Más de 700 al­cal­des ca­ta­la­nes desafían a Ma­drid y res­pal­dan el re­fe­rén­dum

Se nie­gan a cum­plir la or­den ju­di­cial de no ce­der es­pa­cios para la vo­ta­ción. El pre­si­den­te Puig­de­mont los re­ci­bió.

Clarin - - EL MUNDO - Juan Car­los Al­ga­ña­raz jcal­ga­na­raz@cla­rin.com

Agi­tan­do sus bas­to­nes de man­do, y co­rean­do “In­de­pen­den­cia”, “Que­re­mos vo­tar” y “No te­ne­mos mie­do”, 712 al­cal­des ca­ta­la­nes que se nie­gan a cum­plir la or­den ju­di­cial de no ce­der es­pa­cios mu­ni­ci­pa­les en el re­fe­rén­dum de­cla­ra­do ile­gal, se reunie­ron ayer en el pa­tio cen­tral de Mu­ni­ci­pa­li­dad de Bar­ce­lo­na.

Allí es­pe­ra­ron la lle­ga­da, en me­dio de una gran ova­ción, más con­sig­nas, y un rít­mi­co agi­tar de sus bas­to­nes, del pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat (go­bierno ca­ta­lán), Car­les Puig­de­mont, de la al­cal­de­sa de Ma­drid, Ada Co­lau, de­la ti­tu­lar del Par­la­men­to ca­ta­lán Car­me For­ca­dell y otras per­so­na­li­da­des se­pa­ra­tis­tas.

Co­lau, que acor­dó con Puig­de­mont la par­ti­ci­pa­ción del mu­ni­ci­pio de la ca­pi­tal ca­ta­la­na en el ple­bis­ci­to por la in­de­pen­den­cia de Es­pa­ña, reali­zó una enér­gi­ca de­fen­sa de los al­cal­des que han si­do ci­ta­dos por la fis­ca­lía es­pa­ño­la. Si no acu­den con sus abo­ga­dos al juz­ga­do de­be­rán ser con­du­ci­dos por los Mos­sos de Es­qua­dra (la po­li­cía ca­ta­la­na).

“Es­ta­mos aquí en una ima­gen inau­di­ta para la de­mo­cra­cia que ha­ce unas se­ma­nas no po­día­mos ima­gi­nar. Es­ta­mos aquí para de­nun­ciar esta si­tua­ción y que­re­mos de­nun­ciar­la”, di­jo Co­lau.

“En Ca­ta­lu­ña cree­mos en la de­mo- cra­cia y aquí no so­bra na­die. Ca­ta­lu­ña es un solo pue­blo, la li­ber­tad la de­fen­de­re­mos con uni­dad”, con­clu­yó.

El al­cal­de de Am­pos­ta, Adam To­mas; la de Ba­da­lo­na, Do­lors Sa­ba­té y la de Gi­ro­na, Mar­ta Ma­dre­nas, se han com­pro­me­ti­do pú­bli­ca­men­te para ase­gu­rar que el 1° de oc­tu­bre “se vo­ta­rá, por su­pues­to que se vo­ta­rá”. Sa­ba­té pre­ci­só que “a pe­sar de que no es el re­fe­rén­dum que Ca­ta­lu­ña se me­re­ce, es el úni­co que se pue­de ha­cer”.

A con­ti­nua­ción, Puig­de­mont, jun­to con el vi­ce­pre­si­den­te, Oriol Jun­que­ras, los in­vi­tó a acom­pa­ñar­los has­ta el Pa­la­cio de la Ge­ne­ra­li­tat.

En la Sala Gó­ti­ca, los re­gi­do­res cri­ti­ca­ron se­ve­ra­men­te las ac­ti­tu­des “an­ti­de­mo­crá­ti­cas pro­pias del au­to­ri­ta­ris­mo” por par­te del go­bierno de Mariano Ra­joy. El vi­ce­pre­si­den­te Jun­que­ras, lí­der de Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na, in­sis­tió en que los al­cal­des son “la pie­za cla­ve del re­fe­rén­dum”.

La al­cal­de­sa de Ber­ga, Montse Ven­tu­rós, de los ra­di­ca­les an­ti­sis­te­mas CUP, re­cor­dó al Es­ta­do que “nos en­con­tra­rán en todos los es­pa­cios de diá­lo­go excepto en se­des ju­di­cia­les”. Ma­tis Se­rra­cant, de Sa­ba­del, ase­gu­ró que “hay quin­ce días para re­cu­pe­rar la li­ber­tad”. Mar­ta Ma­dre­nas, de Gi­ro­na, com­pa­ró la ac­ción del Es­ta­do con el fa­mo­so gri­to “¡Quie­to todo el mun­do!”, del te­nien­te co­ro­nel Tejero en el golpe de Es­ta­do que pro­ta­go­ni­zó en fe­bre­ro de 1981.

Puig­de­mont clau­su­ró el ac­to, cri­ti­can­do du­ra­men­te la ac­ción del Es­ta­do. “Que­re­mos un país de hom­bres y mu­je­res li­bres, don­de la gen­te se pue­da ex­pre­sar con to­da li­ber­tad y no se cie­rren webs o no se alla­nen re­vis­tas por­que hay ar­tícu­los que no gus­tan a la au­to­ri­dad com­pe­ten­te”.

Du­ran­te la jor­na­da de ayer, arre­cia­ron las ope­ra­cio­nes de la Guar­dia Ci­vil y la Guar­dia Ur­ba­na (po­li­cía mu­ni­ci­pal ca­ta­la­na) que la apo­ya, para con­ti­nuar con­fis­can­do ma­te­rial so­bre el re­fe­rén­dum.

En el ba­rrio bar­ce­lo­nés de Po­ble Nou, los guar­dias alla­na­ron una am­plia plan­ta grá­fi­ca don­de se in­cau­ta­ron de cien mil car­te­les de pu­bli­ci­dad ile­gal de los se­pa­ra­tis­tas. Ope­ra­ti­vos si­mi­la­res se rea­li­za­ron en otras tres im­pren­tas bar­ce­lo­ne­sas.

Lo más im­por­tan­te tu­vo lu­gar ayer cuan­do la Guar­dia Ci­vil , se­gún in­for­mó, ha in­ter­ve­ni­do las plan­chas de im­pre­sión para con­fec­cio­nar la pro­pa­gan­da ins­ti­tu­cio­nal des­ti­na­da al re­fe­rén­dum. El mi­nis­tro del In­te­rior, Juan Ig­na­cio Zoi­do, acla­ró que las plan­chas, con las que se pue­den im­pri­mir mi­lla­res de car­te­les, in­cluían tan­to las fa­vo­ra­bles a la con­sul­ta ile­gal como a pe­dir el “Sí” a los vo­tan­tes.

La em­pre­sa grá­fi­ca fue alla­na­da en la lo­ca­li­dad de Be­sós y la ope­ra­ción “si­gue abier­ta”.

La Guar­dia Ur­ba­na de Bar­ce­lo­na, si­guien­do ins­truc­cio­nes de la fis­ca­lía, re­qui­só ma­te­rial ile­gal en va­rios ten­de­re­tes y ex­po­si­to­res de la Ciudad Con­dal. A un cuer­po de vo­lun­ta­rios en el Ba­rrio de San Tan­to­ní se le de­co­mi­sa­ron car­te­les y tríp­ti­cos para in­for­mar a los ciu­da­da­nos so­bre la con­sul­ta ile­gal. Ac­cio­nes si­mi­la­res se re­gis­tra­ron en los dis­tri­tos de Sant An­dreu y Gra­cia.

Los ra­di­ca­les an­ti­sis­te­mas de la CUP, que in­te­gran la ma­yo­ría ab­so­lu­ta se­ce­sio­nis­ta en el Par­la­men­to, de­nun­cia­ron que en Bar­be­rá del Va­llés la po­li­cía lo­cal y los Mos­sos de Es­qua­dra re­qui­sa­ron todo el ma­te­rial ex­pues­to e iden­ti­fi­ca­ron a los vo­lun­ta­rios que los ofre­cían al pú­bli­co.

AP

So­li­da­ri­dad. Una ma­si­va mar­cha en Bilbao, en el País Vas­co, ayer, para apo­yar la rea­li­za­ción del re­fe­rén­dum por la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.