“Te­ne­mos a uno”, la fra­se que des­per­tó nuevas po­lé­mi­cas

Clarin - - EL PAIS - Clau­dio An­dra­de. Es­quel

El ca­bo Da­río Ra­fael Zoi­lan del Es­cua­drón 36 de Es­quel de Gen­dar­me­ría Na­cio­nal, ase­gu­ró en el mar­co de una de­cla­ra­ción in­ter­na de la fuer­za, a la que tu­vo ac­ce­so Cla­rín, que es­cu­chó có­mo uno de sus com­pa­ñe­ros gri­ta­ba en la zo­na del río Chu­but “¡Te­ne­mos

a uno!”. Es­to ocu­rrió en el mar­co del ope­ra­ti­vo de se­gu­ri­dad del 1 de agos­to en el in­te­rior de Cus­ha­men. Aquel día fue el úl­ti­mo en que se vio, se­gún al­gu­nos tes­ti­mo­nios, a San­tia­go Mal­do­na­do en el cam­po ocu­pa­do por los ma­pu­ches.

Zoi­lan in­di­có que la ad­ver­ten­cia pro­vino de la voz del sar­gen­to Car­los Pe­lo­zo. Pe­ro al mis­mo tiem­po, acla­ra que se re­fe­ría a que te­nían a “uno

a la vis­ta” y no que ha­bían atra­pa­do a al­guien. Ho­ras des­pués re­ci­bió co­men­ta­rios de otros agen­tes que le co­rro­bo­ra­ron esta idea, pues­to que Pe­lo­zo y Zoi­lan no es­ta­ban en la mis­ma po­si­ción y es­te úl­ti­mo tam­po­co fue tes­ti­go pre­sen­cial de las ac­ti­vi­da­des del sar­gen­to.

Ade­más, Zoi­lan fue uno de los cua­tro gen­dar­mes que se pre­sen­ta­ron hoy a de­cla­rar an­te la Jus­ti­cia Fe­de­ral en Es­quel. Los otros fue­ron los ca­bos Aní­bal Car­do­zo, Die­go Ra­mos y el pri­mer al­fé­rez Em­ma­nuel Echa­zú.

Zoi­lan cuen­ta que ob­ser­vó a dos per­so­nas cru­zan­do el río Chu­but. Una de ellas lle­va pues­ta una cam­pe­ra ne­gra o azul, di­jo. El da­to es sig­ni­fi- ca­ti­vo pues­to que, en palabras del tes­ti­go Ma­tías San­ta­na, Mal­do­na­do lle­va­ba pues­ta esa ma­ña­na una cam­pe­ra del­ga­da ce­les­te que pu­do to­mar un color más oscuro al mo­jar­se.

El ca­bo sub­ra­ya que no fue ca­paz de de­ter­mi­nar quién es­ta­ban cru­zan­do el río. Del otro lado vio per­so­nas

a ca­ba­llo pe­ro a nin­gu­na uti­li­zan­do bi­no­cu­la­res. Zoi­lan re­co­no­ció ha­ber dis­pa­ra­do su es­co­pe­ta an­ti­tu­mul­to con­tra unos ar­bus­tos de­trás de los cua­les, aun­que a va­rios me­tros de dis­tan­cia, ha­bía per­so­nas in­sul­tán­do­lo. Todo in­di­ca que no hi­rió a na­die por­que con­ti­núo es­cu­chan­do in­sul­tos y car­ca­ja­das.

G GAR­CÍA ADRASTI

Fis­cal. Silvina Ávi­la, ayer, al sa­lir del juz­ga­do de Es­quel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.