Los tim­breos in­vi­si­bles del Pre­si­den­te

Ma­cri vi­si­ta ca­sas y clu­bes del Co­n­ur­bano. His­to­rias de­trás de la en­tre­ga de ma­te­ria­les y equi­pa­mien­to.

Clarin - - EL PAIS - San­tia­go Fio­ri­ti sfio­ri­ti@cla­rin.com

Los pri­me­ros en lle­gar fue­ron los pe­rros an­ti­bom­bas. El ba­rrio se so­bre­sal­tó, aun­que no todos: “De­be ser un

alla­na­mien­to por fa­lo­pa”, di­jo al pa­sar un ve­cino. Pe­ro en se­gui­da vie­ron que los po­li­cías de la Fe­de­ral no se mo­vían ni apu­ra­dos ni ner­vio­sos y que pe­dían per­mi­so para in­gre­sar a un club apa­dri­na­do por una so­cie­dad de fo­men­to. Un ra­to des­pués apa­re­cie­ron efec­ti­vos ves­ti­dos de tra­je. Se pa­ra­ron en la puer­ta y en la ve­re­da y con un ges­to hi­cie­ron se­ñas de que el tra­ba­jo es­ta­ba he­cho: en­ton­ces el que ba­jó de una ca­mio­ne­ta blin­da­da, en el ba­rrio Lan­zo­ne de Jo­sé León Suárez, en el par­ti­do de San Mar­tín , fue el pre­si­den­te de la Na­ción.

-Yo soy bo­xea­dor. Lo úni­co que pue­do ha­cer para ayu­dar a los pi­bes a sa­lir de la dro­ga es en­tre­nar­los. Pe­ro no ten­go na­da- le ha­bía di­cho Luis Ve- rón, se­ma­nas an­tes, a un gru­po de re­fe­ren­tes so­cia­les del ma­cris­mo.

- Tran­qui­lo, te va­mos a ayu­dar- le res­pon­die­ron.

Aho­ra el bo­xea­dor es­ta­ba ca­ra a ca­ra con Mau­ri­cio Ma­cri. El gim­na­sio lu­cía re­cién ter­mi­na­do. Le ha­bían he­cho el pi­so, le ha­bían ar­ma­do un ring pro­fe­sio­nal y lo ha­bían equi­pa­do para que 150 jó­ve­nes pue­dan en­tre­nar­se todos los días. Lle­ga­ron desde guan­tes y bol­sas has­ta ven­das. “A mí

me gus­ta el bo­xeo”, los sor­pren­dió Ma­cri, mien­tras en­sa­ya­ba pos­tu­ras de com­ba­te. Chyn­tia, la mu­jer que acom­pa­ña a Ve­rón en la ta­rea del club, no se acer­có en nin­gún mo­men­to. “Ella es re kirch­ne­ris­ta. Era de La Cám­po­ra”, con­ta­ba uno de los chi­cos. La mo­vi­da en Jo­sé León Suárez for­mó par­te de los tim­breos in­vi­si­bles que Ma­cri ha­ce ca­da tan­to en al­gún sec­tor vul­ne­ra­ble de la so­cie­dad, es­pe­cial­men­te en el Co­n­ur­bano, don­de su ima­gen siem­pre re­co­ge nú­me­ros por de­ba­jo de la me­dia na­cio­nal. Son los tim­breos que con fre­cuen­cia

ge­ne­ran bur­las en la opo­si­ción y la crí­ti­ca de los pe­rio­dis­tas -que nun­ca sa­ben dón­de ni cuán­do exac­ta­men­te se ha­cen: só­lo re­ci­ben las fo­tos, y no siem­pre, cuan­do los en­cuen­tros ter­mi­nan-, pe­ro que se­gún el de­cá­lo­go del es­tra­te­ga Jaime Du­rán Bar­ba fun­cio­nan para ge­ne­rar cer­ca­nía en­tre el lí­der y los sec­to­res más es­qui­vos o pre­jui­cio­sos.

“Es­tas cosas no es­ta­ban en el ADN

del PRO”, se sin­ce­ra uno de los di­ri­gen­tes que trabaja en la lo­gís­ti­ca. Ma­cri se acos­tum­bró a ha­cer­los en la pre­via de la cam­pa­ña de 2015 (los con­tac­ta­ba an­tes por Fa­ce­book), cuan­do las en­cues­tas lo da­ban muy le­jos de la pre­si­den­cia. “Mau­ri­cio en­ten­dió que el mano a mano fue la lla­ve de la cam­pa­ña”, di­cen en su en­torno. Un po­co por con­vic­ción y otro tan­to por ne­ce­si­dad, el Pre­si­den­te no pien­sa des­pren­der­se de esa es­tra­te­gia, pe­se a que mu­chas ve­ces tie­ne di­fe­ren­cias con los cus­to­dios. Ma­cri ha in­quie­ta­do in­clu­so a los in­te­gran­tes de su equi­po in­vi­tan­do a al­mor­zar a gen­te que le cae sim­pá­ti­ca.

Ha­ce al­gu­nas se­ma­nas fue an­fi­trión de “El Halcón” de Va­re­la, que se de­di­ca a en­se­ñar kick bo­xing en zo­nas muy po­bres. “El Halcón” lle­gó a cam­peón des­pués de re­cu­pe­rar­se de su adic­ción al paco. A Ma­cri lo atra­pó su historia y qui­so sa­ber más: él mis­mo le con­tó que ha­bía ter­mi­na­do la se­cun­da­ria a las 24 años y que con sus pri­me­ros in­gre­sos se com­pró una bi­ci­cle­ta para sa­lir a re­co­rrer ba­rrios to­ma­dos por la dro­ga. “El Halcón” lle­gó al des­pa­cho pre­si­den­cial ha­ce 15 días jun­to a seis chi­cos de Flo­ren­cio Va­re­la. Co­mie­ron mi­la­ne­sas con pa­pas fri­tas. El je­fe de Es­ta­do les de­di­có una ho­ra de su agen­da. Cuan­do Ma­cri pac­ta tim­breos y no pue­de acu­dir sue­le re­em­pla­zar­lo la primera dama. Ju­lia­na Awa­da es­tu­vo ha­ce muy po­co en una vi­lla de Mo­reno. Fue a ver a unas ne­nas que ha­cen gimnasia de­por­ti­va. Las chi­cas le trans­mi­tie­ron que so­ña­ban con ir a las Olim­pía­das. Y Ju­lia­na les hi­zo lle­gar col­cho­ne­tas y equi­pa­mien­to

com­pe­ti­ti­vo. Son fon­dos que sa­len del mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial que con­du­ce Ca­ro­li­na Stan­ley. La mi­nis­tra man­tu­vo desde su lle­ga­da los dis­tin­tos pla­nes crea­dos por Nés­tor y Cris­ti­na Kirch­ner y su­mó al­gu­nos pro­pios. Aun­que na­die lo di­rá nun­ca, el pro­gra­ma “Acá es­ta­mos”, que co­man­da Pe­dro Ro­ble­do, apun­ta a des­pla­zar a La Cám­po­ra. Se con­cen­tra en la fran­ja que va de los 15 a los 25 años.

En 2017 lle­van he­chas más de 1500 ac­cio­nes (el 83% en el Co­n­ur­bano): re­ci­cla­ron sa­las de mú­si­ca, clu­bes y so­cie­da­des de fo­men­to. Ma­cri reali­zó vi­si­tas fue­ra de agen­da a mu­chas de ellas para con­ver­sar con sus ve­ci­nos. Les en­tre­ga­ron desde ca­ce­ro­las, úti­les es­cla­res, col­cho­nes y sil­ba­tos de ár­bi­tro has­ta ma­te­ria­les para la cons­truc­ción y to­ne­la­das de ali­men­tos.

“¿Us­te­des nos van a pe­dir al­go a cam­bio?”, qui­so sa­ber Ugue­ta, un ve­cino de Vi­lla Mos­qui­to, La Ma­tan­za. Un ami­go lo fre­nó: “Tran­qui­lo, vos sa­bés que el vo­to es se­cre­to”. Ugue­ta lle­va a Evi­ta ta­tua­da en un bra­zo.

Club de bo­xeo. Mau­ri­cio Ma­cri vi­si­tó jun­to a Ma­ría Eu­ge­nia Vidal un cen­tro para jó­ve­nes don­de se en­se­ña uno de los de­por­tes fa­vo­ri­tos del Pre­si­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.