Cris­ti­na jue­ga al fle­je: el plan de Ma­cri no re­sis­te

Clarin - - TAPA - Ri­car­do Kirsch­baum

Anin­gún po­lí­ti­co le da lo mis­mo ga­nar una elec­ción que per­der. Los más in­te­li­gen­tes tie­nen pla­ni­fi­ca­do qué ha­cer en un ca­so como en el otro. Mau­ri­cio Ma­cri, por ejem­plo, sa­be que si re­pi­te o me­jo­ra los nú­me­ros de agos­to, y triunfa en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, ten­drá por un tiem­po, bre­ve, una acu­mu­la­ción po­lí­ti­ca que le per­mi­ti­rá ne­go­ciar con los go­ber­na­do­res un pa­que­te de re­for­mas ra­di­ca­les que con­si­de­ra im­pres­cin­di­ble.

Cris­ti­na Kirch­ner, con la ban­ca y los fue­ros de se­na­do­ra ase­gu­ra­dos, ca­mi­na por la cuer­da flo­ja por­que en su ca­so la vic­to­ria o la de­rro­ta ten­drán con­se­cuen­cias más vas­tas. Y aún su vic­to­ria, que las en­cues­tas des­mien­ten has­ta aho­ra, no ga­ran­ti­za que no sea con­de­na

da en al­gu­na de las cau­sas abier­tas en la Jus­ti­cia. La ex pre­si­den­ta con­fía en que el mo­de­lo que tra­ta de im­po­ner Ma­cri re­vien­te, más tem­prano que tar­de. Y que esa con­mo­ción so­cial cam­bie las re­la­cio­nes de fuer­za en la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na con una onda ex­pan­si­va que ter­mi­ne re­vir­tien­do su destino an­te los jue­ces. Es­te diag­nós­ti­co inexo­ra­ble y apo­ca­líp­ti­co, como los que ha­ce Cris­ti­na, ha co­men­za­do a tras­cen­der aho­ra a me­di­da que, por ex­tre­ma ne­ce­si­dad, es­tá abrien­do el juego. En su afán por atraer vo­tos, Cris­ti­na ama­ga con ba­jar­se de la pos­tu­la­ción en el 2019. Los pre­sun­tos re­cep­to­res de ese ges­to des­con­fían de su au­ten­ti­ci­dad y tie­nen sus ra­zo­nes.

Cam­bie­mos ha re­do­bla­do sus es­fuer­zos en Bue­nos

Ai­res y en San­ta Fe (allí los so­cia­lis­tas por primera vez en mu­cho tiem­po po­drían no te­ner un dipu­tado elec­to), don­de as­pi­ra a ga­nar y en­he­brar así es­tos gran­des dis­tri­tos con la Ciudad de Bue­nos Ai­res, Cór­do­ba y Men­do­za, como muestra de for­ta­le­za po­lí­ti­ca. Por aho­ra, en las hi­pó­te­sis pre­vias, só­lo pue­de re­ver­tir­se el triun­fo en agos­to en La Pam­pa con la reac­ción de Ver­na, aun­que to­da­vía ese cam­bio es­tá en dis­cu­sión.

Desde el pe­ro­nis­mo no cris­ti­nis­ta, la pers­pec­ti­va es sim­ple. El 23 de oc­tu­bre, un día des­pués de las le­gis­la­ti­vas, Juan Ma­nuel Ur­tu­bey, el go­ber­na­dor de Salta, lan

za­rá su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial, con el apo­yo de otros go­ber­na­do­res de ese palo, como el tu­cu­mano Juan Man­zur. Los man­da­ta­rios pe­ro­nis­tas no ocul­tan que el ci­clo kirch­ne­ris­ta se ter­mi­nó y lo di­cen de viva voz.

Si a la pro­pues­ta de un fren­te que for­mu­ló Cris­ti­na le fal­ta­ba el re­cha­zo fi­nal fue el de Mi­guel Pi­chet­to, el je­fe del blo­que de se­na­do­res del PJ. Pri­me­ro ha­bía si­do Ser­gio Mas­sa y lue­go Ran­daz­zo. Am­bos es­tán ba­jo la pre­sión di­rec­ta del cris­ti­nis­mo.

La im­por­tan­cia de Pi­chet­to se ha in­cre­men­ta­do. En­ca­be­za un sec­tor de se­na­do­res que se in­de­pen­di­zan del li­de­raz­go de Cris­ti­na (has­ta Al­pe­ro­vich ya dio ese pa­so) y ad­quie­ren un pe­so nu­mé­ri­co fun­da­men­tal si se su­man a los le­gis­la­do­res de Cam­bie­mos, aun­que la ma­te­má­ti­ca ne­ce­si­ta mu­chas ve­ces, como en esta hi­po­té­ti­ca si­tua­ción, de la po­lí­ti­ca. Es­ta­mos hablando de có­mo se cons­tru­yen los dos ter­cios del Se­na­do, nú­me­ro sen­si­ble.

La ex pre­si­den­ta lle­ga­ría a un blo­que fiel pe­ro mi­no­ri­ta­rio (apro­xi­ma­da­men­te 11 so­bre 72 miem­bros del cuer­po). Ne­ce­si­ta­rá do­tes po­lí­ti­cas, no ac­to­ra­les.

Cam­bie­mos apun­ta a ga­nar en los gran­des dis­tri­tos y ne­go­ciar con los go­ber­na­do­res del PJ re­for­mas eco­nó­mi­cas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.