La ex­tra­va­gan­te vi­da de Teo­do­rín, el hi­jo del dic­ta­dor de Guinea Ecua­to­rial

Po­der. Su pa­dre go­bier­na ha­ce 38 años, y él vi­ve en­tre el lu­jo y la os­ten­ta­ción en Pa­rís. Es­tá sien­do juz­ga­do. Te­nía sie­te Fe­rra­ri, cua­tro Mercedes, un Pors­che, una Ma­se­ra­ti, un Lam­borg­hi­ni, cin­co Bentley, cua­tro Roll­sRoy­ce, dos Bu­gat­ti y más de una do­cen

Clarin - - EL MUNDO - Da­niel Vit­tar dvit­tar@cla­rin.com

Su nom­bre com­ple­to es Teodoro Obiang Ngue­ma Man­gue, pe­ro todos lo co­no­cen como “Teo­do­rín”, el hi­jo del dic­ta­dor de Guinea Ecua­to­rial, esa pe­que­ña ex co­lo­nia es­pa­ño­la so­bre la cos­ta atlán­ti­ca afri­ca­na, que su­po ser epi­cen­tro de las ba­ses es­cla­vis­tas del si­glo XVIII.

Desde la ado­les­cen­cia Teo­do­ri­to lle­vó una vi­da sun­tuo­sa, lle­na de lu­jos. Pe­ro fue de adul­to que sus gus­tos se vol­vie­ron ex­tra­va­gan­tes y caprichosos. Di­dier, su ma­yor­do­mo en la os­ten­to­sa man­sión de Pa­rís, des­cri­be la vi­da que lle­va­ba es­te sin­gu­lar per­so­na­je de la po­lí­ti­ca afri­ca­na, sin su­ti­le­zas: “Al­cohol, pu­tas y dro­gas”.

Di­dier lo vio mo­ver­se en ese pa­la­ce­te de 4.500 me­tros cua­dra­dos y cin­co pi­sos so­bre la ave­ni­da Foch de la ca­pi­tal fran­ce­sa, por la que pa­gó 25 mi­llo­nes de eu­ros. Vio có­mo gas­ta­ba sin con­trol en jo­yas, re­lo­jes, obras de ar­te y au­tos ex­clu­si­vos, en­tre otras ex­tra­va­gan­cias. Tam­bién, se­gún de­cla­ró an­te la Jus­ti­cia, lo veía lle­gar de su país con va­li­jas di­plo­má­ti­cas re­ple­tas de di­ne­ro. Só­lo en la de­co­ra­ción del edi­fi­cio pa­gó 12 mi­llo­nes de eu­ros. Al pa­re­cer no es­ta­ba con­for­me con la or­na­men­ta­ción de esta cons­truc­ción de 1890, ubi­ca­da en uno de los ba­rrios más ex­clu­si­vos de la ca­pi­tal fran­ce­sa, muy cer­ca de la Pla­za Char­les de Gau­lle.

Ha­bía de­ta­lles sor­pren­den­tes en el pa­la­ce­te como ca­ni­llas de la­va­to­rios cu­bier­tas de lá­mi­nas de oro y es­ca­le­ras in­te­rio­res de már­mol de Ca­rra­ra. Pe­ro lo más im­pac­tan­te era su co­lec­ción de pin­tu­ras: lien­zos ori­gi­na­les de Cha­gall, Mo­net, Re­noir y Tou­lou­se-Lau­trec, un gus­to ex­qui­si­to que, se­gún las pe­ri­cias, su­ma­ban ca­si 16 mi­llo­nes de eu­ros. Cuan­do el es­cán­da­lo es­ca­ló, el go­bierno de Guinea con­vir­tió esa pro­pie­dad en se­de di­plo­má­ti­ca.

Teo­do­rín na­ció un año des­pués de que Guinea Ecua­to­rial pro­cla­ma­ra su in­de­pen­den­cia. Cuan­do te­nía diez años, su pa­dre, el po­de­ro­so Teodoro Obiang -mi­li­tar de ca­rre­ra del clan esan­gui-, ac­ce­dió al po­der li­de­ran­do un golpe de Es­ta­do: fue un dic­ta­dor, de­rro­can­do a otro dic­ta­dor. A par­tir de ahí ma­ne­jó Guinea a su an­to­jo, ex­pri­mién­do­la sin mi­ra­mien­tos.

El país tie­ne una de las más im­por­tan­tes re­ser­vas pe­tro­le­ras y ga­sí­fe­ras de la re­gión, pe­ro son ex­plo­ta­das por com­pa­ñías ma­yo­ri­ta­ria­men­te es­ta­dou­ni­den­ses. Las ga­nan­cias nun­ca lle­gan a las ar­cas del Es­ta­do, se­gún des­cu­brió la jus­ti­cia fran­ce­sa, sino que se des­vían a cuen­tas eu­ro­peas a nom­bres de la pro­fu­sa fa­mi­lia pre­si­den­cial. El re­sul­ta­do de es­te ac­to de co­rrup­ción es trá­gi­co: más del 70% de la po­bla­ción so­bre­vi­ve con me­nos de 2 dó­la­res al día.

Teo­do­rín cre­ció en ese am­bien­te de po­der im­pu­ne y ri­que­za fá­cil. Es­tu­dió en la Pep­per­di­ne Uni­ver­sity en Ma­li­bú, Ca­li­for­nia, don­de se gra­duó pe­se a asis­tir só­lo cin­co meses. An­tes que las cla­ses pre­fe­ría los via­jes a Holly­wood y Río de Ja­nei­ro. Eran fa­mo­sas sus es­ca­pa­das de di­ver­sión y ami­gos: en un solo fin de se­ma­na en Su­dá­fri­ca gas­tó 10 mi­llo­nes de rands, unos 700.000 dó­la­res.

En la dé­ca­da pa­sa­da su pa­dre lo in­cor­po­ró al go­bierno como uno de sus al­fi­les. Dos años ejer­ció como mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra, y lue­go as­cen­dió a vi­ce­pre­si­den­te, a cu­yo car­go es­tá la de­fen­sa y la se­gu­ri­dad del Es­ta­do.

Fue tal el gra­do de os­ten­ta­ción y arro­gan­cia de Teo­do­rin, in­clu­si­ve ex­pues­to en las re­des so­cia­les, que ter­mi­nó con una de­nun­cia por co­rrup­ción y blan­queo de di­ne­ro pre­sen­ta­da an­te la jus­ti­cia fran­ce­sa por las ONG Sher­pa y Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal.

El fis­cal del Tri­bu­nal Co­rrec­cio­nal de Pa­rís, Jean-Yves Lour­goui­lloux, sub­ra­yó que no ha­bía du­das de que los fon­dos de Teo­do­rín pro­ce­dían de “la co­rrup­ción y de la malversación de fon­dos pú­bli­cos”. Wi­lliam Bour­don, abo­ga­do de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal, de­fi­nió el ca­so con mu­cha más iro­nía: “Una clep­to­cra­cia de las más ca­ri­ca­tu­res­cas del si­glo XXI”.

A Teo­do­rín le en­can­ta­ba pu­bli­car sus an­dan­zas en Instagram, don­de se lo veía ha­bi­tual­men­te con­du­cien­do au­tos o mo­tos de lu­jo. Sa­bía ele­gir. En su vi­vien­da te­nía sie­te Fe­rra­ri, cua­tro Mercedes, un Pors­che, una Ma­se­ra­ti, un Lam­borg­hi­ni, cin­co Bentley, cua­tro Rolls-Roy­ce, dos Bu­gat­ti y más de una do­ce­na de mo­tos de al­ta ci­lin­dra­da. Era un ad­mi­ra­dor de Mi­chael Jack­son, y com­pró gran par­te de la co­lec­ción ico­no­grá­fi­ca que de­jó el mú­si­co.

En EE.UU. tam­bién lo cer­có la jus­ti­cia, que le lla­mó la aten­ción las su­mas que gas­ta­ba en las subas­tas de re­cuer­dos de Mi­chael Jack­son. A es­to se su­mó la vi­lla de Ma­li­bu, va­lo­ra­da en 30 mi­llo­nes de dó­la­res. Tu­vo que lle­gar a un acuer­do con el fis­co: ven­dió todo y do­nó el di­ne­ro a or­ga­ni­za­cio­nes de ca­ri­dad. Así es­ca­pó de la jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se. Pe­ro no pu­do ha­cer lo mis­mo con la fran­ce­sa, don­de el fis­cal pi­de tres años de cár­cel. Aún fal­ta el fa­llo del tri­bu­nal.

Uno de los prin­ci­pa­les tes­ti­gos con­tra Teo­do­rín fue el em­pre­sa­rio Ger­mán Pe­dro To­mo Man­gue, que sa­lió del país en 2003 y vi­ve re­fu­gia­do desde en­ton­ces en Es­pa­ña. Con­tó que el hi­jo del man­da­ta­rio ha­bía elu­cu­bra­do un “im­pues­to re­vo­lu­cio­na­rio” que co­bra­ba a las em­pre­sas de ex­por­ta­ción de ma­de­ra, y que iba a pa­rar a su pro­pia fir­ma, So­ma­gui. “Es un pro­ce­di­mien­to que in­ven­tó Teo­do­rín cuan­do lo nom­bra­ron con­se­je­ro en el Mi­nis­te­rio de Bos­ques” en 1996. Se­gún de­cla­ró an­te la jus­ti­cia fran­ce­sa, con­sis­tía en abo­nar 15.000 fran­cos por ca­da me­tro cú­bi­co de ma­de­ra para po­der ob­te­ner un cer­ti­fi­ca­do ne­ce­sa­rio para la ex­por­ta­ción.

El di­ne­ro se pa­ga­ba ge­ne­ral­men­te al con­ta­do, si el hi­jo del pre­si­den­te es­ta­ba pre­sen­te, y si no en dos cuen­tas co­rrien­tes de So­ma­gui, com­pa­ñía que no te­nía nin­gu­na ac­ti­vi­dad, de acuer­do al re­la­to de es­te em­pre­sa­rio. En esa épo­ca, Guinea Ecua­to­rial ex­por­ta­ba al­go más de un mi­llón de me­tros cú­bi­cos de ma­de­ra. “Todas las em­pre­sas fo­res­ta­les pa­ga­ban ese im­pues­to”, di­ce To­mo Man­gue.

El ar­gu­men­to de des­car­go del go­bierno de Guinea no es na­da ori­gi­nal: el jui­cio es pro­duc­to de una per­se­cu­ción po­lí­ti­ca.

Opu­len­cia. Du­ran­te su es­tan­cia en Pa­rís, “Teo­do­rín” gas­tó unos 70 mil dó­la­res en ro­pa de Dol­ce Gab­ba­na, un di­se­ño que le en­can­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.