“Hay que po­ner­se en la piel de un re­fu­gia­do por­que so­mos todos mi­gran­tes po­ten­cia­les”

Clarin - - ZONA - Da­niel Vit­tar dvit­tar@cla­rin.com

Du­ran­te años Dis­mas Nkun­da ejer­ció el pe­rio­dis­mo como pro­fe­sión. Pe­ro la co­ber­tu­ra del ge­no­ci­dio de Ruan­da trans­for­mó dra­má­ti­ca­men­te su vi­da. Hon­da­men­te afec­ta­do por las atro­ci­da­des que vio en 1994 en las ca­lles de Ki­ga­li, don­de el do­mi­nan­te go­bierno hu­tu in­ten­tó ex­ter­mi­nar a la po­bla­ción tut­si, de­ci­dió ac­tuar de ma­ne­ra más di­rec­ta y se con­vir­tió en asis­ten­te hu­ma­ni­ta­rio. “No te­nía otra op­ción”, ase­gu­ra. “La pre­ven­ción era un lla­ma­do al que de­bía com­pro­me­ter­me”, com­ple­ta.

Rá­pi­da­men­te se con­vir­tió en un lí­der en la so­cie­dad ci­vil de Ugan­da, su país de ori­gen. Creó una or­ga­ni­za­ción de­di­ca­da a la in­ves­ti­ga­ción, di­fu­sión y pre­ven­ción de es­tas bar­ba­ries en Afri­ca, a la que le dio un nom­bre car­ga­do de sim­bo­lis­mo: “Atro­ci­ties Watch Afri­ca”. Más tar­de fun­dó la “Ini­cia­ti­va In­ter­na­cio­nal por los De­re­chos de los Re­fu­gia­dos”, una ONG de­fen­so­ra de los De­re­chos de los Re­fu­gia­dos en el ex­te­rior.

A Nkun­da no só­lo le afec­ta la vio­len­cia ex­plí­ci­ta, sino tam­bién la sub­ya­cen­te, como la po­bre­za que se ex­tien­de en mu­chos paí­ses afri­ca­nos. “La ne­ga­ción más bru­tal de los de­re­chos hu­ma­nos son el sub­de­sa­rro­llo y la po­bre­za”, di­ce. Ex­pre­si­vo, vi­vaz, in­sis­te en ex­pli­car que el enor­me flu­jo de afri­ca­nos que con­flu­ye hoy en las cos­tas eu­ro­peas es pro­duc­to de la cru­da reali­dad de su con­ti­nen­te. Nkun­da vi­si­tó Bue­nos Ai­res para par­ti­ci­par de “Diá­lo­gos Glo­ba­les”, un en­cuen­tro or­ga­ni­za­do por el Mi­nis­te­rio de Cultura de la Na­ción. Allí ha­bló con Cla­rín so­bre es­tos acu­cian­tes te­mas, que se con­vir­tie­ron en par­te de su vi­da co­ti­dia­na.

¿A dos dé­ca­das del ge­no­ci­dio de Ruan­da, có­mo re­cuer­da esa ex­pe­rien­cia?

Para mí fue una ex­pe­rien­cia to­tal­men­te de­vas­ta­do­ra. Fue un an­tes y un des­pués. Me en­con­tré en las ca­lles con ca­dá­ve­res por un lado, y so­bre­vi­vien­tes por otro. Tu­ve que le­van­tar gen­te de las ca­lles y ayu­dar­los. Fue al­go que me cam­bió to­tal­men­te. Es tal el ho­rror que en un mo­men­to de­jás de ver co­lo­res, de­jás de con­tar cuer­pos, para ac­tuar ayu­dan­do a la gen­te.

Un odio ra­cial que pa­re­ce re­pe­tir­se en la historia

En Afri­ca, tan­to en el sur como en el nor­te del con­ti­nen­te, es muy fuer­te lo que pro­vo­ca el odio ra­cial.

Mu­chos paí­ses afri­ca­nos pa­sa­ron de la im­po­si­ción co­lo­nial al au­to­ri­ta­ris­mo de lí­de­res lo­ca­les. ¿Por qué ocu­rrió eso?

Sí, es al­go iró­ni­co. In­clu­si­ve pa­sa con los lí­de­res que tra­ta­ron de de­fen­der los de­re­chos de los afri­ca­nos. Lo que su­ce­de es que mu­chos de ellos cre­cie­ron con esa mis­ma men­ta­li­dad au­to­ri­ta­ria que de­ja­ron los go­bier­nos co­lo­nia­les. Eso lle­vó a que en es­te mo­men­to mu­chos paí­ses afri­ca­nos es­tén ba­jo ese mis­mo signo. Para mí, hay que ha­cer un cam­bio desde la raíz po­lí­ti­ca, y de­jar de bus­car lí­de­res re­vo­lu­cio­na­rios.

El ex­tre­mis­mo re­li­gio­so se ex­ten­dió mu­cho en Afri­ca. Bo­ko Ha­ram es un ejem­plo.

Lo peor de todos es­tos gru­pos re­li­gio­sos es que sus lí­de­res se apro­ve­chan de sec­to­res que no tie­nen voz pro­pia. En­ton­ces se ge­ne­ran es­tos ca­sos de odio y vio­len­cia, como Bo­ko Ha­ram en Afri­ca Cen­tral, el Es­ta­do Is­lá­mi­co (ISIS) en Li­bia o Al Sha­bab en So­ma­lia. No es un pro­ble­ma de la re­li­gión, sino de es­tos lí­de­res que ma­ni­pu­lan, ter­gi­ver­san la re­li­gión. Es real­men­te un gran pro­ble­ma.

Ca­da día hay más re­fu­gia­dos afri­ca­nos en Eu­ro­pa. ¿Cree que hay po­si­bi­li­da­des de que es­to se de­ten­ga?

No, por el con­tra­rio. Yo creo que es­to se va a in­cre­men­tar. Hay mu­cha po­bre­za en Afri­ca y la po­bla­ción ne­ce­si­ta sa­lir, se­guir bus­can­do un lu­gar don­de vi­vir. Pe­ro nos en­con­tra­mos con que los paí­ses eu­ro­peos les cie­rran las puer­tas. Es­to los lle­va a te­ner que re­cu­rrir a las ban­das de trá­fi­co hu­mano, lo que es aún más gra­ve.

Como di­ri­gen­te de or­ga­nis­mos que lu­chan por los de­re­chos de los re­fu­gia­dos, ¿qué le di­ría a los eu­ro­peos?

Pri­me­ro, que los paí­ses de Asia, Afri­ca y La­ti­noa­mé­ri­ca se abrie­ron a los eu­ro­peos cuan­do ellos su­frie­ron las gran­des gue­rras. Hoy los eu­ro­peos no es­tán pa­gan­do con la mis­ma mo­ne­da, se cie­rran. Tie­nen que abrir­se a los paí­ses con pro­ble­mas. La ri­que­za del mun­do es­tá jus­ta­men­te en las mi­gra­cio­nes. A ve­ces no­so­tros pen­sa­mos que son si­tua­cio­nes que les pa­sa a otros, que a mí no me va a pa­sar, que ocu­rre en otro sis­te­ma. Pe­ro hay que po­ner­se en la piel o los za­pa­tos de un re­fu­gia­do. Así va­mos a dar­nos cuen­ta y a te­ner sus mis­mos su­fri­mien­tos, sus mis­mas es­pe­ran­zas. So­mos todos mi­gran­tes po­ten­cia­les.

¿Le ad­ju­di­ca­ría a la he­ren­cia co­lo­nial la po­bre­za que vi­ven hoy al­gu­nos paí­ses afri­ca­nos?

Yo no creo que sea una he­ren­cia del co­lo­nia­lis­mo. A al­gu­nos paí­ses les fue muy bien con el co­lo­nia­lis­mo. Mi­re el ejem­plo de Zim­ba­we: es­tu­vie­ron 20 años con el dó­lar uno a uno y les iba bien, pe­ro lue­go hu­bo una in­fla­ción de tal ni­vel que la mo­ne­da per­dió todo su va­lor y lle­ga­ron a im­pri­mir bi­lle­tes de un bi­llón de dó­la­res. Es un pro­ble­ma de ma­la or­ga­ni­za­ción, con­se­cuen­cia de los go­bier­nos que se for­ma­ron tras la in­de­pen­den­cia de las co­lo­nias.

Igual que La­ti­noa­mé­ri­ca.

Sí, se po­dría de­cir que es si­mi­lar. Es cier­to que en La­ti­noa­mé­ri­ca es­tá más or­ga­ni­za­do, más es­tra­ti­fi­ca­do. Tal vez en Afri­ca ha­ya un po­co más de fue­go, de pa­sión.

Com­pro­mi­so. Nkun­da, in­flui­do por las atro­ci­da­des que vi­vió du­ran­te el ge­no­ci­dio de Ruan­da, de­ci­dió de­di­car­se a la asis­ten­cia hu­ma­ni­ta­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.