­tio don­de la Jus­ti­cia en­ca­mi­nó en es­tos días la bús­que­da del des­pa­re­ci­do San­tia­go Mal­do­na­do.

A ese pre­dio solo se en­tra des­pués de pe­dir per­mi­so a una guar­dia siem­pre aler­ta, al­go que le ha pa­sa­do al pro­pio juez Otran­to.

La tran­que­ra es el ini­cio del ca­mino al cen­tro de las 1.500 hec­tá­reas en las que se es­pe­cu­la que aún pue­den de­tec­tar­se ras­tros -de distintas va­ria-

bles-, de Mal­do­na­do.

En la cau­sa de Otran­to no hay ele­men­tos ju­rí­di­cos só­li­dos que prue­ben que el ta­tua­dor es­tu­vo allí el 1 de

agos­to, al­go que re­cha­za la fa­mi­lia del jo­ven y los im­pul­so­res de un ha­beas cor­pus para en­con­trar­lo de in­me­dia­to. Ellos ase­gu­ran que fue de­te­ni­do por los gen­dar­mes que en­tra­ron al Lof para lle­var a la cár­cel a los pi­que- te­ros de la ru­ta, que lue­go de ser des­pe­ja­da em­pe­za­ron a agre­dir­los. Esa es la ver­sión ofi­cial de los he­chos.

Den­tro del cam­po de Cus­ha­men, in­men­so, frío y cru­za­do por el Río Chu­but, es­tu­vo ca­mi­nan­do y re­gis­tran­do va­rias es­ce­nas el mis­te­rio­so tes­ti­go que no ha­bló.

El 1 de agos­to ocu­rrie­ron com­ba­tes allí en­tre gen­dar­mes y ma­pu­ches ra­di­ca­li­za­dos vin­cu­la­dos a la RAM. Cuer­po a cuer­po. A los pie­dra­zos y

gri­tos. Con ar­mas an­ti dis­tur­bios, como mí­ni­mo.

El tes­ti­go Pas­to­ri­ni pa­só a es­tar ba­jo sos­pe­cha en la in­ves­ti­ga­ción cuan­do fue des­cu­bier­to en fil­ma­cio­nes va­rios días des­pués. Ha­bía lle­ga­do, como se di­jo, en­ca­pu­cha­do, el 31 de agos­to al cor­te de la ru­ta, adon­de hi­zo fe­liz al pe­rro an­tes alu­di­do que lo re­ci­bió con mo­vi­mien­tos que ma­ni­fies­ta­rían sin­ce­ra ale­gría ca­ni­na. La ima­gen es­tá fil­ma­da.

Pe­ro des­pués, al­go des­cu­bier­to tras una pes­qui­sa fíl­mi­ca so­bre sus mo­vi­mien­tos, Pas­to­ri­ni empieza a lla­mar la aten­ción. Sin que­rer ha­cer­lo.

Los in­ves­ti­ga­do­res lo des­cu­brie­ron siem­pre cer­ca va­rios de los con­flic­tos en el Lof el 1 de agos­to, re­gis­tra­dos por cá­ma­ras y ce­lu­la­res, que se desata­ron du­ran­te ese día aun in­son­da­ble en Cus­ha­men. Ese nom­bre, en el ya per­di­do idio­ma tehuel­che me­ri­dio­nal, sig­ni­fi­ca­ría “de­sola­do, mu­do, sin voz”: así lo con­sig­nan es­tu­dio­sos de esa et­nia ori­gi­na­ria y an­ces­tral de la Pa­ta­go­nia de la que que­dan ras­tros solo para an­tro­pó­lo­gos y es­pe­cia­lis­tas en co­mu­ni­da­des que ya no es­tán.

El tes­ti­go Pas­to­ri­ni fue de­tec­ta­do el 1 de agos­to en el pues­to vi­gi­lan­cia del Lof. Fal­ta­ban po­cos mi­nu­tos para la cin­co de la tar­de cuan­do tam­bién se acer­có a es­cu­char, ver, ¿y re­gis­trar?. ¿Por qué no lle­vó al juz­ga­do su voz y sus imá­ge­nes? El juez y el tes­ti­go ten­drá sus ra­zo­nes para no ha­ber­se cru­za­do en los tri­bu­na­les.

El tes­ti­go par­ti­ci­pó de una de dis­cu­sio­nes en­tre gen­dar­mes y mu­je­res que es­ta­ban en un pa­ra­je de la zo­na. Ellas pe­dían se­guir jun­tas por­que apa­ren­ta­men­te los agen­tes que­rían se­pa­rar­las, aun­que nun­ca se ve que se acer­can a ellas, al me­nos en los vi­deos a los que ac­ce­dió Cla­rín.

Sí se ve allí al tes­ti­go Pas­to­ri­ni que in­clu­so in­te­cam­bia palabras con los gen­dar­mes.

Él cumple las ór­de­nes para no mo­les­tar el ac­cio­nar de la fuer­za, pe­ro siem­pre es­tan­do cer­ca de lo que pa­sa­ba. Re­gis­trán­do­lo. Con la vis­ta. O su cá­ma­ra del ce­lu­lar.

Ese 1 de agos­to, en el que se de­nun­ció la des­apa­re­ción del Lof del jo­ven Mal­do­na­do por par­te de la Gen­dar­me­ría, Pas­to­ri­ni re­gis­tró en su cá­ma­ra có­mo se re­ti­ra­ron los agen­tes de

esa fuer­za en el úl­ti­mo ca­mión que de­jó el lu­gar que les cam­bia­ría la vi­da. Sa­ca­ba fo­tos y fil­ma­ba. Como ha­bía he­cho todo el día pe­ro den­tro del te­rreno. Ya sin ca­pu­cha.

Eduar­do Pas­to­ri­ni no de­cla­ró en la Jus­ti­cia a pe­sar de la gra­ve­dad de los he­chos que de­nun­cia­ron sus com­pa­ñe­ros que ocu­rrie­ron allí don­de es­tu­vo él. El juez no lo ci­tó tam­po­co para sa­ber qué sa­be.

En los re­gis­tros pú­bli­cos, Pas­to­ri­ni fi­gu­ra como em­plea­do del Go­bierno de Río Ne­gro, al man­do de Al­ber­to We­re­til­neck, en su mo­men­to kirch­ne­ris­ta.

El tes­ti­go to­ca la gui­ta­rra en even­tos vin­cu­la­das a las Ma­dres de Pla­za de Ma­yo en Ba­ri­lo­che.

Es ade­más vo­cal del Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­res Ju­di­cia­les de Río Ne

gro. Mi­li­ta en el kirch­ne­ris­mo. Mar­chó, sin ca­pu­cha, por la li­be­ra­ción de Mi­la­gro Sala. Jun­to a la CTA K y ATE, tam­bién ali­nea­do con el kirch­ne­ris­mo.

Y con La Cám­po­ra.

Es vo­cal del Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­res Ju­di­cia­les de Río Ne­gro. Mi­li­ta en el kirch­ne­ris­mo.

Eduar­do Pas­to­ri­ni. Par­ti­ci­pó de va­rias mar­chas en Ba­ri­lo­che. Lle­gó al cor­te de la ru­ta 40 en­ca­pu­cha­do y sa­lu­dó a todos. Lue­go se sa­có la ca­pu­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.