“Nos dis­cri­mi­nan por­que so­mos un ma­tri­mo­nio ho­mo­pa­ren­tal “

Clarin - - CARTAS - An­gel Mén­dez men­de­zan­gel1@gmail.com

Que­re­mos com­par­tir con la opi­nión pú­bli­ca nues­tra in­dig­na­ción, a cau­sa del sin­gu­lar mo­men­to que es­ta­mos vi­vien­do. Su­fri­mos un cla­ro ca­so de discriminación por ser un ma­tri­mo­nio ho­mo­pa­ren­tal . In­te­gra­mos el lis­ta­do de as­pi­ran­tes con fi­nes de adop­ción desde el 5 de mar­zo del 2014 has­ta la fe­cha, a fin de con­cre­tar nues­tro an­he­la­do sue­ño de ser pa­pás. La­men­ta­ble­men­te, por nues­tra lo­ca­ción do­mi­ci­lia­ria, las dos ve­ces que un juez dic­ta­mi­nó co­men­zar a vin­cu­lar­nos con ni­ños en si­tua­ción de adop­ta­bi­li­dad, nos to­có que és­ta se rea­li­za­ra en ho­ga­res que pro­fe­san el cul­to evan­gé­li­co. No era es­to un pro­ble­ma para no­so­tros ya que tam­bién nos con­fe­sa­mos cris­tia­nos, sino has­ta que, por se­gun­da vez, se in­te­rrum­pen las vin­cu­la­cio­nes. Las au­to­ri­da­des del ho­gar, apro­ve­chan­do el po­der in­dis­cu­ti­ble que ejer­cen so­bre el psi­quis­mo de los pe­que­ños, ya que son sus tu­to­res le­ga­les; ini­cian el “la­va­do de ce­re­bros “, para que los ni­ños nos re­cha­cen, ba­jo el ar­gu­men­to de: “Nos di­je­ron que pi­da­mos un pa­pá y una ma­má”. En­ton­ces las pre­gun­tas que nos asal­tan son: ¿para qué se or­de­nan vin­cu­la­cio­nes si es sa­bi­do por ex­pe­rien­cia que lue­go se in­te­rrum­pi­rán? ¿ Se las pue­de evi­tar al ser or­den ju­di­cial? ¿No im­por­tan los sen­ti­mien­tos de los ni­ños y mu­cho me­nos de los adop­tan­tes? ¿ Es po­si­ble que, sis­te­má­ti­ca­men­te, se ini­cie un ca­mino que fra­ca­sa­rá in­de­fec­ti­ble­men­te? ¿Qué sen­ti­mien­tos que­da­rán

en esos co­ra­zon­ci­tos tan tier­nos por es­pe­rar a esa ma­má y a ese pa­pá que no lle­gan lue­go de una y otra vez in­ten­tar?

El dis­cur­so ofi­cial es siem­pre el mis­mo, en las dos opor­tu­ni­da­des que es­to ocu­rrió: “Los ne­nes quie­ren una ma­má y un pa­pa”. Pe­ro es­to no se ha­ce evi­den­te desde el ini­cio de las vin­cu­la­cio­nes, sino só­lo a par­tir de que exis­te po­si­bi­li­da­des de éxi­to. ¡Qué pe­na que de­cla­men tan­to las en­se­ñan­zas de Je­sús, pe­ro re­cor­ten los tex­tos evan­gé­li­cos en don­de el Maes­tro ob­ser­va la ley pun­ti­llo­sa­men­te de su épo­ca y de su pa­tria; y aun sien­do Dios!

La au­to­ri­dad en la con­cep­ción ju­deo-cris­tia­na es­tá da­da por Dios. En es­te ca­so, ¿no vale na­da lo que dic­ta­mi­ne un juez? ¿Por qué exis­ten an­te­ce­den­tes de que los jue­ces ce­den an­te la pre­sión de es­tas per­so­nas que se arro­gan un po­der ab­so­lu­to en el nom­bre de Dios?

Para con­cluir com­par­ti­mos la re­fle­xión so­bre la ex­tre­ma vul­ne­ra­bi­li­dad en la que es­tán su­mi­dos ni­ños y jó­ve­nes. Ver­da­de­ra­men­te, no son prio­ri­dad para na­die. El sis­te­ma de mi­no­ri­dad no pue­de ab­sor­ber la cre­cien­te de­man­da de ho­ga­res. Con lo cual los ni­ños pue­den es­tar en ma­nos de cual­quier “hi­jo de ve­cino” que quie­ra abrir un ho­gar. Aun­que só­lo sea para sa­tis­fa­cer ne­ce­si­da­des pe­cu­nia­rias. Na­die su­per­vi­sa el es­ta­do en que vi­ven esos ni­ños, que ya bas­tan­te des­gra­cia tie­nen por no te­ner una fa­mi­lia pro­pia. En el ca­so de es­tos ho­ga­res pun­tua­les a los que hi­ci­mos re­fe­ren­cia, nos pa­re­ce bueno que in­cul­quen a los ni­ños va­lo­res cris­tia­nos, que tam­bién com­par­ti­mos, lo que re­pu­dia­mos es que se sir­van de es­te dis­cur­so para ac­tuar to­tal­men­te di­so­cia­dos de la éti­ca, haciendo tram­pa para lo­grar sus in­tere­ses. Aun cuan­do crean que no so­mos una ver­da­de­ra fa­mi­lia, de­be­rían ob­ser­var la ley y en­se­ñar­les así a los ni­ños, por­que solo así se ex­pre­sa la vo­lun­tad de Dios, sino es vo­lun­tad hu­ma­na, ca­pri­cho, in­te­rés crea­do de que exis­tan mu­chos ni­ños en ho­ga­res y allí se per­pe­túen para que no se ago­ten, los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos. Aun­que el cos­to sea hi­po­te­car el fu­tu­ro que a es­te pa­so no po­drá sino ser oscuro e in­cier­to. Te­ne­mos fe que esta vez va a pri­mar el in­te­rés su­pe­rior, que es el de los ni­ños, por en­ci­ma de pro­fe­sar un cul­to el ho­gar, aun­que la­men­ta­ble­men­te el da­ño ya es­tá he­cho, con lo cual aho­ra se ve­rá la for­ma de re­mon­tar nue­va­men­te las vin­cu­la­cio­nes con los ni­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.