Có­mo Big Da­ta pue­de sal­var vi­das

Los da­tos ma­si­vos en la web pue­den ser una ame­na­za a la pri­va­ci­dad, pe­ro tam­bién ser uti­li­za­dos con fi­nes so­cia­les para si­tua­cio­nes con­cre­tas. Desde de­tec­tar epi­de­mias has­ta in­ten­tos de sui­ci­dios. Los ejem­plos.

Clarin - - ZONA - Silvina He­guy she­guy@cla­rin.com

Son 2.000 mi­llo­nes de per­so­nas que, al me­nos una vez por mes, se co­nec­tan a Fa­ce­book, ca­si un ter­cio de la po­bla­ción mun­dial. Ya, en 2014, subían a dia­rio tres mil mi­llo­nes de nue­vos con­te­ni­dos en­tre fo­tos y posteos. Eso solo en una red, pe­ro hay mu­chos más en la web. Imá­ge­nes sa­te­li­ta­les de los rin­co­nes más ais­la­dos del planeta o de ma­res don­de nau­fra­gan re­fu­gia­dos, da­tos ban­ca­rios, re­por­tes mé­di­cos de en­fer­me­da­des ex­tra­ñas, men­sa­jes sui­ci­das, ba­ses de da­tos es­ta­ta­les y pri­va­das, his­to­rias mé­di­cas, re­gis­tros me­teo­ro­ló­gi­cos. El con­te­ni­do en la web es una ins­tan­tá­nea mun­dial, un fe­nó­meno úni­co en la historia de la hu­ma­ni­dad. Qué ha­cer con ese océano de da­tos es una de las pre­gun­tas que se ha­cen pro­gra­ma­do- res, aca­dé­mi­cos y or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias.

Uno de los de­sa­fíos ac­tua­les en los la­bo­ra­to­rios de la lla­ma­da “Da­ta scien­ce” es pre­de­cir com­por­ta­mien­tos, de­ter­mi­nar sen­ti­mien­tos y tam­bién po­der cru­zar la fron­te­ra en­tre lo real y lo vir­tual para, en­tre otras cosas, ayu­dar y ac­tuar.

Las po­si­bi­li­da­des de es­tu­dio y ac­ción son tan­tas como da­tos cir­cu­lan en In­ter­net. “Por ejem­plo, hay un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción que es­tu­dia la me­mo­ria co­lec­ti­va”, cuen­ta Ma­nuel Aris­ta­rán, del Me­dia Lab de MIT, si­glas en in­glés del pres­ti­gio­so del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts. A par­tir de ha­ber di­se­ña­do una mé­tri­ca de re­le­van­cia se de­ter­mi­na qué bio­gra­fías de Wi­ki­pe­dia fue­ron tra­du­ci­das a más de 20 idio­mas, lo que quie­re de­cir que al mun­do le in­tere­sa su­fi­cien­te esa per­so­na. “Lo que se ve es que la in­tro­duc­ción de nue­vos me­dios al­te­ran las per­so­na­li­da­des re­cor­da­das. Has­ta que no apa­re­ció la im­pren­ta, no ha­bía es­cri­to­res. Cuan­do lle­gó la ra­dio sur­gen los de­por­tis­tas fa­mo­sos por­que an­tes el par­ti­do lo veían en per­so­na. Cuan­do se in­tro­du­jo el cine, los ac­to­res fue­ron los fa­mo­sos. En es­te nue­vo con­jun­to de da­tos se es­tá vien­do a los you­tu­bers como las per­so­na­li­da­des tra­du­ci­das a más de 25 idio­mas. Hay otra mu­ta­ción de la me­mo­ria co­lec­ti­va de pro­fe­sio­nes”, ex­pli­ca a Cla­rín.

El pro­gra­ma­dor ar­gen­tino es uno de los re­fe­ren­tes en Big Da­ta y sos­tie­ne que la tendencia de abrir da­tos (Open Da­ta) por­que sí ya pa­só, ca­da ope­ra­ción de bús­que­da e in­ter­pre­ta­ción de­be ser­vir para al­go. A él le in­tere­sa usar es­tas ope­ra­cio­nes para en­ten­der mejor el Es­ta­do, pro­du­cir me­jo­res po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

“Si se quie­re ver cí­ni­ca­men­te se pue­de pen­sar que el go­bierno abier­to pue­de trans­for­mar­se en una cor­ti­na de hu­mo, se di­ce “open-wa­shing”: la­var la ca­ra con esta su­pues­ta po­lí­ti­ca de aper­tu­ra. Lo más in­tere­san­te es la aper­tu­ra a ni­vel lo­cal, por una cues­tión de re­le­van­cia de la in­for­ma­ción. En mi opi­nión, ver in­for­ma­ción so­bre qué com­pra el mu­ni­ci­pio y a quién, tie­ne im­pac­to di­rec­to. El que lo es­tá mi­ran­do sa­be que tal es cu­ña­do de tal y que ahí pue­de exis­tir co­rrup­ción”.

En­ton­ces, el me­ga­mag­ma de da­tos, ¿para qué se pue­de usar? ¿Sir­ve por ejem­plo el Big Da­ta para sal­var vi­das?

Desde Pa­ra­guay, Juan Pa­ne, coin­ci­de en que abrir da­tos por­que sí no con­du­ce a na­da, pe­ro que el Big Da­ta pue­de ayu­dar a sal­var vi­das. El tie­ne un ejem­plo con­cre­to y exi­to­so. Fue en 2013 cuan­do vol­vió a Pa­ra­guay de

Ita­lia, des­pués de ob­te­ner un doc­to­ra­do en in­for­má­ti­ca y ges­tión de co­no­ci­mien­to. Ese año el den­gue era una epi­de­mia que to­ca­ba a uno de ca­da cua­tro paraguayos y qui­so ha­cer al­go. Se pu­so en con­tac­to con el Mi­nis­te­rio de Salud y su­po que ellos te­nían da­tos; ca­da ca­so de­be ser re­por­ta­do se­gún de­ter­mi­na la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud. Como coor­di­na­dor de la Ini­cia­ti­va Latinoamericana por los Da­tos Abier­tos (ILDA) co­men­zó a pro­ce­sar­los y re­la­cio­nar­los. A pul­món, con los alum­nos de la Uni­ver­si­dad de Asun­ción, ana­li­za­ron ca­sos de 18 paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na. Pri­me­ro hi­cie­ron un mo­de­lo de pre­dic­ción de bro­tes. Fue­ron so­fis­ti­can­do los da­tos que uti­li­za­ba el mo­de­lo, lo más di­fí­cil siem­pre es ha­cer­lo por­que cuan­tos más da­tos tie­ne mejor es su efi­ca­cia. En es­te ca­so lo ali­men­ta­ban con nú­me­ros de ca­sos, can­ti­dad de llu­via, hu­me­dad, cau­dal del río, ni­vel de po­bre­za, ín­di­ce de ve­ge­ta­ción, ac­ce­so al agua (por­que si no se tie­ne agua co­rrien­te se usa un tan­que y si es­tá des­ta­pa­do es un cria­de­ro de mos­qui­tos que pue­den tras­mi­tir el den­gue). Con ese sis­te­ma, que fue ela­bo­ra­do en co­la­bo­ra­ción en­tre IL- DA, la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Asun­ción y el Mi­nis­te­rio de Salud de Pa­ra­guay, lo­gran pre­de­cir con una cer­te­za cer­ca­na al 90% el com­por­ta­mien­to de la en­fer­me­dad. Lo ter­mi­na­ron ha­ce dos meses. Y el pró­xi­mo 27 de sep­tiem­bre lo pre­sen­ta­rán en la jor­na­da MSF Scien­ti­fic Days en la Fa­cul­tad de Cien­cia Po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Ro­sa­rio y or­ga­ni­za­da tam­bién por Mé­di­cos Sin Fron­te­ra.

Trein­ta se­gun­dos. En me­nos de ese tiem­po, un al­go­rit­mo pue­de de­tec­tar que un usua­rio de Fa­ce­book tie­ne una tendencia sui­ci­da y co­mu­ni­cár­se­lo a un ope­ra­dor hu­mano para que se ac­ti­ve un pro­to­co­lo para de­ter­mi­nar si el men­sa­je es real y có­mo asis­tir­lo. Ade­más la red so­cial se aso­ció con or­ga­ni­za­cio­nes que tra­ba­jan en la asis­ten­cia a po­si­bles sui­ci­das y da con­se­jos para aque­llos que de­tec­tan que un co­no­ci­do ha postea­do un con­te­ni­do que pue­de su­ge­rir que in­ten­ta au­to­le­sio­nar­se. En es­te ca­so pue­de re­por­tar­lo di­rec­ta­men­te. Ade­más es­tá el al­go­rit­mo que de­tec­ta es­te ti­po de men­sa­jes y que, de in­me­dia­to, pa­sa el post a un ope­ra­dor que da­rá op­cio­nes ta­les como con­tac­tar con un ami­go o re­ci­bir apo­yo. Si la per­so­na no quie­re ha­blar con na­die, le pro­po­ne en­viar un men­sa­je a un ami­go de esa red so­cial o con­tac­tar la lí­nea de apo­yo al sui­ci­da (en la Ar­gen­ti­na al nú­me­ro gra­tui­to 135 o bus­car in­for­ma­ción en Hablemos de Todo ( http:// www. ha­ble­mos­de­to­do.gob.ar). Tam­bién pue­de en­viar un men­sa­je a un ex­per­to en pre­ven­ción. A su vez, pue­de pro­por­cio­nar vi­deos de la vi­da real de per­so­nas que te­nían la idea de sui­ci­dar­se y no lo hi­cie­ron. Ade­más brin­da re­co­men­da­cio­nes de téc­ni­cas bá­si­cas de re­la­ja­ción o su­gie­re ac­ti­vi­da­des como pin­tar o di­bu­jar, ca­mi­nar o vi­si­tar una bi­blio­te­ca.

El ejem­plo es un nue­vo uso de los da­tos que a dia­rio se acu­mu­lan en la red so­cial. Un in­ten­to de sui­ci­dio anun­cia­do en una red so­cial es un ca­so ex­tre­mo. Fa­ce­book ter­mi­nó ha­ce un mes de per­fec­cio­nar esta he­rra­mien­ta. La co­men­zó a di­se­ñar des­pués de que una ado­les­cen­te tras­mi­tie­ra en vi­vo su muerte. En la Ar­gen­ti­na, el ca­so de la chi­ca pla­ten­se que anun­ció en Vo­xed que se ma­ta­ría al día si­guien­te en el co­le­gio des­per­tó las alar­mas. Cla­rín se co­mu­ni­có con esa red so­cial para ver si ha­bían to­ma­dos me­di­das para pre­ve­nir nue­vos ca­sos, pe­ro no ob­tu­vo res­pues­ta.

De esta ma­ne­ra, el uso del Big Da­ta mu­chas ve­ces se­ña­la­do como una ame­na­za a la vi­da pri­va­da tie­ne un as­pec­to so­cial que va más allá de la re­co­men­da­ción de qué com­prar a par­tir de lo que se bus­có pre­via­men­te en un bus­ca­dor. La red so­cial y otros sis­te­mas tam­bién cuen­tan con he­rra­mien­tas que de­tec­tan un desas­tre na­tu­ral, como el hu­ra­cán Ir­ma de ha­ce dos se­ma­nas, y per­mi­te que las per­so­nas que es­tán en la zo­na avi­sen a sus ami­gos vir­tua­les que es­tán bien o que los que pue­dan ayu­dar ofrez­can su co­la­bo­ra­ción.

Por primera vez tam­bién Fa­ce­book es­tá pen­san­do en com­par­tir da­tos. Se tra­ta de ca­sos en los que de­tec­ta mo­vi­mien­tos de más de cien per­so­nas. El aler­ta iría di­rec­to a or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias para que de­ter­mi­nen si se tra­tan de des­pla­za­mien­tos for­za­dos de per­so­nas an­te cri­sis po­lí­ti­cas o per­se­cu­cio­nes.

“Hay gen­te las 24 ho­ras mo­ni­to­rean­do even­tos y si apa­re­ce un posteo se ac­ti­va la emer­gen­cia como an­te un desas­tre na­tu­ral o aten­ta­do. Siem­pre, cla­ro, de­pen­de de la co­nec­ti­vi­dad del país”, ex­pli­ca Greg Diuk, de Fa­ce­book Da­ta Scien­ce. Ar­gen­tino, re­ci­bi­do en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res en Cien­cias de la Compu­tación, con un post­doc­to­ra­do en la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton en Es­ta­dos Uni­dos, desde ha­ce cua­tro años trabaja en la se­de de Fa­ce­book en Ca­li­for­nia con un gru­po de 50 per­so­nas. El ob­je­ti­vo de su tra­ba­jo es desa­rro­llar mé­to­dos cuan­ti­ta­ti­vos para es­tu- diar te­mas de hu­ma­ni­da­des uti­li­zan­do ba­ses de da­tos ma­si­vas. “En nues­tro equi­po, Co­re Da­ta Scien­ce team, tra­ba­ja­mos mu­cho en las pre­gun­tas so­bre qué pa­sa en el mun­do vir­tual, por qué la gen­te se re­la­cio­na, qué le in­tere­sa. Sur­gen pro­ble­mas, pre­gun­tas y gran­des opor­tu­ni­da­des”, se lo es­cu­chó de­cir en su vi­si­ta en Bue­nos Ai­res du­ran­te el Se­mi­na­rio In­ten­si­vo “Co­mu­ni­car en el mun­do de da­tos”, de la Es­cue­la de Asun­tos Pú­bli­cos de Flac­so.

Fa­ce­book, en reali­dad, tie­ne va­rios gru­pos tra­ba­jan­do so­bre los da­tos que se vuel­can a dia­rio para de­ter­mi­nar com­por­ta­mien­tos. Desde equi­pos que tra­ba­jan en el desa­rro­llo de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, otros que es­tu­dian los com­por­ta­mien­tos en la red, ade­más de los que tra­ba­jan so­bre cues­tio­nes es­pe­cí­fi­cas.

El co­no­ci­mien­to ma­te­má­ti­co, el de los de pro­gra­ma­ción y de las cien­cias compu­tacio­na­les su­ma­do al co­no­ci­mien­to es­pe­cí­fi­co en áreas so­cia­les ac­tuan­do en con­jun­to so­bre un ar­chi­vo de di­men­sio­nes mons­truo­sas de da­tos es lo que en­glo­ba el con­cep­to de Da­ta Scien­ce.

Las or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias son las prin­ci­pa­les in­tere­sa­das en po­der usar he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas que pro­ce­sen esa gran can­ti­dad de da­tos y les per­mi­tan me­jo­rar la asis­ten­cia a po­bla­cio­nes en pe­li­gro. Mis­sing Maps es un ejem­plo de ini­cia­ti­va co­la­bo­ra­ti­va que pu­so en mar­cha Mé­di­cos Sin Fron­te­ras, la Cruz Roja Bri­tá­ni­ca y Ame­ri­ca­na y el equi­po hu­ma­ni­ta­rio de Ope­nS­tree­tMaps. Es un pro­yec­to abier­to en el que se pue­de par­ti­ci­par vo­lun­ta­ria­men­te.

“No es ne­ce­sa­rio ser car­tó­gra­fo o geó­gra­fo, solo al­can­za te­ner una compu­tado­ra y ga­nas de co­la­bo­rar”, ex­pli­ca­ron a Cla­rín desde Mé­di­cos Sin Fron­te­ras. La or­ga­ni­za­ción, que en 2016 en­vió a te­rre­nos en con­flic­to a más de 3.200 pro­fe­sio­na­les, ne­ce­si­ta mapas para lle­gar a pa­cien­tes ale­ja­dos y así lan­zar pro­gra­mas de va­cu­na­cio­nes ma­si­vas o ras­trear la pro­pa­ga­ción de una en­fer­me­dad como el Ebo­la. Los da­tos ba­ses son las fo­tos sa­te­li­ta­les que se trans­for­man en los mapas ne­ce­sa­rios.

Pe­ro, ¿có­mo se ha­ce ese tra­ba­jo? Hay una po­si­bi­li­dad de sa­ber­lo. El viernes 29 por primera vez en Bue­nos Ai­res se ha­rá una jor­na­da abier­ta a vo­lun­ta­rios con ga­nas de apren­der a usar la pla­ta­for­ma y ma­pear un te­rri­to­rio con­cre­to: Su­dán del Sur. Para par­ti­ci­par en el “ma­pa­tón” hay que ano­tar­se en msf.org.ar/ma­pa­ton­ba.

El ma­peo hu­ma­ni­ta­rio y el uso de tec­no­lo­gías como el Sis­te­mas de In­for­ma­ción Geo­grá­fi­ca ayu­dan tam­bién ayu­dar a co­no­cer áreas ais­la­das como en Ma­la­wi. Tam­bién ver el res­ca­te de re­fu­gia­dos. En www.sear­chan­dres­cue.msf.org se pue­de se­guir la tra­ge­dia.

La in­ter­pre­ta­ción de da­tos pue­de ser­vir mu­cho más que para re­co­men­dar com­pras

El ma­peo hu­ma­ni­ta­rio es una ini­cia­ti­va de va­rias or­ga­ni­za­cio­nes para co­no­cer zo­nas ais­la­das

He­rra­mien­ta. Con las imá­ge­nes sa­te­li­ta­les, Mé­di­cos sin Fron­te­ra creó una he­rra­mien­ta que muestra sus ac­ti­vi­da­des de bús­que­da y res­ca­te en el Me­di­te­rrá­neo en tiem­po real. En el ma­pa se ob­ser­van los bar­cos con re­fu­gia­dos (pun­tos azu­les so­bre Tú­nez) que es­ca­pan desde las cos­tas afri­ca­nas ha­cia Eu­ro­pa y las em­bar­ca­cio­nes que van a so­co­rrer­los.

(AFP)

En el te­rreno y con da­tos. Mé­di­cos sin Fron­te­ras tra­ba­jan en la úl­ti­ma epi­de­mia de Ebo­la en Afrí­ca con ele­men­tos de Big Da­ta que les per­mi­tió de­ter­mi­nar bro­tes y ge­ne­rar for­mas de ac­ce­so rá­pi­das.

Asis­ten­cia. An­te va­rios ca­sos de sui­ci­dios en vi­vo, Fa­ce­book lan­zó una he­rra­mien­ta que se ve en las fo­tos de arri­ba (de­li­be­ra­da­men­te no iden­ti­fi­ca­bles). Sur­ge an­te un posteo que pue­de in­di­car tendencia a la au­to­le­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.