“La deu­da no es un pro­ble­ma, la cla­ve es cum­plir las me­tas fis­ca­les”

Clarin - - EL PAIS - Gus­ta­vo Baz­zan gbaz­zan@cla­rin.com

Para 2018 el Go­bierno pro­me­tió que la emi­sión de deu­da se des­ace­le­ra­rá res­pec­to a lo que ocu­rrió en 2017, y que “de nin­gu­na ma­ne­ra” re­pre­sen­ta un pro­ble­ma para las ar­cas fis­ca­les, se­gún no se can­san de reite­rar los fun­cio­na­rios, tan­to de Fi­nan­zas como de Ha­cien­da. El mi­nis­tro de Fi­nan­zas,

Luis Capu­to, in­sis­te que Ar­gen­ti­na no pue­de vol­ver a co­me­ter el error de de­jar pa­sar (como en la era K) una épo­ca de li­qui­dez abun­dan­te en el mun­do y ta­sas de in­te­rés muy ba­jas. En 2018 se es­pe­ra que el Go­bierno co­lo­que nue­va deu­da por 20.000 mi­llo­nes de dó­la­res y otros 11.000 mi­llo­nes para pa­gar in­tere­ses de deu­da ya emi­ti­da. Capu­to tu­vo un pa­so fu­gaz por el con­gre­so del Ins­ti­tu­to Ar­gen­tino de Eje­cu­ti­vos de Fi­nan­zas que se reali­zó has­ta ayer en Ba­ri­lo­che y, ya de regreso a Bue­nos Ai­res, acep­tó res­pon­der es­tas pre­gun­tas que le for­mu­ló Cla­rín.

-El au­men­to de la deu­da pú­bli­ca, so­bre todo en dó­la­res, ¿es o no un pro­ble­ma para el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía ar­gen­ti­na?

Por el con­tra­rio, es el fi­nan­cia­mien­to lo que es­tá mo­to­ri­zan­do la eco­no­mía. Gra­cias a ha­ber re­cu­pe­ra­do la con­fian­za y el cré­di­to es que hoy es­ta­mos vien­do la gran can­ti­dad de obras de in­fra­es­truc­tu­ra en todo el país. Ade­más, nues­tro ni­vel de deu­da es el más ba­jo de la re­gión, 27 % del Pro­duc­to Bru­to. Y la ta­sa pro­me­dio a la que nos fi­nan­cia­mos es la más ba­ja de nues­tra historia, 4,6%.

-Más allá de que us­te­des mi­ran, so­bre todo, la deu­da en dó­la­res con acree­do­res pri­va­dos, ¿por qué ca­li­fi­ca­do­ras como S&P ad­vier­ten que es un ries­go que la deu­da crez­ca más que el PBI?

Lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te, la cla­ve, es cum­plir con las me­tas fis­ca­les. Eso no se ne­go­cia. Cum­plien­do las me­tas, el ra­tio de deu­da so­bre PBI se es­ta­bi­li­za en el 2020 a la mi­tad del ra­tio que tie­ne Bra­sil. La in­fla­ción ya se­rá de un dí­gi­to para ese año tam­bién.

-¿El pa­go de los ven­ci­mien­tos de in­tere­ses ocu­pa un lu­gar ca­da vez más gran­de en el gas­to pú­bli­co?

He­mos lo­gra­mos ba­jar la ta­sa pro­me­dio de fi­nan­cia­mien­to a 4,6% es­te año. Es la ta­sa más ba­ja de nues­tra historia. Ca­da vez que re­fi­nan­cia­mos la deu­da heredada, aho­rra­mos in­tere­ses. Reem­pla­za­mos deu­da ca­ra del pa­sa­do por deu­da más ba­ra­ta.

-¿No fue un po­co au­daz ha­blar de lo bien que va a es­tar el país en los pró­xi­mos 20 años? Tan­to us­ted como el mi­nis­tro Du­jov­ne ha­bla­ron de ese pla­zo. ¿En qué se ba­san para ha­cer se­me­jan­te afir­ma­ción?

Soy tre­men­da­men­te op­ti­mis­ta. Pe­ro cons­cien­te al mis­mo tiem­po de que fal­ta mu­chí­si­mo por ha­cer. Creo que es­ta­mos yen­do por el ca­mino co­rrec­to y que lo que he­mos he­cho en es­tos 20 meses empieza a mos­trar re­sul­ta­dos: la eco­no­mía cre­ce a buen rit­mo, se es­tán crean­do nue­vos em­pleos, la in­fla­ción es­tá ba­jan­do, hay cré­di­tos para fa­mi­lias y py­mes a pla­zos y ta­sas que ja­más hu­bo en es­te país. So­mos un país con enor­mes re­cur­sos y un gran ta­len­to hu­mano. Hay cré­di­to por­que hay con­fian­za en el país y eso se tra­du­ce en in­ver­sio­nes. ¿Có­mo no ser op­ti­mis­ta en­ton­ces?

-¿Cuá­les son los ries­gos de shock - ex­terno o in­terno- que, más allá de las po­si­bi­li­da­des de ocu­rren­cia, tie­nen en el ra­dar? ¿Y cuá­les son los fac­to­res que es­tán ju­gan­do a fa­vor de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra del Go­bierno?

El fren­te ex­terno es­tá sien­do más fa­vo­ra­ble de lo que se vis­lum­bra­ba un año atrás. El mun­do cre­ce a buen rit­mo pe­ro con una in­fla­ción ab­so­lu­ta­men­te mo­de­ra­da. El pro­ce­so de suba de ta­sas es­té sien­do muy gra­dual y or­de­na­do. Bra­sil, un ju­ga­dor cla­ve para nues­tra eco­no­mía, tam­bién se em­pe­zó a re­cu­pe­rar. Y pro­ba­ble­men­te crez­ca al 1,5% el año pró­xi­mo.

-¿Los pro­yec­tos de obras con Par­ti­ci­pa­ción Pú­bli­co Pri­va­da (PPP) po­drán “em­pal­mar” con el res­to de la obra pú­bli­ca como para que no se re­sien­ta la in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra en 2018?

En 2018 la in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra no só­lo no se va a re­sen­tir sino que va a au­men­tar, se­rá de 3,5 pun­tos del PIB. Ha­bla­mos de ca­si 50% su­pe­rior a la de es­te año. Las li­ci­ta­cio­nes y los pro­yec­tos PPP van a ju­gar un pa­pel muy im­por­tan­te. Apun­ta­mos a lle­gar a 1 pun­to del pro­duc­to por año por los pró­xi­mos tres años. Es­to re­pre­sen­ta al­go más de dos ve­ces el pro­me­dio de los paí­ses más ac­ti­vos de la re­gión.

-¿Vol­ve­ría a emi­tir un bono a 100 años?

Yo ten­go que ha­cer lo que es mejor para el país. El fi­nan­cia­mien­to es un te­ma de­ma­sia­do im­por­tan­te como para su­bor­di­nar­lo a las chi­ca­nas po­lí­ti­cas. A un año de ha­ber ter­mi­na­do con el de­fault del go­bierno an­te­rior, nos he­mos fi­nan­cian­do a una ta­sa me­nor de lo que fue la ta­sa pro­me­dio de Es­ta­dos Uni­dos en los úl­ti­mos 40 años, pre cri­sis del 2009. En­ton­ces, no hay que ser zon­zo ni per­der la pers­pec­ti­va. Ya nos he­mos per­di­do más de 10 años de ta­sas ca­si en ce­ro en el mun­do que po­drían ha­ber cam­bia­do la historia del país, gen­ti­le­za de la ex pre­si­den­te y su mio­pía.

-¿En qué lap­so la Ar­gen­ti­na po­dría ser in­vest­ment gra­de?

Son pro­ce­sos que lle­van tiem­po. Ve­ni­mos de dé­ca­das de ha­cer las cosas muy mal. Su­ma­do a un ni­vel de co­rrup­ción sin pre­ce­den­te. Pe­ro de al­go es­toy se­gu­ro. Ca­da año va­mos a es­tar mejor. Y va­mos a tor­cer fi­nal­men­te la historia.

Op­ti­mis­ta. “La eco­no­mía cre­ce a buen rit­mo, se es­tan crean­do nue­vos em­pleos, la in­fla­ción ba­ja y hay cré­di­tos para fa­mi­lias”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.