El em­pleo en ne­gro a dos re­fu­gia­das com­pli­ca a una can­di­da­ta neo­na­zi

Clarin - - EL MUNDO - BER­LÍN. EFE Y DPA

La cam­pa­ña elec­to­ral para las le­gis­la­ti­vas ale­ma­nas hi­cie­ron sur­gir las es­can­da­lo­sas con­tra­dic­cio­nes de al­gu­nos re­pre­sen­tan­tes de la ul­tra­de­re­cha, como es el ca­so de Ali­ce Wei­del, la can­di­da­ta de la neo­na­zi “Al­ter- na­ti­va para Ale­ma­nia”. La di­ri­gen­te, que ex­pre­sa cons­tan­te­men­te su re­cha­zo a la in­mi­gra­ción, te­nía como em­plea­das do­més­ti­cas a dos mu­je­res si­rias a la que no de­cla­ró.

Wei­del ya ha­bía es­ta­do en me­dio de la po­lé­mi­ca cuan­do se di­fun­die­ron mails su­yos en los que ca­li­fi­ca­ba de “cer­dos” a los miem­bros del go­bierno de An­ge­la Mer­kel, y alu­día en tér­mi­nos ra­cis­tas a ára­bes y gi­ta­nos.

Se­gún la re­vis­ta Die Zeit, Wei­del, ase­so­ra em­pre­sa­rial de 38 años, no vi­ve en Ale­ma­nia a la que di­ce de­fen­der sino en Biel, Sui­za, ale­gan­do “ra­zo­nes de se­gu­ri­dad”. De acuer­do al se-

ma­na­rio, dos mu­je­res si­rias ha­brían tra­ba­ja­do lim­pian­do esa re­si­den­cia en­tre 2015 y 2016. Pri­me­ro fue una es­tu­dian­te de cien­cias is­lá­mi­cas y des­pués una so­li­ci­tan­te de asi­lo. A am­bas les pa­ga­ba en efec­ti­vo, en mano, y las mu­je­res no te­nían con­tra­to ni pre­sen­ta­ban fac­tu­ra.

El par­ti­do sa­lió rá­pi­da­men­te a cru­zar a Die Zeit. “Ali­ce Wei­del no ha em­plea­do en nin­gún mo­men­to a un so­li­ci­tan­te de asi­lo, nin­guno ha tra­ba­ja­do para ella ni le ha pa­ga­do un sa­la­rio”, ase­gu­ró AfD tras di­fun­dir­se la no­ti­cia.

En su in­ten­to por de­fen­der a Wei­del, el par­ti­do se­ña­ló que em­plear a una es­tu­dian­te y pa­gar­le en efec­ti­vo es al­go “to­tal­men­te le­gal” ba­jo la nor­ma­ti­va le­gal sui­za, se­gún la cual las em­plea­das del ho­gar só­lo es­tán obli­ga­das a re­gis­trar­se y de­cla­rar cuan­do su sa­la­rio anual su­pera los 750 fran­cos.

“Es cier­to que nues­tra clien­te tie­ne una re­la­ción de amis­tad con una so­li­ci­tan­te de asi­lo de Si­ria, cer­ca­na a ella. Esta so­li­ci­tan­te de asi­lo ha es­ta­do, como ami­ga de nues­tra clien­ta, in­vi­ta­da en su ca­sa. Pe­ro que fue­ra con­tra­ta­da por nues­tra clien­ta, que tra­ba­ja­ra como em­plea­da para ella o que re­ci­bie­ra un sa­la­rio es fal­so”, pun­tua­li­zó el par­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.