Se dur­mió con 9 años; se des­per­tó como adul­to

Clarin - - CARA A CARA -

como “Me un fui adul­to”.a dor­mir Lo con dra­má­ti­co9 años y de me la le­van­té afir­ma- ya ción con­tras­ta con la se­re­ni­dad con que Jorge Tria­ca la enun­cia. Ma­te en mano, en su des­pa­cho del pi­so 13 del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo, ha­bla con cal­ma y con la acep­ta­ción que el tiem­po, los cua­tro años de te­ra­pia que hi­zo al­re­de­dor de los 30 y el ca­mino que lle­va re­co­rri­do le han apor­ta­do so­bre aquel te­rri­ble ac­ci­den­te que lo de­jó pa­ra­plé­ji­co y en si­lla de rue­das, obli­gán­do­lo a

ma­du­rar tan de golpe. “Es­ta­ba yen­do a Ba­ri­lo­che con todos mis her­ma­nos y con mi abue­la ma­ter­na. Un ca­mión se ti­ró a la ban­qui­na, y cuan­do es­tá­ba­nos por pa­sar al ca­mión, el aco­pla­do que lle­va­ba gol­peó la ca­mio­ne­ta en la que íba­mos. Yo iba en el úl­ti­mo asien­to, acos­ta­do, y bueno, me le­sio­né la mé­du­la”, re­su­me. El apo­yo de sus pa­dres -di­ri­gen­te gre­mial él, mi­nis­tro de Tra­ba­jo de Car­los Me­nem más tar­de; par­te­ra ella, que lo ayu­dó a ver que se pue­de bus­car “el ca­mino que uno quie­re a pe­sar de las li­mi­ta­cio­nes y di­fi­cul­ta­des”- fue fun­da­men­tal para sa­lir ade­lan­te. “Fue­ron dos fe­nó­me­nos por­que todo lo hi­cie­ron para po­ner­me las opor­tu­ni­da­des a dis­po­si­ción, pe­ro tam­bién fue­ron un gran mo­tor de desa­rro­llo, por­que yo les que­ría mos­trar que po­día por mí mis­mo”. La “gran pul­sión que se

ge­ne­ró a par­tir de ese desafío” lo lle­vó a com­ple­tar es­tu­dios se­cun­da­rios y uni­ver­si­ta­rios, te­ner una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y en la po­lí­ti­ca, for­mar una fa­mi­lia con su mu­jer desde ha­ce 11 años, la abo­ga­da Ce­ci­lia Loc­ci­sano y ser pa­dre de Ro­sa­rio, de 9, y Es­me­ral­da, de 7. El re­co­rri­do no es­tu­vo exen­to de di­fi­cul­ta­des: qui­so cur­sar el se­cun­da­rio en el

Co­le­gio Na­cio­nal de Bue­nos Ai­res pe­ro era muy com­pli­ca­do con la si­lla de rue­das (“no ha­bía ac­ce­so, era por la ca­lle Mo­reno y te­nía as­cen­sor pe­ro no te­nía la lla­ve para esa entrada”) y fue al Car­de­nal New­man; cuan­do, fla­man­te Li­cen­cia­do en Eco­no­mía por la Uni­ver­si­dad San Andrés, en­tró a tra­ba­jar en Cuen­tas Na­cio­na­les, en el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía, tu­vo que ir todos los me­dio­días, du­ran­te un mes, has­ta el ba­ño del Pa­tio Bull­rich por­que no ha­bía nin­guno adap­ta­do en su lu­gar de tra­ba­jo. En todos los mo

men­tos di­fí­ci­les - “mi ac­ci­den­te, la muerte de mi vie­jo (un ti­po muy afec­tuo­so, más allá de las di­fi­cul­ta­des de tiem­po para dis­po­ner de él), la en­fer­me­dad de Ce­ci­lia; tu­vo un tu­mor, era muy jo­ven, te­nía­mos una be­bé ca­si re­cién na­ci­da y otra de 2 años”- la fe fue lo que lo sos­tu­vo. Hoy, en los ra

tos li­bres, dis­fru­ta de su mu­jer y sus hi­jas, “leer, ha­cer al­gu­na ac­ti­vi­dad al ai­re li­bre, es­tar con mis ami­gos y mis her­ma­nos” (tie­ne cin­co).

De fa­mi­lia pe­ro­nis­ta, “en el 2001, 2002 sen­tí una gran tris­te­za por lo que ofre­cía el pe­ro­nis­mo para la Ar­gen­ti­na y so­bre todo des­pués se plas­mó en el 2003. Veía que ha­bía una pe­lea de di­ri­gen­tes pe­ro no una idea de país. Cuan­do veo que en los úl­ti­mos 25 años en Ar­gen­ti­na no se han re­suel­to los pro­ble­mas de la po­bre­za y de los tra­ba­ja­do­res, me pa­re­ce que los di­ri­gen­tes pe­ro­nis­tas tie­nen una cuen­ta pen­dien­te enor­me, y han da­do vuel­ta so­bre la mis­ma me­sa las distintas ca­ras pe­ro siem­pre son los mis­mos”. En 2003, jun­to a otros jó­ve­nes, tu­vo una co­mi­da con Ma­cri, (“él es­ta­ba en la de­ci­sión de pa­sar del fút­bol a la po­lí­ti­ca”), que lo con­ven­ció e ini­ció el ca­mino que lo lle­vó a in­te­grar, hoy, su ga­bi­ne­te de go­bierno. ¿Hay al­gún prin­ci­pio que ri­ja su vi­da?, se le pregunta. La res­pues­ta no sor­pren­de: “No ba­jar los bra­zos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.