La po­lí­ti­ca in­to­xi­ca el ca­so Mal­do­na­do

Clarin - - OPINIÓN - Ju­lio Blanck jblanck@cla­rin.com

La fa­mi­lia Mal­do­na­do re­cla­mó a or­ga­nis­mos de de­re­chos hu­ma­nos coor­di­nar los es­fuer­zos para “evi­tar di­la­cio­nes”

La fa­mi­lia de San­tia­go Mal­do­na­do re­cu­só el jue­ves al juez Gui­do Otran­to, por la fal­ta de avan­ces de la in­ves­ti­ga­ción so­bre el pa­ra­de­ro del ar­te­sano des­apa­re­ci­do en Chu­but. Al mis­mo tiem­po, en un co­mu­ni­ca­do lla­mó a los de­más que­re­llan­tes a “op­ti­mi­zar la coor­di­na­ción con la fa­mi­lia y el equi­po de in­ves­ti­ga­do­res que la asis­ten, a fin de evi­tar di­la­cio­nes en la tra­mi­ta­ción de la cau­sa”. Para quien su­po leer esas lí­neas, fue un re­cla­mo di­rec­to a quie­nes, desde la mi­li­tan­cia par­ti­da­ria kirch­ne­ris­ta o en de­re­chos hu­ma­nos, o am­bas a la vez, se pro­cla­man in­tere­sa­dos en co­no­cer la ver­dad so­bre Mal­do­na­do. Les pi­die­ron que de­jen de bus­car ré­di­to po­lí­ti­co y co­la­bo­ren de ver­dad en la in­ves­ti­ga­ción, ex­pli­can cer­ca de la fa­mi­lia.

Los or­ga­nis­mos alu­di­dos se­rían el CELS, la Asam­blea Per­ma­nen­te (APDH), la Co­mi­sión Pro­vin­cial por la Me­mo­ria y la Aso­cia­ción de Ex De­te­ni­dos Des­apa­re­ci­dos. El viernes, tam­bién los ma­pu­ches pi­die­ron ser acep­ta­dos como que­re­llan­tes.

Fren­te a la in­to­xi­ca­ción po­lí­ti­ca, la fa­mi­lia Mal­do­na­do eli­gió re­cos­tar­se so­bre la es­truc­tu­ra de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal –en sus ofi­ci­nas re­ci­bió a los me­dios de pren­sa Ser­gio, el her­mano de San­tia­go- y so­bre No­ra Cor­ti­ñas, his­tó­ri­ca di­ri­gen­te de Ma­dres de Pla­za de Ma­yo-Lí­nea Fun­da­do­ra, en­fren­ta­da a la ul­tra­kirch­ne­ris­ta He­be de Bo­na­fi­ni.

Qui­zás los Mal­do­na­do se ha­yan har­ta­do des­pués de tan­ta di­la­ción. La cau­sa que lle­va el juez Otran­to –que ya re­cha­zó la re­cu­sa­ción- es­tá inun­da­da de pis­tas fal­sas y

tes­ti­mo­nios de du­do­sa cre­di­bi­li­dad. El más no­to­rio es el de Ma­tías San­ta­na, in­te­gran­te del gru­po ma­pu­che RAM, quien de­cla­ró tres ve­ces –la úl­ti­ma el mis­mo jue­ves- y ca­da vez dio ver­sio­nes di­fe­ren­tes so­bre lo que di­jo ha­ber vis­to el día de la pre­sun­ta des­apa­ri­ción de Mal­do­na­do. En ca­da ca­so fue ajus­tan­do su re­la­to de mo­do de sub­sa­nar con­tra­dic­cio­nes y he­chos in­com­pro­ba­bles sos­te­ni­dos en de­cla­ra­cio­nes an­te­rio­res. Qui­zás pron­to de­ba en­fren­tar acu­sa­cio­nes por fal­so tes­ti­mo­nio.

Tam­bién po­drían ser de­nun­cia­dos los fis­ca­les de la Pro­cu­ra­ción de Vio­len­cia Ins­ti­tu­cio­nal (Pro­cu­vin), a quie­nes se atri­bu­ye res­pon­sa­bi­li­dad en la cir­cu­la­ción de un fal

so in­for­me de la Po­li­cía Fe­de­ral don­de se acu­sa a la Gen­dar­me­ría de ase­si­nar a gol­pes y en­te­rrar a Mal­do­na­do en un si­tio des­co­no­ci­do. La Pro­cu­vin res­pon­de a la pro­cu­ra­do­ra general Ale­jan­dra Gils Carbó y es­tá di­ri­gi­da por Fé­lix Crous, quien to­mó los pri­me­ros tes­ti­mo­nios a ma­pu­ches en­ca­pu­cha­dos y en ese mo­men­to no iden­ti­fi­ca­dos.

La ma­ni­pu­la­ción de tes­ti­gos para orien­tar la cau­sa con­tra la Gen­dar­me­ría y el Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad tie­ne en es­pe­jo ac­ti­tu­des

tó­xi­cas del lado del Go­bierno. Em­pe­zan­do por el trato des­co­me­di­do que un al­to fun­cio­na­rio de Se­gu­ri­dad tu­vo al co­mien­zo del ca­so con la ma­dre de Mal­do­na­do. An­te la re­ti- cen­cia pro­vo­ca­da por el te­mor y la an­gus­tia de la mu­jer, la acu­só de ne­gar­se a co­la­bo­rar. Fue un men­sa­je de tex­to en el te­lé­fono ce­lu­lar. Ese men­sa­je es­tá allí, aún no fue bo­rra­do.

Hay que car­gar en la mo­chi­la ofi­cial las con­tra­dic­cio­nes en la de­cla­ra­ción ini­cial de los gen­dar­mes in­vo­lu­cra­dos. Cons­tan en la in­ves­ti­ga­ción or­de­na­da por Se­gu­ri­dad y rea­li­za­da por ex­per­tos del mi­nis­te­rio y de la Po­li­cía Fe­de­ral. Si­guien­do ese rum­bo la pes­qui­sa se orien­tó ha­cia la ac­ción de sie­te gen­dar­mes que per­si­guie­ron al gru­po ma­pu­che que cor­ta­ba la ru­ta. Esta resulta la úni­ca lí­nea de in

ves­ti­ga­ción só­li­da que exis­te al mo­men­to. El kirch­ne­ris­mo, con el im­pul­so o la anuen­cia de Cris­ti­na, trans­for­mó el ca­so en el eje de

su cam­pa­ña po­lí­ti­ca des­pués de las PA­SO. Bus­có ero­sio­nar la potencia del Go­bierno, lue­go de que las elec­cio­nes pri­ma­rias de agos­to de­mos­tra­ran que el eje eco­nó­mi­co y so­cial ele­gi­do ori­gi­nal­men­te no ha­bía te­ni­do el efec­to bus­ca­do.

Esa es­tra­te­gia tras­ta­bi­lló en la úl­ti­ma se­ma­na, al su­mar­se en po­cas ho­ras dos he­chos im­por­tan­tes.

Uno ocu­rrió cuan­do las mis­mas au­to­ri­da­des orien­ta­ron la in­ves­ti­ga­ción ha­cia el po­si

ble uso cri­mi­nal de la fuer­za por par­te del gru­po de gen­dar­mes que el 1° de agos­to per­si­guió a los ma­pu­ches has­ta la ori­lla del río Chu­but. Fue di­fí­cil sos­te­ner así la hi­pó­te­sis del en­cu­bri­mien­to, por­que era el mis­mo Go­bierno quien po­nía en evi­den­cia a quie­nes po­drían ha­ber ac­tua­do por fue­ra de las ór­de­nes re­ci­bi­das y de la ley.

El otro he­cho fue la cons­ta­ta­ción, a tra­vés de exá­me­nes de ADN rea­li­za­dos en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res, de que no ha­bía ras­tros

ge­né­ti­cos de Mal­do­na­do en dos ca­mio­nes y cua­tro ca­mio­ne­tas de la Gen­dar­me­ría usa­dos en el ope­ra­ti­vo du­ran­te el cual ha­bría des­apa­re­ci­do el jo­ven ar­te­sano. Se­gún el Go­bierno, es­to eli­mi­na la hi­pó­te­sis de la des­apa­ri­ción for

za­da por­que Mal­do­na­do no ha­bría si­do lle­va­do del lu­gar, como ale­ga­ban al­gu­nos tes­ti­gos.

El CELS que li­de­ra Horacio Ver­bitsky, en su esfuerzo por man­te­ner viva una es­tra­te­gia que des­fa­lle­ce, ha sos­te­ni­do con ra­zón que téc­ni­ca­men­te el ca­so si­gue sien­do “desapa­ri

ción for­za­da” por la au­sen­cia de una per­so­na ocu­rri­da du­ran­te la ac­tua­ción de fuer­zas de se­gu­ri­dad.

El he­cho es que el cálcu­lo po­lí­ti­co es­tá con­ta­mi­nan­do todo el ca­so. Aun­que al fi­nal del día, unos ha­yan apor­ta­do rui­do y con­fu­sión pre­me­di­ta­das; y otros, aún pa­gan­do un al­to cos­to po­lí­ti­co, ha­yan da­do al­gu­nos pa­sos ini­cia­les en la in­ves­ti­ga­ción de lo ocu­rri­do. Cuan­do de­bió sa­lir de su par­si­mo­nia y des

dén ini­cial, el Go­bierno de­fi­nió dos vi­gas cen­tra­les de su ac­cio­nar.

Pri­me­ro, bus­có sa­car del cen­tro de la es­ce­na a la mi­nis­tra Pa­tri­cia Bull­rich, des­gas­ta­da por su de­fen­sa en­fá­ti­ca de la Gen­dar­me­ría. Aun­que ella ase­gu­ra ha­ber di­cho sie­te ve­ces du­ran­te su in­for­me en el Se­na­do que el Go­bierno es­ta­ba “abier­to a todas las hi­pó­te­sis”, lo que que­dó re­gis­tra­do fue su pos­tu­ra de “no ti­rar por la ven­ta­na” a los gen­dar­mes só­lo para ali­viar la pre­sión po­lí­ti­ca. Ese co­rri­mien­to de Bull­rich fue una de­ci­sión del pre­si­den­te Ma­cri para pre­ser­var a la mi­nis­tra, a quien res­pal­da en la de­ci­sión de no en­tre­gar tro­feos sim­bó­li­cos ba­jo pre­sión opo­si­to­ra. Como par­te de ese man­to de dis­cre­ción, se re­sol­vió que Bull­rich no con­cu­rrie­ra al Con­gre­so, para in­for­mar an­te la co­mi­sión bi­ca­me­ral de Se­gu­ri­dad In­te­rior que pre­si­de Ser­gio Mas­sa. La mi­nis­tra ha­bía acep­ta­do la in­vi­ta­ción, lle­va­da por su na­tu­ra­le­za com­ba- ti­va. Pe­ro le hi­cie­ron en­ten­der que la es­tra­te­gia del Go­bierno era otra.

En la mis­ma lí­nea de ba­jar el per­fil pú­bli­co del ca­so, se des­car­tó la idea de con­vo­car a una co­mi­sión de ex­per­tos in­ter­na­cio­na­les para co­la­bo­rar con la in­ves­ti­ga­ción. Ha­bía si­do una pro­pues­ta de la fa­mi­lia Mal­do­na­do, em­pu­ja­da por la de­le­ga­ción lo­cal de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal. El mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Ger­mán Garavano, la con­si­de­ra­ba po­si­ti­va. La idea era agre

gar trans­pa­ren­cia a la pes­qui­sa y des­com­pri­mir po­lí­ti­ca­men­te la es­ce­na.

La Ca­sa Ro­sa­da en un pri­mer mo­men­to com­pró la ini­cia­ti­va. Eran los días de pu­ra zo

zo­bra, an­tes de que la in­ves­ti­ga­ción in­ter­na so­bre los gen­dar­mes em­pe­za­ra a pi­sar un po­co más fir­me. Pe­ro cuan­do se sin­tie­ron más só­li­dos de­ci­die­ron ar­chi­var­la sin más vuel

tas. Se lo co­mu­ni­ca­ron Mar­cos Pe­ña, el mi­nis­tro Garavano y el se­cre­ta­rio de De­re­chos Hu­ma­nos, Clau­dio Avruj, al je­fe re­gio­nal del Al­to Co­mi­sio­na­do de la ONU para los De­re­chos Hu­ma­nos, Ame­ri­go In­cal­ca­te­rra, un fun­cio­na­rio con 30 años en la ONU al que ha­bían he­cho ve­nir a Bue­nos Ai­res desde Chi­le. Fue el martes en la Ca­sa Ro­sa­da. En la se­ma­na, una en­cues­ta na­cio­nal de

Ma­na­ge­ment & Fit in­di­có que el 82,8% de los con­sul­ta­dos es­ta­ba al tan­to de la des­apa­ri­ción de Mal­do­na­do. Es un por­cen­ta­je que sor­pren­dió el Go­bierno y de allí su ba­ja res­pues­ta ini­cial. Pe­ro otros da­tos alen­ta­ron a la Ca­sa Ro­sa­da. Un 60,8% con­si­de­ró que la opo­si­ción bus­ca sa­car ré­di­to po­lí­ti­co del ca­so y un 42,1% ase­gu­ró que el Go­bierno co­la­bo­ra lo su­fi­cien­te en la in­ves­ti­ga­ción, con­tra un 17,1% que cree que lo ha­ce par­cial­men­te y un 16,8% que pien­sa que no hay co­la­bo­ra­ción.

So­bre los “cul­pa­bles de la des­apa­ri­ción” hay da­tos cu­rio­sos. El 38,4% se­ña­ló a la Gen­dar­me­ría. Pe­ro el mis­mo por­cen­ta­je se­ña­la a los otros ac­to­res de es­te dra­ma: el 25,2% a sec­to­res opo­si­to­res y un 13,3% al pro­pio gru­po Re­sis­ten­cia An­ces­tral Ma­pu­che (RAM).

Otra me­di­ción, de la Uni­ver­si­dad Abier­ta In­te­ra­me­ri­ca­na en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, in­di­có que el 88,3% de los que vo­tan a Cam­bie­mos es­tá de acuer­do con el desem­pe­ño del Go­bierno en el ca­so Mal­do­na­do. Mien­tras que el 99,5% de los que vo­tan a Cris­ti­na Kirch­ner creen exac­ta­men­te lo con­tra­rio.

Es la grie­ta. Y hoy en esa grie­ta Ma­cri y Cam­bie­mos se mue­ven con más aplo­mo y co­mo­di­dad. Todas las en­cues­tas en­fo­ca­das ha­cia la elec­ción de oc­tu­bre los mues­tran de­rro­tan­do a Cris­ti­na en la Pro­vin­cia por un mar­gen de 2 a 6 pun­tos. Ellos es­tán con­ven­ci­dos de que van bien. Y has­ta la al­ta di­ri­gen­cia de Uni­dad Ciu­da­da­na hoy coin­ci­de en ese diag­nós­ti­co.

Mien­tras tan­to, sie­te se­ma­nas des­pués de la des­apa­ri­ción, sin prue­bas fir­mes y re­co­rrien­do dis­tin­tos ca­mi­nos ar­gu­men­ta­les, en la Ca­sa Ro­sa­da, la Gen­dar­me­ría y en las ofi­ci­nas de Cris­ti­na exis­te la muy fir­me sen­sa­ción de que Mal­do­na­do es­tá muer­to.

Só­lo en al­gún al­to es­ca­lón del Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad se con­ser­va la hi­pó­te­sis de que es

tá vi­vo. Se ba­sa en que ha­ce un mes, du­ran­te un alla­na­mien­to en el pre­dio ma­pu­che, los pe­rros de la Di­rec­ción Na­cio­nal de Ci­no­tec­nia lle­va­dos desde San­tia­go del Es­te­ro al Sur de­tec­ta­ron el ras­tro vi­vo de Mal­do­na­do ha­cia la ori­lla del río Chu­but, si­guien­do el olor de un bu­zo ne­gro que usa­ba el ar­te­sano.

Es ca­si na­da. Es lo que hay.

San­tia­go Mal­do­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.