Una ba­ta­lla por $ 167.000 mi­llo­nes

Clarin - - EL PAIS - Al­ca­dio Oña ao­na@cla­rin.com

Pron­to, an­tes in­clu­so de lo que el ma­cris­mo es­pe­ra­ba, arran­ca­rán los pri­me­ros apres­tos de una ba­ta­lla que has­ta pue­de in­va­dir el cam­po de la re­for­ma tri­bu­ta­ria. Ya en pleno en­vión, di­cen cer­ca de uno de los go­ber­na­do­res del nú­cleo fuer­te: “Pen­sa­mos ir a fon­do con nues­tros plan­teos y des­ple­gar­los en todos los te­rre­nos”.

¿Y cual se­ría el pro­ble­ma que pa­re­ce ave­ci­nar­se, si la re­for­ma tri­bu­ta­ria aún lu­ce ver­de? El pro­ble­ma se lla­ma im­pues­to al che­que o, más pre­ci­sa­men­te, que en el Pre­su­pues­to de 2008 que aca­ba de gi­rar a Dipu­tados el Po­der Eje­cu­ti­vo avan­za en dos di­rec­cio­nes. Una im­plí­ci­ta da por he­cho la pró­rro­ga de la ley que ven­ce a fin de año y la otra da por he­cho, tam­bién, que se man­ten­drá el reparto de la re­cau­da­ción tal cual es­tá hoy.

La campana de lar­ga­da so­nó jus­to ahí, en una dis­tri­bu­ción de los fon­dos no­to­ria­men­te de­sigual. Se­gún los nú­me­ros in­clui­dos en el Pre­su­pues­to y ava­la­dos por la Ca­sa Ro­sa­da, en­tre los pro­pios y los que agre­ga la ANSeS el go­bierno cen­tral se­gui­ría que­dán­do­se con el 83% de los in­gre­sos y a todas las pro­vin­cias jun­tas se­gui­ría to­cán­do­les ape­nas un 13%.

Tra­du­ci­da a pla­ta, como mejor se apre­cian cier­tas cosas, la diferencia can­ta $ 167.221 mi

llo­nes con­tra $ 34.516 mi­llo­nes. Cla­rí­si­mo: una ci­fra ca­si quin­tu­pli­ca a la otra.

Eso sig­ni­fi­ca, ade­más, con­ser­var in­tac­to un mo­de­lo vi­gen­te ha­ce ya 16 años, desde que Domingo Ca­va­llo ins­ta­ló el gra­va­men du­ran­te la emer­gen­cia eco­nó­mi­ca de 2001. La emer­gen­cia con­ti­núa en pie, aun­que só­lo en los pa­pe­les, y na­da fue al­te­ra­do en la dé­ca­da lar­ga de kirch­ne­ris­mo, ni si­quie­ra se ad­mi­tió re­sig­nar un pe­so: por allí, todo o ca­si todo siem­pre a la ca­ja del po­der cen­tral.

Pe­ro exis­te una es­ti­ma­ción aún más de­sigual. “Los por­cen­ta­jes son, en reali­dad, 90% para la Na­ción y 10% para las pro­vin­cias”, di­ce Na­din Ar­ga­ña­raz, di­rec­tor del Ia­raf, un ins­ti­tu­to es­pe­cia­li­za­do en el aná­li­sis de las cuen­tas fis­ca­les. Ar­ga­ña­raz le res­ta al total la ta­ja­da del im­pues­to al che­que se pa­ga a cuen­ta de otros im­pues­tos y que, di­ce, en mu­chas pro­vin­cias “no ad­vier­ten”.

De pró­rro­ga en pró­rro­ga, aho­ra el gra­va­men se­rá ex­ten­di­do nue­va­men­te. Y ahí nin­gún di­sen­so sino acuer­do pleno: no es el ca­so de an­dar per­dien­do pla­ta cuan­do en los pre­su­pues­tos rei­na el dé­fi­cit. Po­co im­por­ta que todos re­co­noz­can que es un mal ins­tru­men­to, pues ade­más de en­ca­de­nar dis­tor­sio­nes del co­mien­zo al fin, fo­men­ta eco­no­mía en ne­gro.

La pregunta si­guien­te es: ¿por qué puer­ta en­tra­ría al de­ba­te la re­for­ma tri­bu­ta­ria? Primera y prin­ci­pal, por la del gru­po gran­de de go­ber­na­do­res re­suel­tos a pe­lear el reparto de la tor­ta. Apun­tan a un ob­je­ti­vo si se quie­re de má­xi­ma: al­go cer­cano al 50-50%.

Cru­za­da va la se­gun­da par­te del de­ba­te tri­bu­ta­rio en cier­nes. Y pega so­bre los cam­bios que el Go­bierno pro­mue­ve en In­gre­sos Bru

tos (IB), por le­jos la prin­ci­pal fuen­te de re­cur­sos pro­pios de los fis­cos del in­te­rior.

Para que se en­tien­da mejor cuán­to se jue­ga esta vez, en pro­vin­cias como San­ta Cruz, Mi­sio­nes, Chu­but y Neu­quén, IB lle­ga a re­pre­sen­tar el 94% de su re­cau­da­ción. Y aun­que los por­cen­ta­jes sean in­fe­rio­res, el vo­lu­men de fon­dos in­vo­lu­cra­dos es enor­me en otras, co- mo San­ta Fe, Cór­do­ba, Bue­nos Ai­res y la Ciudad Au­tó­no­ma. Por eso, ce­der, así no sea ce­der de­ma­sia­do, im­pli­ca para todas un cos­to con­si­de­ra­ble. (Ver in­fo­gra­fía).

“No­so­tros es­ta­mos dis­pues­tos a aflo­jar, pe­ro tam­bién de­be aflo­jar el ma­cris­mo”, di­ce un go­ber­na­dor en­tre fle­xi­ble y fle­xi­ble has­ta ahí no­más. Aflo­jar lle­va un nom­bre di­fí­cil, ca­si des­co­no­ci­do fue­ra del mun­di­llo de los ex­per­tos: “In­gre­sos Bru­tos ex­tra­ña ju­ris­dic­ción”. Tra­du­ci­do,

es la alí­cuo­ta di­fe­ren­cial -ma­yor o bas­tan­te ma­yor- que las pro­vin­cias les co­bran a em­pre­sas que ope­ran en sus te­rri­to­rios pe­ro tie­nen asien­to en otras pro­vin­cias. Al­go se­me­jan­te a adua­nas in­ter­nas y más que se­me­jan­te, sen­ci­lla­men­te do­ble im­po­si­ción: pa­gan en un lado y tam­bién en el otro.

Ge­ne­ra­li­za­do sal­vo en San­tia­go del Es­te­ro, San Juan y For­mo­sa, el sis­te­ma bus­ca cap­tu­rar ren­tas que las ex­tra­te­rri­to­ria­les ob­tie­nen en lu­ga­res aje­nos al de sus se­des. Se­gún los es­pe­cia­lis­tas, “un ver­da­de­ro e in­sos­te­ni­ble en­gen­dro o la ley de la sel­va”.

La pro­pues­ta de los go­ber­na­do­res con­sis­ti­ría, en­ton­ces, en eli­mi­nar la ex­tra­ña ju­ris­dic

ción para las in­dus­trias. Tam­po­co es la na­da mis­ma: en el pro­me­dio pro­vin­cial, esa al­ter­na­ti­va im­pli­ca­ría re­sig­nar un 10% de la re­cau­da­ción por In­gre­sos Bru­tos.

Da­tos del Ia­raf per­mi­ten co­no­cer có­mo fue cre­cien­do ese fi­lón y la mag­ni­tud que ha ad­qui­ri­do. Igual a una lo­co­mo­to­ra, en do­ce años la car­ga so­bre las in­dus­trias subió 281% en Cór­do­ba; 167% en Neu­quén; 150% en Tu­cu­mán y 133% en Men­do­za. A su ma­ne­ra co­rrie­ron, por ejem­plo, Bue­nos Ai­res y San­ta Fe, con 105 y 43% res­pec­ti­va­men­te.

Eli­mi­nar la ex­tra­ña ju­ris­dic­ción in­dus­trial equi­va­le a em­pa­re­jar y achi­car pre­sión fis­cal y en cier­to sen­ti­do a es­ti­mu­lar ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas e in­ver­sio­nes pro­duc­ti­vas. Hay pro­vin­cias en las que la alí­cuo­ta di­fe­ren­cial

tri­pli­ca y has­ta cua­dru­pli­ca a la que ri­ge para las fir­mas ra­di­ca­das en sus te­rri­to­rios.

Cla­ro que la con­tra­par­ti­da de per­der di­ne­ro aquí es re­cu­pe­rar­lo a tra­vés de la re­dis­tri­bu­ción del che­que. Muy li­ga­do al mo­vi­mien­to de la eco­no­mía, la re­cau­da­ción subió 36,5% en agos­to y pro­me­te se­guir con la tendencia.

Un can­tar di­fe­ren­te ha­bría si el Go­bierno pre­ten­de ir por una re­ba­ja a la ta­sa general de In­gre­sos Bru­tos. Que en­ci­ma tie­ne la ven­ta­ja de ser un im­pues­to “in­vi­si­ble”, por­que los ajus­tes me­ten mu­cho me­nos ba­ti­fon­do que cuan­do sa­cu­den a los im­pues­tos di­rec­tos.

Así pue­de en­ten­der­se que desde 2001 el im­pac­to del in­mo­bi­lia­rio so­bre la re­cau­da­ción pro­vin­cial pro­me­dio ha­ya ba­ja­do del 17% a un muy mo­des­to 7%. De au­men­to en au­men­to, la par­ti­ci­pa­ción de In­gre­sos Bru­tos sal­tó del 57 al 75%.

Es­tá a la vis­ta por don­de se mi­re que to­car un re­sor­te es to­car va­rios re­sor­tes a la vez. Y tam­bién pi­sar te­rreno de la re­for­ma tri­bu­ta­ria, aun­que la apli­ca­ción del cam­bio o, mejor di­cho, del cam­bio por eta­pas, es­pe­ra­rá a 2019. Acuer­do con los go­ber­na­do­res me­dian­te, desde lue­go.

Só­lo fal­ta agre­gar al reparto de las car­gas y al to­ma y da­ca Na­ción-pro­vin­cias na­da me­nos que el Fon­do del Co­n­ur­bano, o sea, la de­man­da de Bue­nos Ai­res para re­cu­pe­rar la mon­ta­ña de in­gre­sos per­di­dos a ma­nos del res­to de las ju­ris­dic­cio­nes. Es otro ca­pí­tu­lo de la se­rie pró­xi­mo a apa­re­cer.

Hay con todo una pul­sea­da du­ra y se­gu­ra

en el mis­mí­si­mo post-oc­tu­bre. Ten­drá lu­gar en el Con­gre­so y en­fren­ta­rá al ofi­cia­lis­mo con la opo­si­ción y, so­bre todo, con los se­na­do­res alia­dos de los go­ber­na­do­res. En prin­ci­pio, el me­nú di­ce che­que y lo que el che­que lle­va a la ras­tra, más cier­tos ar­tícu­los po­lé­mi­cos del Pre­su­pues­to 2018. Y el es­ce­na­rio, un Cam­bie­mos en mi­no­ría y for­za­do a en­fras­car­se en ne­go­cia­cio­nes po­lí­ti­cas.

Más que es­pec­ta­do­res, se­rán ac­to­res cen­tra­les del ti­ro­neo los miem­bros de la Co­mi­sión Bi­ca­me­ral en­car­ga­da de ana­li­zar y con­sen­suar la re­for­ma tri­bu­ta­ria. Ahí allí 15 dipu­tados y 15 se­na­do­res re­par­ti­dos por par­tes igua­les en­tre ofi­cia­lis­tas y opo­si­to­res.

“Se­rá el de­ba­te más im­por­tan­te de los úl­ti­mos vein­te años”, pro­nos­ti­có el dipu­tado del PRO Lu­ciano Las­pi­na el día que asu­mió la je­fa­tu­ra de la Bi­ca­me­ral. Co­rri­gien­do los tiem­pos ver­ba­les, po­dría afir­mar­se que ya es un de­ba­te im­por­tan­te: el que va to­man­do for­ma y pro­me­te sa­car chispas en el Con­gre­so.

PE­DRO LAZARO FER­NAN­DEZ

Dis­pues­tos a dar pe­lea. Go­ber­na­do­res y vi­ce­go­ber­na­do­res, 21 en total, ha­ce po­cos días en la Ca­sa de San Juan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.