Lu­ces y som­bras de la eco­no­mía ale­ma­na en el cie­rre de la cam­pa­ña

Elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas. La glo­ba­li­za­ción cam­bió al país. El nor­te su­fre un de­cli­ve en be­ne­fi­cio del sur, aho­ra con un ma­yor PBI. Eso in­ci­di­rá en el vo­to para el domingo.

Clarin - - EL MUNDO - Ara­ce­li Vi­ce­con­te

Joa­chim Her­mann es enor­me y lle­va el apo­do de “she­riff ne­gro” por sus po­si­cio­nes con­ser­va­do­ras. Los se­gui­do­res del can­di­da­to de la Unión So­cial­cris­tia­na (CSU), ac­tual mi­nis­tro del In­te­rior de Ba­vie­ra, se po­nen som­bre­ros de cow­boy con es­tre­lla, to­man cer­ve­za en ja­rras de li­tro e in­clu­so se vis­ten con los fol­cló­ri­cos pan­ta­lo­nes de cue­ro, los “Le­der­ho­sen”.

La pa­tria y la tra­di­ción no son par­te de la iden­ti­dad de esta re­gión ma­yor­men­te ca­tó­li­ca del sur de Ale­ma­nia solo para la cam­pa­ña elec­to­ral con vis­ta a los co­mi­cios le­gis­la­ti­vos del pró­xi­mo domingo. Ba­vie­ra y el res­to de los es­ta­dos su­re­ños van tam­bién a la ca­be­za del desa­rro­llo eco­nó­mi­co ale­mán, de la di­gi­ta­li­za­ción y la al­ta tec­no­lo­gía, al pun­to de ha­ber re­le­ga­do al an­ti­guo nor­te in­dus­trial.

Al­gu­nos eco­no­mis­tas ha­blan in­clu­so de una Ale­ma­nia de dos ve­lo­ci­da­des. Ade­más de ser se­des de la in­dus­tria au­to­mo­triz, re­gio­nes como la con­ser­va­do­ra Ba­vie­ra o Ba­den-Würt­tem­berg, con un go­bierno ver­de, con­cen­tran los avan­ces en in­ter­net de la lla­ma­da “cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial”, la de la in­dus­tria 4.0 y los bio y na­no­pro­ce­sos tec­no­ló­gi­cos. Los su­re­ños tie­nen una pro­duc­ti­vi­dad y un PBI per ca­pi­ta su­pe­rior al pro­me­dio ale­mán y eu­ro­peo. “Ba­vie­ra re­vien­ta de éxi­to”, se re­go­dea el pre­mier re­gio- nal, Horst Seeho­fer, de la con­ser­va­do­ra CSU, “her­ma­na”de la Unión Cris­tia­no­de­mó­cra­ta (CDU) de Mer­kel.

Mien­tras tu­ris­tas y lo­ca­les con­su­men mi­llo­nes de li­tros de cer­ve­za y to­ne­la­das de sal­chi­chas en la Ok­to­ber­fest de Mu­nich, en Ba­vie­ra con­vi­ven la agri­cul­tu­ra, las em­pre­sas pe­que­ñas y me­dia­nas, los ser­vi­cios y los gran­des ju­ga­do­res glo­ba­les como Adi­das, Allianz, Au­di, BMW, Air­bus y Sie­mens. Fuer­te ex­por­ta­dor, el es­ta­do li­bre de Ba­vie­ra (tal el nom­bre ofi­cial de la re­gión) tie­ne desde 2013 re­pre­sen­ta­ción en Su­da­mé­ri­ca, con ofi­ci­na en Ar­gen­ti­na.

En cam­bio, desde fi­na­les de los 90 su­fren un len­to de­cli­ve re­gio­nes del no­roes­te con un gran pe­so eco­nó­mi- co como Re­na­nia del Nor­te-West­fa­lia, con un PBI de 670 mil mi­llo­nes de eu­ros, su­pe­rior al de Ar­gen­ti­na, Bélgica o Aus­tria. La in­dus­tria pe­sa­da, con sec­to­res con una fuer­te com­pe­ten­cia como la ma­qui­na­ria, pier­den re­le­van­cia en el mun­do glo­ba­li­za­do. Al­gu­nas zo­nas ya su­frie­ron el cie­rre de las mi­nas de car­bón y tu­vie­ron que re­con­ver­tir­se a los ser­vi­cios.

“No es ver­dad que Ale­ma­nia sea un lu­gar don­de todos es­ta­mos bien, como di­ce la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel”, co­men­ta una so­cial­de­mó­cra­ta en Duis­burg, Re­na­nia del Nor­te-West­fa­lia. Alu­de al es­lo­gan de cam­pa­ña de Mer­kel, quien mar­cha fa­vo­ri­ta en los son­deos con 15 pun­tos pro­me­dio de ven­ta­ja para ga­nar un cuar­to pe­río- do al fren­te del go­bierno: “Una Ale­ma­nia don­de vi­vi­mos bien y a gus­to”, un men­sa­je de con­ti­nui­dad. “Todos ha­ce­mos un gran esfuerzo pa­gan­do el im­pues­to so­li­da­rio (una ta­sa a la reuni­fi­ca­ción), pe­ro acá la in­fra­es­truc­tu­ra, las ru­tas, es­tán en muy mal es­ta­do”, co­men­ta­ba otro “de­sen­can­ta­do” al se­ma­na­rio Die Zeit.

Eco­no­mis­tas como Cars­ten Br­zes­ki, de ING Di­ba, ci­ta­do por el dia­rio Die Welt, aler­tan de que las an­ti­guas zo­nas in­dus­tria­les con pro­ce­sos de pro­duc­ción me­nos efi­cien­tes po­drían con­ver­tir­se en una es­pe­cie de “rust belt”, o cin­tu­rón oxi­da­do, como los rin­co­nes de Es­ta­dos Uni­dos don­de Do­nald Trump hi­zo ba­se para acu­mu­lar vo­tos. Son re­gio­nes que to­da­vía “es­tán bus­can­do un mo­de­lo eco­nó­mi­co” que les de ga­nan­cias.

Se­gún un es­tu­dio del Ins­ti­tu­to de la Eco­no­mía de Co­lo­nia, es en es­tas zo­nas “po­sin­dus­tria­les” don­de exis­te el ma­yor ries­go de po­bre­za, con has­ta un 28% de la po­bla­ción en pe­li­gro de no po­der ad­qui­rir pro­duc­tos bá­si­cos. En todo el país, se­gún da­tos del in­for­me so­bre ri­que­za y po­bre­za del go­bierno ale­mán, hay unos ocho mi­llo­nes de per­so­nas en ries­go, so­bre una po­bla­ción de 80 mi­llo­nes.

Ade­más, la diferencia de in­gre­sos se agu­di­za desde ha­ce dé­ca­das: mien­tras en la cús­pi­de de la pi­rá­mi­de cre­ce, el sa­la­rio real es, de la mi­tad para aba­jo, in­clu­so más ba­jo que en 1995. Es­to po­dría ser fru­to del ca­da vez más am­plio sec­tor de em­pleo pre­ca­rio, con con­tra­tos tem­po­ra­les, tra­ba­jos sub­si­dia­dos y sub­con­tra­ta­cio­nes.

Ale­ma­nia es uno de los paí­ses eu­ro­peos más ri­cos pe­ro con el ma­yor sec­tor de sa­la­rios ba­jos: al­re­de­dor del 20% de la fuer­za la­bo­ral co­bra me­nos de diez eu­ros bru­to la ho­ra, o 1900 eu­ros bru­tos al mes por un tra­ba­jo a tiem­po com­ple­to, lo que qui­tan­do ta­sas e im­pues­tos pue­de que­dar en la mi­tad. Ade­más, al­re­de­dor del 50% no tie­ne ca­sa pro­pia, y el au­men­to de los al­qui­le­res en las ciu­da­des es cons­tan­te desde ha­ce dos dé­ca­das, lo que co­rroe el po­der ad­qui­si­ti­vo. Se­gún un re­cien­te es­tu­dio del Cré­dit Suis­se, Ale­ma­nia tie­ne ade­más una dis­tri­bu­ción de la ri­que­za que la ubi­ca cer­ca de la Ar­gen­ti­na o de Ma­rrue­cos, con un coe­fi­cien­te de Gi­ni de 0,79.

Pe­ro mien­tras unas re­gio­nes de­caen, flo­re­cen las ciu­da­des como Frank­furt, cen­tro de las fi­nan­zas, o Ber­lín. La ca­pi­tal fue la re­gión que más cre­ció en 2016, so­bre todo por el boom de cons­truc­ción. Aun­que el 70% de los ale­ma­nes aún vi­ve en ciu­da­des de me­nos de cien mil ha­bi­tan­tes, pa­re­cen ser los gran­des cen­tros los que mejor sa­len pa­ra­dos de la pro­fun­da trans­for­ma­ción que vie­ne su­frien­do la eco­no­mía ger­ma­na.

AFP

Pro­se­li­tis­mo. Dos re­fu­gia­das si­rias se sa­can una selfie con An­ge­la Mer­kel. La can­ci­ller lle­va al me­nos 15 pun­tos de ven­ta­ja en los son­deos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.