“Hay al­gu­nos sin­di­ca­lis­tas que atra­san y aún sin­to­ni­zan en blanco y ne­gro”

Jorge Tria­ca. Li­cen­cia­do en Eco­no­mía, mi­nis­tro de Tra­ba­jo de la Na­ción

Clarin - - CARA A CARA - Sil­via Fes­quet sfes­quet@cla­rin.com

-¿Ser hi­jo de sin­di­ca­lis­ta ayu­da a la ho­ra de ser mi­nis­tro de Tra­ba­jo?

-En­ten­der la fun­ción de di­ri­gen­te gre­mial es muy im­por­tan­te. Tam­bién, co­no­cer a los ac­to­res, por­que a mu­chos di­ri­gen­tes sin­di­ca­les los co­noz­co y me co­no­cen desde muy chi­co, en­ton­ces hay un ni­vel de trato y con­fian­za. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que la historia se re­pi­ta ni que ten­ga­mos una agen­da co­mún a la que han te­ni­do ellos en su mo­men­to. -¿No se pue­de pres­tar a que lo quie­ran co­rrer o “apre­tar”, a raíz de ese co­no­ci­mien­to?

-Lo que ellos sa­ben es que ac­tua­mos de bue­na fe. En al­gún sen­ti­do esa con­fian­za ayu­da a que ha­ya un diá­lo­go más ge­nuino. -Su pa­dre tam­bién fue mi­nis­tro de Tra­ba­jo, con Me­nem. ¿Le sir­ve esa ex­pe­rien­cia?

-Yo na­cí en el sa­na­to­rio de un sin­di­ca­to, la UOM. Mi vi­da es­tá muy vin­cu­la­da a las or­ga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, en­tien­do su fun­ción, y que hay mo­men­tos don­de hay más di­fi­cul­ta­des y otros don­de hay más opor­tu­ni­da­des. -¿Aho­ra es más com­pli­ca­do o más sen­ci­llo? -Di­ría que hay dis­cu­sio­nes que ya no se dan. Todas las fuer­zas po­lí­ti­cas hoy ex­pre­san un víncu­lo con la jus­ti­cia so­cial y con los idea­les de­mo­crá­ti­cos que an­tes no exis­tían. Por ahí que­dan, en los már­ge­nes, lo­cos que dis­cu­ten so­bre los már­ge­nes. ¿Atra­sa el sin­di­ca­lis­mo?

-En mu­chas cosas sí. Cuan­do veo que mu­chos se guían por con­ve­nios es­cri­tos en la dé­ca­da del 70 y que no ade­cuan sus con­ve­nios o for­mas de pro­duc­ción a la reali­dad tec­no­ló­gi­ca, del co­no­ci­mien­to y de los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos que tie­ne la Ar­gen­ti­na hoy, sin du­da hay mu­chos que to­da­vía sin­to­ni­zan en blanco y ne­gro. Y mu­chos em­pie­zan a en­ten­der que el mun­do ha cam­bia­do, es­tá lleno de opor­tu­ni­da­des, y hay que tra­ba­jar so­bre ellas a tra­vés de más co­no­ci­mien­to, me­jo­rar el ac­ce­so de los tra­ba­ja­do­res, so­bre todo de los más jó­ve­nes, al ám­bi­to del tra­ba­jo. Ese de­ba­te es­tá abier­to y es par­te de la pro­pues­ta que le ha­ce es­te Go­bierno a to­da la di­ri­gen­cia sin­di­cal, em­pre­sa­ria y so­cial. -¿Qué por­ción sin­to­ni­za en blanco y ne­gro?

-Va va­rian­do, por­que al­gu­nos que to­da­vía es­ta­ban en esa dis­cu­sión del pa­sa­do em­pie­zan a dar­se cuen­ta de que hay una gran opor­tu­ni­dad de dis­cu­tir el fu­tu­ro. Cuan­do mi­ro a los gre­mios de la ener­gía, los vin­cu­la­dos a la in­dus­tria de la cons­truc­ción y sus de­ri­va­dos, los de la ca­de­na agroin­dus­trial, veo que es­tán mi­ran­do al fu­tu­ro. Aho­ra, tam­bién mi­ro al­gu­nos que quie- ren de­fen­der pre­ben­das del pa­sa­do o pro­ce­sos pro­duc­ti­vos que ya no exis­ten en el mun­do. Hay ca­te­go­rías den­tro de los con­ve­nios co­lec­ti­vos que ya no exis­ten más y no se han pues­to a dis­cu­tir las de las ac­ti­vi­da­des que vie­nen. -Hay a ve­ces mu­cha vio­len­cia en la di­ná­mi­ca del re­cla­mo. ¿A qué lo atri­bu­ye?

-El año pa­sa­do fue uno con mu­chí­si­mos cam­bios en el país, ne­ce­sa­rios, di­fí­ci­les, que ge­ne­ra­ron a mu­chos sec­to­res mie­dos e in­quie­tu­des y aun así, hu­bo me­nos con­flic­ti­vi­dad que la que hu­bo es­te año, muy vin­cu­la­do al año po­lí­ti­co. Cuan­do yo les pro­pon­go a los di­ri­gen­tes sin­di­ca­les o so­cia­les que dis­cu­ta­mos los nú­me­ros, que aho­ra te­ne­mos un INDEC creí­ble, y ve­mos el cre­ci­mien­to del em­pleo, la re­cu­pe­ra­ción que hu­bo, la ba­ja de la in­fla­ción, más del 95% de las pa­ri­ta­rias ce­rra­das, y que con­ser­van el po­der ad­qui­si­ti­vo del sa­la­rio, veo que hay una reali­dad. Si coin­ci­di­mos en esa reali­dad po­de­mos cons­truir acuer­dos fu­tu­ros; si la ne­ga­mos se ha­ce muy di­fí­cil y se trans­for­ma en una dis­cu­sión más con­flic­ti­va, más vio­len­ta. -¿Di­ría que el kirch­ne­ris­mo es­tá in­ci­dien­do mu­cho en el mo­vi­mien­to sin­di­cal?

-No. Que hay al­gu­nos sec­to­res que es­tán muy en­tram­pa­dos en la dis­cu­sión elec­to­ral. Se jun­tan para la fo­to, se jun­tan con al­gu­nos di­ri­gen­tes, le pre­gun­tan si tie­nen que ha­cer una

Al­gu­nos sec­to­res se jun­tan para la fo­to; le pre­gun­tan a Cris­ti­na si tie­nen que ha­cer una mo­vi­li­za­ción o no” El re­pre­sen­tan­te gre­mial tie­ne que de­fen­der los tra­ba­jos exis­ten­tes, y tam­bién las nuevas opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo”

Una vez no me de­ja­ron via­jar en avión; pen­sa­ban que te­nía que ir con al­guien que me ayu­da­ra. Hi­ce jui­cio y lo ga­né”

mo­vi­li­za­ción o no a Cris­ti­na. -El pa­ro, tal como se ve acá, ¿no es un po­co ob­so­le­to como for­ma de pro­tes­ta?

-Hoy, con un Go­bierno que tie­ne pre­dis­po­si­ción para la negociación, es ab­so­lu­ta­men­te in­ne­ce­sa­rio y qui­zás tam­bién inopor­tuno. En un mo­men­to don­de la eco­no­mía y el em­pleo em­pie­zan a re­cu­pe­rar­se, ha­blar de pa­ro me pa­re­ce que no tie­ne sen­ti­do ló­gi­co. Me pa­re­ce que eso lo que ha­ce es des­co­nec­tar a mu­chos di­ri­gen­tes del víncu­lo con sus re­pre­sen­ta­dos. No sig­ni­fi­ca que no ten­ga­mos ma­te­rias pen­dien­tes o que no ha­ya sec­to­res que ten­gan di­fi­cul­tad.

-Un di­ri­gen­te di­jo, días pa­sa­dos, que si las lí­neas aé­reas low cost lle­ga­ban al país ha­bría “una llu­via de ca­dá­ve­res”. ¿Qué le pa­re­ció?

-Creo que son tér­mi­nos di­chos por lo me­nos sin pen­sar. Es­te Go­bierno ha he­cho la más al­ta in­ver­sión en el úl­ti­mo año y me­dio en in­fra­es­truc­tu­ra vial, portuaria, fe­rro­via­ria y aé­rea. El re­pre­sen­tan­te gre­mial no só­lo tie­ne que de­fen­der los tra­ba­jos exis­ten­tes, sino las nuevas opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo, y ese de­ba­te me pa­re­ce que hay mu­chos que lo li­mi­tan a la dis­cu­sión ideo­ló­gi­ca o a ve­ces elec­to­ral.

-¿Por qué cree que desató tan­ta po­lé­mi­ca el pro­yec­to de que los alum­nos de 5° año ten­gan un acer­ca­mien­to al mun­do del tra­ba­jo?

-Creo que a ve­ces hay otras in­ten­cio­na­li­da­des, se quie­re re­pre­sen­tar a los jó­ve­nes sin pre­gun­tar­les. Todo tie­ne que ser par­te de un pro­ce­so for­ma­ti­vo, no la­bo­ral. Que ha­ya una cer­ca­nía en el pro­ce­so edu­ca­ti­vo con la for­ma­ción de ha­bi­li­da­des que re­quie­re el mun­do del tra­ba­jo nos pa­re­ce bien. La ta­sa de de­socu­pa­ción es más al­ta en los sec­to­res más jó­ve­nes. -¿Hay ma­ni­pu­la­ción po­lí­ti­ca de­trás de es­tas pro­tes­tas? -Y, mu­chas ve­ces se ve con cla­ri­dad, ¿no? -¿Exis­te un pro­yec­to de re­for­ma la­bo­ral?

-No exis­te nin­gún pro­yec­to; cual­quier cam­bio que se rea­li­ce se­rá con el con­sen­so del sec­tor tra­ba­ja­dor y del em­pre­sa­rio. Sí exis­ten te­mas que de­be­mos abor­dar y que ve­ni­mos dia­lo­gan­do con los di­ri­gen­tes de la CGT, como el blan­queo la­bo­ral, la for­ma­ción pro­fe­sio­nal... -¿Có­mo afec­ta la co­rrup­ción al mun­do del tra­ba­jo?

-Enor­me­men­te. Por­que a mu­cha gen­te la man­tie­ne en la in­for­ma­li­dad, sin que se le pa­guen sus apor­tes y con­tri­bu­cio­nes. Hay in­for­ma­li­dad la­bo­ral cuan­do hay eco­no­mía informal. Ahí es muy im­por­tan­te la ta­rea que lle­va ade­lan­te el mi­nis­tro Du­jov­ne pen­san­do una re­for­ma tri­bu­ta­ria que ase­gu­re que los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos ten­gan más opor­tu­ni­da­des, un sis­te­ma más equi­ta­ti­vo de car­ga tri­bu­ta­ria. Y pen­sar con tra­ba­ja­do­res, ju­bi­la­dos y pen­sio­na­dos có­mo sos­te­ner los al­can­ces que tie­ne la co­ber­tu­ra de se­gu­ri­dad so­cial y de obras so­cia­les en esa trans­for­ma­ción que te­ne­mos que ha­cer.

-Hay un 8,7% de des­em­pleo y una reac­ti­va­ción que mu­cha gen­te sien­te que aún no le ha lle­ga­do. ¿Cuál es la res­pues­ta para ellos?

-Sal­vo el sec­tor tex­til o el del cal­za­do, con agen­da es­pe­cí­fi­ca, en el res­to de los sec­to­res vin­cu­la­dos con la in­dus­tria ma­rro­qui­ne­ra, au­to­mo­vi­lis­ta, au­to­par­tis­ta, la agroin­dus­tria, el víncu­lo con todo lo que es con­su­mo, ser­vi­cios, ha em­pe­za­do a trac­cio­nar y ge­ne­rar nue­vos pues­tos de tra­ba­jo. Hay sec­to­res que to­da­vía tie­nen di­fi­cul­tad. Más allá de eso, hay más de 4 mi­llo­nes y me­dio de tra­ba­ja­do­res en la in­for­ma­li­dad, no lo ocul­ta­mos y lo de­ci­mos desde el pri­mer día. Para re­sol­ver­lo te­ne­mos que re­sol­ver mu­chos pro­ble­mas del ám­bi­to del tra­ba­jo, como la in­dus­tria del jui­cio mal ha­bi­da. -Ma­cri ha­bló de ma­fias...

-Cla­ro. Cuan­do ve­mos que 58 mil de­man­das pa­sa­ron a 125 mil en me­nos de 5 años, mien­tras caía la can­ti­dad de ac­ci­den­tes de tra­ba­jo, ve­mos ahí una ac­ción que te­nía que ver con una con­duc­ta ma­fio­sa, desde abo­ga­dos, pe­ri­tos y mu­chas ve­ces has­ta jue­ces, por suer­te son mi- no­rías, pe­ro es­te Go­bierno lo pu­so en la me­sa. Te­ne­mos que ver tam­bién todo lo que tie­ne que ver con la car­ga im­po­si­ti­va, lo que no es sa­la­rial. Ahí es­ta­mos tra­ba­jan­do no só­lo en la re­for­ma de la ley de ART, que per­mi­te la ba­ja de los cos­tos de tra­ba­jo, sino tam­bién en mi­rar todo lo que ten­ga que ver con los sis­te­mas vin­cu­la­dos a la se­gu­ri­dad so­cial y de­más. -¿Es­tá pen­san­do el Pre­si­den­te en lla­mar a una suer­te de “acuer­do de la Mon­cloa”?

-El Pre­si­den­te nos pi­dió que mi­re­mos mo­de­los de diá­lo­go so­cial como tie­nen Es­pa­ña, Ho­lan­da, Ale­ma­nia, por­que cree que hay acuer­dos sos­te­ni­bles en el tiem­po. Cuan­do ve­mos el mo­de­lo es­pa­ñol del Con­se­jo Eco­nó­mi­co y So­cial, el mo­de­lo de pol­der ho­lan­dés o el sis­te­ma de dis­cu­sión que tie­nen tan­tos sin­di­ca­tos y em­pre­sas y el Es­ta­do ale­mán, cree­mos que son mo­de­los a se­guir. Si uno de ca­da tres ar­gen­ti­nos es­tá en si­tua­ción de po­bre­za, qué ha­ce­mos en­tre todos los sec­to­res, di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios, sin­di­ca­les, del sec­tor so­cial, para re­sol­ver eso. Lo te­ne­mos que ha­cer so­bre un diag­nós­ti­co cla­ro, en­ten­dien­do que no es una si­tua­ción que fa­vo­rez­ca a un go­bierno de turno sino a la so­cie­dad ar­gen­ti­na en el me­diano y lar­go pla­zo. Ar­gen­ti­na ne­ce­si­ta un Es­ta­do in­te­li­gen­te, que re­suel­va pro­ble­mas, que tra­ba­je en fun­ción de sus ob­je­ti­vos y no de las pre­ben­das per­so­na­les de los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos ni de los be­ne­fi­cios de la cla­se di­ri­gen­te. -¿Pe­ro es­tá en los pla­nes del Go­bierno con­vo­car a ese acuer­do? -Es­tá en la ta­rea que nos pi­de el Pre­si­den­te tra­tar, a par­tir de dis­cu­tir dis­tin­tos mo­de­los del mun­do, de en­con­trar el nues­tro, y va­mos a in­ten­tar­lo. Es un ca­mino a re­co­rrer que nos va a lle­var al­gún tiem­po, que tie­ne que te­ner re­sul­ta­dos con­cre­tos, por­que si no, me­sas de diá­lo­go para no te­ner re­sul­ta­dos con­cre­tos, no sir­ve. -¿Se lla­ma­ría tam­bién a la opo­si­ción?

-A los prin­ci­pa­les ac­to­res eco­nó­mi­cos pri­me­ro, que son el sec­tor tra­ba­ja­dor, el em­pre­sa­rio y los Es­ta­dos que tie­nen que es­tar vin­cu­la­dos en esa me­sa, y a par­tir de eso des­pués se in­cor­po­ra­rán otros ac­to­res. -¿Se im­ple­men­ta­ría des­pués de oc­tu­bre?

-El mo­men­to no es­tá de­fi­ni­do, sino que tie­ne que ver con que ha­ga­mos lla­ma­dos, pe­ro va­mos a te­ner al­gu­nas vi­si­tas de di­ri­gen­tes es­pa­ño­les, ho­lan­de­ses, ale­ma­nes. La can­ci­ller Mer­kel le ofre­ció al Pre­si­den­te, tam­bién los re­yes de Ho­lan­da le ofre­cie­ron el sis­te­ma pol­der, el go­bierno es­pa­ñol le hi­zo pro­pio todo el ac­ce­so al Con­se­jo Eco­nó­mi­co So­cial; han es­ta­do ahí nues­tros le­gis­la­do­res, han tra­ba­ja­do ahí al­gu­nos di­ri­gen­tes sin­di­ca­les... -Se mue­ve en si­lla de rue­das desde los 9 años. ¿Su­frió discriminación por eso?

-Una vez no me de­ja­ron via­jar en avión por­que pen­sa­ban que te­nía que ir con al­guien que me ayu­da­ra para traer­me y de­más en Sout­hern Winds. Les hi­ce un jui­cio y les ga­né. Ce­ci­lia, mi mu­jer, fue la abo­ga­da. -¿Qué sien­te cuan­do la im­po­si­bi­li­dad vie­ne im­pues­ta desde afue­ra?

-Es al­go que te re­be­la. De­cís “an­te es­to ten­go que de­fen­der no só­lo mi cues­tión per­so­nal, sino tam­bién la de los que ven­gan de­trás”.

FER­NAN­DO DE LA OR­DEN

Tra­ba­jo. En su des­pa­cho del pi­so 13 del mi­nis­te­rio, sue­le en­ca­rar la fae­na ma­te en mano. Buen asa­dor, cuan­do pue­de, dis­fru­ta de ha­cer­lo con fa­mi­lia y ami­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.