La historia de “Mery”, la “rei­na” ocul­ta de­trás de los negocios de La Sa­la­da

En los ‘90 fue una de las fun­da­do­ras de Ur­ku­pi­ña, uno de los tres pre­dios que con­for­man la feria de In­ge­nie­ro Bud­ge. Es so­cia del de­te­ni­do “Qui­que” An­te­que­ra y aho­ra la Jus­ti­cia la bus­ca como par­te de una aso­cia­ción ilí­ci­ta. Es­ta­ría en Bo­li­via.

Clarin - - POLICIALES - Luis Mo­ra­ne­lli lmo­ra­ne­lli@cla­rin.com

Como en el mun­do idea­do por Geor­ge R. R Martin, au­tor de la sa­ga que ins­pi­ró a la se­rie te­le­vi­si­va Ga­me of Th­ro­nes, de­trás de la mi­llo­na­ria re­cau­da­ción de La Sa­la­da con­vi­ven “re­yes” que com­par­ten -y se dispu­tanel po­der. Dos de ellos, Jorge Cas­ti­llo y En­ri­que “Qui­que” An­te­que­ra, fue­ron de­te­ni­dos y acu­sa­dos de li­de­rar aso­cia­cio­nes ilí­ci­tas que ex­plo­ta­ban os­cu­ros negocios con ba­rra­bra­vas como bra­zo ar­ma­do. Sin em­bar­go, ese com­ple­jo ma­pa tie­ne tam­bién una “rei­na” ocul­ta: Mery Na­ti­vi­dad Sa­ra­via Ro­drí­guez, pró­fu­ga desde agos­to.

La historia de “Mery”, como la co­no­cen en In­ge­nie­ro Bud­ge, es­tá vin­cu­la­da a los ini­cios de La Sa­la­da. Na­ci­da en Bo­li­via el 25 de di­ciem­bre de 1960, pi­só fuer­te en Lo­mas de Za­mo­ra de la mano de su ma­ri­do, Re­né Gon­za­lo Ro­jas Paz. Fue a co­mien­zos de los ‘90, cuan­do cien­tos de ven­de­do­res am­bu­lan­tes de­ci­die­ron com­prar un pre­dio don­de ha­bía fun­cio­na­do una pi­le­ta de agua sa­la­da para fun­dar la feria Ur­ku­pi­ña, nom­bre ele­gi­do en ho­me­na­je a la Vir­gen de la ciudad bo­li­via­na de Qui­lla­co­llo.

An­tes, los ven­de­do­res -en su ma­yo­ría de la co­lec­ti­vi­dad bo­li­via­na- ha­bían si­do des­alo­ja­dos de Puen­te 12, en el cru­ce de la au­to­pis­ta Ric­che­ri y Ca­mino de Cin­tu­ra, y del Mer­ca­do Cen­tral. Lo que co­men­zó como un opor­tu­ni­dad para de­jar de es­ca­par, se trans­for­mó en el ini­cio de un ne­go­cio mi­llo­na­rio que cre­ce­ría a la par de las cri­sis eco­nó­mi­cas.

Ur­ku­pi­ña S.A se fun­dó el 9 de sep­tiem­bre de 1992. El ac­ta cons­ti­tu­ti­va, fir­ma­da an­te un es­cri­bano de la ciudad de Bue­nos Ai­res, de­sig­nó como úni­cos so­cios a Sa­ra­via y An­te­que­ra. En­tre los dos se re­par­tie­ron todo el ca­pi­tal, en par­tes igua­les. Aun­que no que­dó re­gis­tra­do como ac­cio­nis­ta, Ro­jas Paz con­ti­núo como re­fe­ren­te má­xi­mo de la feria.

El ne­go­cio cre­ció y los in­gre­sos se mul­ti­pli­ca­ron, pe­ro no todos tu­vie­ron el mis­mo lu­gar en el reparto de las ga­nan­cias. Des­con­fia­dos, va­rios so­cios de­ci­die­ron ase­so­rar­se: fue ahí cuan­do des­cu­brie­ron que los tí­tu­los que les ha­bían en­tre­ga­do como ac­cio­nes no te­nían va­lor. “De golpe nos en­con­tra­mos con que todo es­ta­ba a nom­bre de dos per­so­nas, cuan­do fui­mos cer­ca de 400 per­so­nas las que pu­si­mos has­ta 800 dó­la­res para com­prar el pre­dio. Ellos eran pues­te­ros como no­so­tros, no te­nían un pe­so”, cuen­ta a Cla­rín uno de los fe­rian­tes que en­ca­be­zó el re­cla­mo.

El 14 de enero de 2000 una nue­va asam­blea mo­di­fi­có la com­po­si­ción de la so­cie­dad. “Mery” Sa­ra­via y An­te­que­ra se que­da­ron ca­da uno con el 30 %, mien­tras que otros 365 so­cios se re­par­tie­ron el 40 % res­tan­te. Esa ma­nio­bra, re­sis­ti­da du­ran­te un li­ti­gio ju­di­cial que se ex­ten­dió du­ran­te 10 años, se man­tu­vo has­ta hoy.

En 2001, tras la mis­te­rio­sa muerte de Ro­jas Paz -fue ha­lla­do ahor­ca­do en una cel­da de la cár­cel de Ezei­za-, “Mery” Sa­ra­via he­re­dó su po­der. Aun­que An­te­que­ra siem­pre fue la ca­ra vi---

si­ble de Ur­ku­pi­ña, quie­nes co­no­cen los mo­vi­mien­tos de la feria ase­gu­ran que es “Mery” quien to­ma las de­ci­sio­nes. “No le tiem­bla el pul­so. Siem­pre fue de la lí­nea du­ra que no qui­so ne­go­ciar”, cuen­ta un abo­ga­do que par­ti­ci­pó del con­flic­to ju­di­cial en­tre los so­cios ma­yo­ri­ta­rios y los fe­rian­tes. Esa pe­lea tu­vo su pico de vio­len­cia en 2012, du­ran­te el des­alo­jo de un acam­pe por el que fue pro­ce­sa­do An­te­que­ra. Ese mis­mo día mu­rie­ron dos hi­jos de Sa­ra­via, du­ran­te el in­cen­dio de su ca­sa de Ca­ñue­las.

“Mery” no es­tá so­la en el ma­ne­jo de Ur­ku­pi­ña. A su lado cre­ció otra fi­gu­ra im­por­tan­te: Juan Clau­dio Ra­mí­rez Fuen­tes. Con pa­sa­do como ven­de­dor am­bu­lan­te de len­tes, “El Chi­leno” es la ac­tual pa­re­ja de Sa­ra­via. “Tie­ne un per­fil muy ba­jo, pe­ro ma­ne­ja todo. Para mo­ver un pues­to dos me­tros o para cam­biar una lam­pa­ri­ta, hay que ha­blar con él. Nin­gu­na de­ci­sión se to­ma sin su con­sen­ti­mien­to”, ase­gu­ra un fe­rian­te que com­pró un pues­to de 4 x 2 du­ran­te los ini­cios de Ur­ku­pi­ña, por el que hoy pa­ga 5.000 pe­sos de ex­pen­sas al mes.

La in­ci­den­cia de Sa­ra­via en las de­ci­sio­nes de Ur­ku­pi­ña la trans­for­mó en una de las pro­ta­go­nis­tas de la in­ves­ti­ga­ción que lle­va ade­lan­te el fis­cal de Lo­mas de Za­mo­ra Sebastián Sca­le­ra. Por esa mis­ma cau­sa es­tá de­te­ni­do desde agos­to An­te­que­ra, el otro so­cio ma­yo­ri­ta­rio. Tam­bién ca­ye­ron va­rios miem­bros de la ba­rra de Bo­ca y un ex agen­te de la Bo­nae­ren­se que es­tu­vo pre­so por el en­cu­bri­mien­to del aten­ta­do de la AMIA. Se­gún los in­ves­ti­ga­do­res, todos for­man par­te de una or­ga­ni­za­ción ma­fio­sa que co­bra­ba 800 pe­sos dia­rios por el al­qui­ler de mi­les de pues­tos ca­lle­je­ros, que des­alo­ja­ba a quie­nes no pa­ga­ban y tor­tu­ra­ba a “pun­gas” y “me­che­ras”.

Aun­que has­ta el mo­men­to “Mery” no fue men­cio­na­da como par­te de la cau­sa, fuen­tes con ac­ce­so al ex­pe­dien­te con­fir­ma­ron a Cla­rín que tie­ne pe­di­do de cap­tu­ra. “Es in­ves­ti­ga­da como una pie­za cla­ve de la aso­cia­ción ilí­ci­ta”, ex­pli­ca­ron desde los tri­bu­na­les de Lo­mas de Za­mo­ra.

En In­ge­nie­ro Bud­ge hay mu­chas ver­sio­nes so­bre el pa­ra­de­ro de Sa­ra­via, aun­que todas coin­ci­den en que se fue de la Ar­gen­ti­na an­tes de fin de año y nun­ca vol­vió. Su ale­ja­mien­to no es­ta­ría vin­cu­la­do a la in­ves­ti­ga­ción por la que ca­yó su so­cio, sino a otro con­flic­to: una pre­sun­ta es­ta­fa me­dian­te PayDiamond, una em­pre­sa in­ter­na­cio­nal que ofre­cía in­ver­sio­nes en fal­sas ex­plo­ta­cio­nes de dia­man­tes con ga­nan­cias anua­les de has­ta el 150 % (ver Un fal­so...).

En fe­bre­ro de es­te año, la Pro­cu­ra­du­ría de Cri­mi­na­li­dad Eco­nó­mi­ca y La­va­do de Ac­ti­vos (Pro­ce­lac) pre­sen­tó una de­nun­cia con­tra PayDiamond y ad­vir­tió que no es­ta­ba au­to­ri­za­da para la “cap­ta­ción de fon­dos”. Fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción con­fir­ma­ron a Cla­rín que Sa­ra­via fi­gu­ra en­tre las per­so­nas acu­sa­das. Su si­tua­ción ju­di­cial es aún más com­ple­ja en Bo­li­via, don­de se ha­bría ex­ten­di­do la es­ta­fa. Allí es­tu­vo pre­sa y que­dó impu­tada por el de­li­to de “in­ter­me­dia­ción fi­nan­cie­ra sin au­to­ri­za­ción”.

Tiem­pos fe­li­ces. “Mery” Sa­ra­via y su pa­re­ja, “El Chi­leno” Juan Clau­dio Ra­mí­rez Fuen­tes, po­san con “Qui­que” An­te­que­ra (de­re­cha) y su hi­ja Dai.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.