Adiós a un maes­tro del pe­rio­dis­mo la­tino en los EE.UU.

Clarin - - OPINIÓN - Joa­quín Roy Ca­te­drá­ti­co Jean Monnet y Di­rec­tor del Cen­tro de la Unión Eu­ro­pea de la Uni­ver­si­dad de Mia­mi

El fa­lle­ci­mien­to de Horacio Aguirre (Nue­va Or­leans 1925- Mia­mi 2017) es una pér­di­da no­ta­ble para el pe­rio­dis­mo la­ti­noa­me­ri­cano en general y para el es­pe­cí­fi­ca­men­te his­pano en Es­ta­dos Uni­dos. Los que he­mos co­la­bo­ra­do en las pá­gi­nas de su Dia­rio las Amé­ri­cas (fun­da­do en 1954) lo sen­ti­mos ín­ti­ma­men­te. Los mi­llo­nes de lec­to­res que tu­vo el dia­rio du­ran­te su ad­mi­nis­tra­ción ya ha­bían ex­pe­ri­men­ta­do su especial nos­tal­gia cuan­do Don Horacio (como se le co­no­cía con ese to­que tan la­ti­noa­me­ri­cano de re­fe­rir­se a fi­gu­ras po­lí­ti­cas e in­te­lec­tua­les), se ju­bi­ló en la di­rec­ción del ro­ta­ti­vo y lue­go lo ven­dió a unos em­pre­sa­rios ve­ne­zo­la­nos.

Las pá­gi­nas de la pren­sa son la ca­na­li­za­ción de un in­te­rés, cier­ta va­ni­dad, y obli­ga­ción so­cial y po­lí­ti­ca que unos sien­ten más que otros. Don Horacio lo sa­bía y co­bi­ja­ba en sus pá­gi­nas una ga­ma va­ria­da de pers­pec­ti­vas que que­da­ban in­ser­tas en lo que pu­die­ra lla­mar­se un dia­rio es­co­ra­do ha­cia la de­re­cha, de leal­tad ha­cia el Par­ti­do Re­pu­bli­cano, y de opo­si­ción fron­tal an­te el ré­gi­men cas­tris­ta. Pe­ro tam­bién los co­men­ta­rios eran im­pla­ca­bles con las dic­ta­du­ras de todo cu­ño en Amé­ri­ca La­ti­na, y crí­ti­cos tam­bién ha­cia las va­ria­das pre­si­den­cias de Es­ta­dos Uni­dos. Ejer­cía desde su po­der om­ni­pre­sen­te su más co­rrec­ta ideo­lo­gía de “li­be­ral”.

Aun­que no con­ta­ba con la potencia eco­nó­mi­ca de las im­po­nen­tes em­pre­sas de co­mu­ni­ca­ción del con­ti­nen­te ame­ri­cano, la la­bor de Don Horacio es com­pa­ra­ble a la ejer­ci­da por los due­ños y di­rec­to­res de dia­rios como Cla­rín y La Na­ción en Bue­nos Ai­res, El Mer­cu­rio de Chi­le, El

Es­pec­ta­dor y El Tiem­po de Bo­go­tá, Lis­tín Dia­rio de San­to Domingo, El Heraldo de Ba­rran­qui­lla, Ex­cel­sior de Mé­xi­co, El Co­mer­cio de Li­ma, e in­clu­so El Uni­ver­sal de Ca­ra­cas en la épo­ca pre­cha­vis­ta. Pe­ro fue en Es­ta­dos Uni­dos don­de el ejem­plo de Dia­rio las Amé­ri­cas se­gui­rá sien­do una re­fe­ren­cia, pu­bli­can­do en es­pa­ñol.

En­tre las anéc­do­tas que co­la­bo­ra­do­res, lec­to­res y en­vi­dio­sos re­pe­tía­mos con sar­cas­mo (para sa­tis­fac­ción nun­ca di­si­mu­la­da de Don Horacio) era re­fe­rir­se al “Dia­rio de Ni­ca­ra­gua (por el ori­gen de su due­ño) que pu­bli­ca hoy, con las no­ti­cias de ayer y la fe­cha de ma­ña­na”. Era la con­se­cuen­cia de man­te­ner un horario (aban­do­na­do por la in­men­si­dad de los ro­ta­ti­vos ac­tua­les) so­la­men­te em­plea­do por los dia­rios ves­per­ti­nos de an­ta­ño, que co­men­za­ba por su com­po­si­ción en la ma­ña­na, su im­pre- sión por la tar­de, pre­su­mien­do de la fe­cha del día si­guien­te.

En­tre las pe­cu­lia­ri­da­des del dia­rio des­ta­ca­ba el he­cho de co­bi­jar ar­tícu­los des­ca­ra­da­men­te par­ti­dis­tas, jun­to a im­pe­ca­bles aná­li­sis y mues­tras de ex­ce­len­te en­sa­yis­mo, en la mejor tra­di­ción latinoamericana. Los lec­to­res ave­za­dos cap­ta­ban per­fec­ta­men­te esa diferencia. Don Horacio pro­ba­ble­men­te se con­fe­sa­ba cul­pa­ble de no res­pe­tar las re­glas del New York Ti­mes pe­ro cum­plía a ra­ja­ta­bla la prohi­bi­ción au­to­im­pues­ta de cen­su­ra.

Tan con­tun­den­te era su mo­de­lo que fue imi­ta­do por otras em­pre­sas, con éxi­to di­ver­so. Los res­tos del ex­pe­ri­men­to de pu­bli­car dia­rios en es­pa­ñol con al­can­ce al ám­bi­to lo­cal han que­da­do re­du­ci­dos a dos ejem­plos: El

Nue­vo He­rald, ba­jo la co­ber­tu­ra eco­nó­mi­ca de la im­po­nen­te em­pre­sa que pu­bli­ca The

Mia­mi He­rald y otros dia­rios, y La Opi­nión de Los Angeles, baio el con­trol de una fa­mi­lia de ori­gen me­xi­cano. Ten­go el ho­nor y la sa­tis­fac­ción de ha­ber pu­bli­ca­do en los tres dia­rios, y to­da­vía lo ha­go en uno, que es­pe­ro ten­ga una lar­ga vi­da, su­peran­do las in­nu­me­ra­bles di­fi­cul­ta­des de todos los me­dios que no han si­do re­du­ci­dos a apa­ri­ción digital.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.