Ciu­da­da­nos que dan a co­no­cer sus pa­sio­nes, du­das y sen­ti­mien­tos

Clarin - - CARTAS -

IDA Y VUEL­TA

Gi­me­na era una ma­má como cual­quier otra, que es­pe­ra­ba a su hi­jo Lauty. Tam­bién era una mu­jer di­fe­ren­te, que so­ña­ba con ha­cer un me­ren­de­ro para los ni­ños en su ba­rrio que no tu­vie­ran qué co­mer.

Pe­ro al­go te­rri­ble pa­só, Lau­ta­ro se fue al Cie­lo, y la jo­ven ma­má par­tió de­trás de su hi­jo qui­zás por que no to­le­ra­ba la idea de una vi­da le­jos su­yo. Atrás que­da­ron la fa­mi­lia de Gi­me, y su do­lor de pa­dres, de abue­los, de her­ma­nos, de tíos.

Sin em­bar­go, esta fa­mi­lia en­con­tró la ma­ne­ra de su­pe­rar el do­lor de tan­ta pér­di­da: ha­cer reali­dad el sue­ño de Gi­me­na. Así fue como, con mu­cho esfuerzo, “La co­pi­ta de le­che de Gi­me y Lauty “apa­re­ció en el pa­tio de su ca­sa , y co­men­zó a cre­cer.

Ha­ce ape­nas un tiem­po que las me­sas se lle­nan de ni­ños que bus­can lle­nar su pan­ci­ta con al­go ca­len­ti­to y ri­co, y ellos ha­cen lo que pue­den para lle­var­lo ade­lan­te ,pe­ro todo es más di­fí­cil cuan­do son tan­tas las ne­ce­si­da­des y los re­cur­sos es­ca­sean.

Y por eso esta car­ta, para pe­dir­les ayu­da a quie­nes esta historia de pér­di­das y gran­de­za les con­mue­va, y deseen dar­les una mano a esta fa­mi­lia ejem­plar que su­po trans­for­mar una tra­ge­dia en una luz de es­pe­ran­za, a nom­bre de sus dos án­ge­les que los mi­ran desde el Cie­lo.

Bús­quen­los , es­tán en Fa­ce­book, “La co­pi­ta de le­che de Gi­me y Lauty”. Todo les vie­ne bien para se­guir es­te ca­mino que ini­cia­ron por su hi­ja: ¡has­ta una pa­la­bra de alien­to es bien­ve­ni­da! Sil­via Pe­dra­za sil­via­pe­dra­za@hot­mail.com

Una ma­ña­na de mu­cho frío, Agustina, una ofi­cial de la Po­li­cía Bo­nae­ren­se, que como tan­to otros ne­ce­si­ta ha­cer de­do para lle­gar a su ca­sa, vio pa­sar más de 15 au­tos has­ta que una se­ño­ra lla­ma­da Mónica, con uno de sus seis hi­jos en un ca­rri­to a ca­ba­llo, que so­bre­vi­ve a du­ras pe­nas, se ofre­ció en su ayu­da y la lle­vó has­ta la Co­mi­sa­ría de “mi ciudad”, Do­lo­res.

Gran­de fue la sor­pre­sa al ver­la lle­gar. Gran­de es la re­fle­xión que nos in­vi­ta a pen­sar: ¿dón­de es­tá la ver­da­de­ra mi­se­ria? ¿Po­de­mos ha­cer al­go por al­guien tan va­lio­so? Su ac­ción no tie­ne pre­cio, por­que pre­ci­sa­men­te es só­lo un va­lor. Oja­lá po­da­mos ha­cer jun­tos que las cosas su­ce­dan. Lic. Ser­gio Du­ria psi­co­gim@gmail.com

Como ciu­da­dano, es­toy ago­ta­do. Can­sa­do de es­cu­char chi­ca­nas, men­ti­ras, ver­da­des a me­dias, va­ni­do­sos ar­gu­men­tos a fa­vor o en con­tra, pro­me­sas, de­cep­cio­nes, pe­leas me­dia­ti­cas, gue­rri­llas on line, What­sApp, Twi­ters, etc. etc.

Har­to de dis­pa­ra­tes eco­nó­mi­cos, de pre­sio­nes fis­ca­les, de ser un si­len­te es­pec­ta­dor del tris­te es­pec­tácu­lo de la po­lí­ti­ca y sus pro­ta­go­nis­tas, de ex-pre­si­den­tes y de pre­si­den­tes, de “sal­va­do­res de la Pa­tria”, de so­lu­cio­nes mi­la­gro­sas. De todas esas cosas que los ar­gen­ti­nos re­pe­ti­mos (pa­de­ce­mos) cí­cli­ca­men­te desde tiem­pos le­ja­nos.

Ago­ta­do por mi im­po­ten­cia e in­de­fen­sión an­te una Jus­ti­cia que no es tal, unos le­gis­la­do­res que no le­gis­lan, fun­cio­na­rios per­pe­tuos, mi­llo­na­rios de sos­pe­cho­sos di­ne­ros...en fin, un ciu­da­dano más de esta Ar­gen­ti­na que se re­pi­te año tras año y pe­río­do (elec­to­ral) par­la­men­ta­rio o pre­si­den­cial. Da lo mis­mo: el elen­co de los que se pos­tu­lan no re­gis­tra gran­des variaciones.

La ver­dad es una so­la y qui­zá due­la de­cirl­sa: me can­sa­ron. Soy un pa­trio­ta que la­grimeo cuan­do veo a mi Ban­de­ra, me emo­ciono cuan­do es­cu­cho ha­blar de las Is­las Mal­vi­nas, y me con­mue­ve la sem­pi­ter­na po­bre­za (edu­ca­ti­va y eco­nó­mi­ca) de nues­tros ciu­da­da­nos mas des­pro­te­gi­dos, que ca­da vez son más y que has­ta no ha­ce mu­cho los ocul­ta­ban ba­jo la al­fom­bra. A ve­ces, me asus­to pen­san­do en el fu­tu­ro. Me so­bre­sal­to al pen­sar en el destino del país a lar­go pla­zo. Ten­go ya 67 años de de­sen­ga­ños y frus­tra­cio­nes. Creo que no te­ne­mos chan­ce si no cam­bia­mos. Con afec­to, re­sig­na­ción, enojo e im­po­ten­cia. Jorge Ya­co­mi­ni iso­ro­ku50@hot­mal.com.ar

Cuan­do era chi­ca, en un ba­rrio sub­ur­bano de Bue­nos Ai­res, en­tre gen­te que des­pués lla­ma­rían de cla­se me­dia ba­ja, es­cu­ché de­cir con te­mor “a ver si creen que so­mos po­bres”. Era una for­ma del or­gu­llo de aquel que tra­ba­ja­ba de cartero o de guar­da de tran­vía y se lus­tra­ba todos los días los za­pa­tos como es­pe­jos, de las ma­dres que al­mi­do­na­ban los guar­da­pol­vos de sus hi­jos para los ac­tos de la es­cue­la, de las vi­si­tas y las mi­sas con tra­je, ro­pa plan­cha­da y mo­ños de or­gan­za en las ne­nas.

¿Era pre­sun­ción de ar­gen­ti­nos la­bu­ran­tes o de in­mi­gran­tes apo­ca­dos y sus hi­jos? No sé, pe­ro lo re­cor­dé aho­ra vien­do con­ver­ti­da en mo­da -y las mo­das re­pre­sen­tan a las so­cie­da­des- la ro­pa que imi­ta a los in­di­gen­tes, los des­fi­les con los mo­de­los des­cal­zos y ca­ras oje­ro­sas (pin­ta­das), los va­que­ro de marca, ca­ros, que ya vie­nen con agu­je­ros y man­chas (esos que no da­ría­mos a Ca­ri­tas por­que nos da ver­güen­za...)

Me pa­re­ce que es un men­sa­je du­ro a los po­bres de ver­dad, a sus es­fuer­zos por me­jo­rar. Es una mo­da, y las mo­das pa­san, pe­ro los jó­ve­nes es­tán vien­do una nue­va bre­cha en­tre los más ne­ce­si­ta­dos y los que pue­den arrui­nar bie­nes de con­su­mo sin ru­bo­ri­zar­se. Au­ro­ra Alon­so lu­ma­con9@hot­mail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.