La Se­lec­ción, una me­tá­fo­ra de la Pa­tria

Clarin - - SUMARIO - Juan Be­doian jbe­doian@cla­rin.com

Sos­tie­ne el ami­go Antonio La­ra que mien­tras avan­za­ba por la an­cha ave­ni­da con mi­les de per­so­nas des­co­no­ci­das tras el par­ti­do Ar­gen­ti­na-Ve­ne­zue­la, el si­len­cio ta­la­dra­ba lo que va- ga­men­te ima­gi­nó como el al­ma de un país. Sos­tie­ne La­ra, que a pe­sar del desa­so­sie­go am­bien­tal, en ese océano de gen­te se ha­bían di­lui­do por unas ho­ras los pre­jui­cios, las grie­tas, el co­mer­cio del odio, la su­per­vi­ven­cia pri­va­da y per­so­nal, y que todos ca­mi­na­ban con gra­ve­dad, pe­ro con la in­vo­lun­ta­ria com­pli­ci­dad de sen­tir­se ata­dos a una tie­rra y a una historia que les per­te­ne­cía y has­ta los vol­vía so­li­da­rios.

Sos­tie­ne La­ra que todos, los ba­jos y los al­tos, los sa­bios y los im­pru­den­tes, los ri­cos y los po­bres, los ami­gos y los des­co­no­ci­dos, es­ta­ban un po­co ca­brea­dos por el re­sul­ta­do de un sim­ple par­ti­do de fút­bol, pe­ro al mis­mo tiem­po pa­re­cían mar­char guia­dos por ese destino co­mún sin el que no pue­de des­ci­frar­se el sen­ti­do de un país y sí pue­de ex­pli­car­se el ta­ma­ño de su es­pe­ran­za. Sos­tie­ne La­ra que la ma­rea hu­ma­na se mo­vía or­de­na­da, len­ta y fra­ter­nal, como si no per­te­ne­cie­se a una co­mu­ni­dad di­vi­di­da, errá­ti­ca, so­ber­bia, vio­len­ta, como si una tri­vial con­tien­da de­por­ti­va hu­bie­se trans­for­ma­do en ciu­da­da­nos a los que an­tes eran só­lo in­di­vi­duos ais­la­dos.

Sos­tie­ne La­ra que, her­ma­na­das por el fút­bol, esas gen­tes es­ta­ban na­ve­gan­do por los an­ti­guos ríos que con­flu­yen ha­cia un país ideal, pa­cí­fi­co y siem­pre so­ña­do. Y que esas gen­tes pa­re­cían in­su­fla­das -bre­ve­men­te, qué las­ti­ma- por ese fue­go mis­te­rio­so, tan­tas ve­ces di­la­pi­da­do, que al­gu­nos lla­man me­mo­ria pa­tria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.