Un pri­mer ro­ce en­tre el Pa­pa y su an­te­ce­sor agi­ta al Va­ti­cano

Cho­que. Be­ne­dic­to XVI de­fen­dió en pú­bli­co al car­de­nal afri­cano Ro­bert Sa­rah. Es­te pre­la­do li­de­ra el ala más con­ser­va­do­ra que com­ba­te la re­no­va­ción de Ber­go­glio.

Clarin - - EL MUNDO - Ju­lio Al­ga­ña­raz jal­ga­na­raz@cla­rin.com

Por primera vez en es­tos ca­si cin­co años de de­li­ca­da e iné­di­ta con­vi­ven­cia en­tre un Pa­pa emé­ri­to y su su­ce­sor al fren­te de la Igle­sia, se han en­fren­ta­do Fran­cis­co y Be­ne­dic­to XVI, Jo­seph Rat­zin­ger, en el te­ma que los con­ser­va­do­res agi­tan “in cres­cen­do” para des­es­ta­bi­li­zar al pon­tí­fi­ce ar­gen­tino: la li­tur­gia. Pie­dra del es­cán­da­lo es el car­de­nal afri­cano Ro­bert Sa­rah, pre­fec­to para el Cul­to, que ha te­ni­do va­rios cho­ques con Fran­cis­co, que le re­cha­zó abier­ta­men­te sus de­ci­sio­nes para vol­ver a la mi­sa en la­tín que fue re­for­ma­da pro­fun­da­men­te por el Con­ci­lio Va­ti­cano II y Pa­blo VI.

Sa­rah, car­de­nal de Guinea y hom­bre de gran in­fluen­cia en la igle­sia afri­ca­na, es con­si­de­ra­do el ac­tual ca­po de la cons­pi­ra­ción tra­di­cio­na­lis­ta, cu­yo lí­der era el car­de­nal Ge­rard Mue­ller has­ta que ha­ce unos meses fue qui­ta­do de su es­tra­té­gi­co car­go de guar­dián de la or­to­do­xia por Jorge Ber­go­glio, que no le re­no­vó el man­da­to como pre­fec­to de la Doc­tri­na de la Fe, el ex San­to Ofi­cio (a la vez ex In- qui­si­ción).

De­trás de la fi­gu­ra del car­de­nal Sa­rah se agru­pan los ul­tra­mon­ta­nos que quie­ren es­te­ri­li­zar los cam­bios pas­to­ra­les y de equi­li­brios de fuer­za que aus­pi­cia Fran­cis­co, con su vo­ca­ción por una Igle­sia de los po­bres y para los po­bres, abier­ta e in­clu­si­va. Que in­clu­ye tam­bién aper­tu­ras his­tó­ri­cas, una de las cua­les, el per­mi­so que pue­den dar los obispos a los ca­tó­li­cos vuel­tos a ca­sar para re­cu­pe­rar los sa­cra­men­tos per­di­dos.

Ais­la­do com­ple­ta­men­te por el Pa­pa ar­gen­tino, que nom­bró en torno a Sa­rah co­la­bo­ra­do­res de ta­lan­te pro­gre­sis­ta, el car­de­nal afri­cano vuel­ve al cam­po con todos los ho­no­res con el pró­lo­go a su li­bro “La fuer­za del si­len­cio” es­cri­to por el Pa­pa emé­ri­to, quien de­cla­ró que “con el car­de­nal Sa­rah la li­tur­gia es­tá en bue­nas ma­nos”. Es una abier­ta de­cla­ra­ción de es­ti­ma que re­pre­sen­ta una crí­ti­ca

abier­ta a su su­ce­sor, con quien Rat­zin­ger siem­pre ha man­te­ni­do muy bue­nas re­la­cio­nes, ba­sa­das en su con­ti­nua in­sis­ten­cia en afir­mar que como Pa­pa emé­ri­to no se me­te en los pro­ble­mas de la Igle­sia y el Pa­pa­do.

En una con­fe­ren­cia que dio en Lon­dres, el car­de­nal Sa­rah lan­zó una cru­za­da para vol­ver a la mi­sa tri­den­ti­na que abo­lie­ron el Con­ci­lio Va­ti­cano y el Pa­pa Pa­blo VI, con una re­for­ma que mo­der­ni­zó la li­tur­gia ca­tó­li­ca en todo el mun­do, con el apo­yo ul­tra­ma­yo­ri­ta­rio de los fie­les. En lo esen­cial, por esa re­for­ma, el sa­cer­do­te ya no ce­le­bra mi­sa dan­do la es­pal­da a la asam­blea y mi­ran­do “ad orien­tem”, sino de fren­te a la fe­li­gre­sía. Las len­guas na­cio­na­les fue­ron in­cor­po­ra­das a la li­tur­gia, al igual que la par­ti­ci­pa­ción del Pue­blo de Dios, in­clu­so con mú­si­ca y can­tos ver­nácu­los.

En dos o tres oca­sio­nes, el car­de­nal Sa­rah de­bió ser abier­ta­men­te co­rre­gi­do por el Pa­pa Fran­cis­co, quien de­fen­dió la re­for­ma li­túr­gi­ca y ad­vir­tió que como je­fe ab­so­lu­to de la Igle­sia iba a man­te­ner el ca­rác­ter irre­ver­si­ble de los cam­bios pro­fun­dos que aus­pi­ció el Con­ci­lio Va­ti­cano II.

En su pró­lo­go al li­bro “La fuer­za del si­len­cio”, Be­ne­dic­to XVI de­fi­ne a Sa­rah como “un maes­tro es­pi­ri­tual” en unión in­te­rior pro­fun­da con Dios. Es­tos y otros elo­gios con­tras­tan con la con­flic­ti­va re­la­ción de Sa­rah con el Pa­pa Fran­cis­co.

El ex car­de­nal Jo­seph Rat­zin­ger, guar­dián de la or­to­do­xia en el lar­go pon­ti­fi­ca­do de Juan Pa­blo II, ela­bo­ró du­ran­te su pa­pa­do, en­tre 2005 y fe­bre­ro de 2013, la “re­for­ma de las re­for­mas”, que res­ta­ble­ció la li­tur­gia de la mi­sa tra­di­cio­nal en la­tín y con los ri- tos an­ti­guos, aun­que sin ata­car la re­for­ma del Con­ci­lio y Pa­pa Pa­blo VI.

Las po­si­cio­nes con­ser­va­do­ras y ul­tras de Rat­zin­ger desata­ron una fuer­te con­tes­ta­ción du­ran­te su pon­ti­fi­ca­do, que mu­chos con­si­de­ran fra­ca­sa­do. El Pa­pa ale­mán le­van­tó la ex­co­mu­nión de cua­tro obispos del gru­po cis­má­ti­co de los Le­gio­na­rios de Cris­to, en­tre ellos del neo­na­zi in­glés Ri­chard Wi­lliam­son, quien has­ta hoy sos­tie­ne que el Ho­lo­caus­to (la Shoah) de seis mi­llo­nes de ju­díos en los campos de con­cen­tra­ción na­zi no exis­tió y que tam­po­co hay prue­bas del uso ma­si­vo de las cá­ma­ras de gas.

Jun­to con el caos en que se en­con­tra­ba la Cu­ria Ro­ma­na y las fi­nan­zas va­ti­ca­nas, es­tos fue­ron al­gu­nos de los pun­tos crí­ti­cos que lle­va­ron a Rat­zin­ger a anun­ciar su di­mi­sión el 11 de fe­bre­ro de 2013.

Mu­chos con­ser­va­do­res, que lu­chan desde el co­mien­zo del pon­ti­fi­ca­do del Pa­pa ar­gen­tino para im­pe­dir­le que lle­ve a ca­bo las re­for­mas en la Igle­sia, siem­pre bus­ca­ron en la fi­gu­ra de Be­ne­dic­to XVI el es­cu­do pres­ti­gio­so para lle­var ade­lan­te la ba­ta­lla con­tra Ber­go­glio. Pe­ro Rat­zin­ger se ne­gó a se­guir a los cons­pi­ra­do­res.

De allí la im­por­tan­cia ex­tre­ma de es­te pri­mer ges­to que rom­pe con la con­vi­ven­cia en­tre el pri­mer Pa­pa emé­ri­to de la historia y el pon­tí­fi­ce obis­po de Ro­ma, que con­cen­tra el po­der ab­so­lu­to en la Igle­sia. No abre una

gue­rra en­tre pa­pas, pe­ro ha­ce so­nar las alar­mas de quie­nes es­pe­ran nuevas ac­cio­nes de la cons­pi­ra­cion ul­tra­con­ser­va­do­ra con­tra Ber­go­glio.

Todos los per­so­na­jes del ala más con­ser­va­do­ra de la Igle­sia par­ti­ci­pa­ron esta se­ma­na de un se­mi­na­rio y una pe­re­gri­na­ción a la Ba­sí­li­ca Va­ti­ca­na. Mo­ti­vo, el dé­ci­mo aniver­sa­rio del “mo­tu pro­prio” Sum­mo­rum Pun­ti­fi­cum con el que Be­ne­dic­to XVI re­in­tro­du­jo la mi­sa pre­con­ci­liar. Fue una es­pe­cie de con­gre­so de los ul­tra­mon­ta­nos, con el car­de­nal Sa­rah y el ex guar­dián de la or­to­do­xia, Mue­ller, como prin­ci­pa­les ora­do­res.

Jun­tos. El car­de­nal Ro­bert Sa­rah, pre­fec­to para el Cul­to, con el Pa­pa emé­ri­to Be­ne­dic­to XVI. El re­li­gio­so afri­cano es con­si­de­ra­do el je­fe de la “cons­pi­ra­ción tra­di­cio­na­lis­ta” en la Igle­sia.

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.