La bus­ca­ron 15 años y es­ta­ba en­te­rra­da a 16 cua­dras de su ca­sa

Ma­rie­la te­nía 14 años cuan­do des­apa­re­ció en 2002 en La­nús. Y era el ca­so más an­ti­guo que bus­ca­ba Mis­sing Chil­dren. Una fis­cal re­abrió la cau­sa y ha­lló un cuer­po en­te­rra­do co­mo NN en aque­llos días. Las hue­llas dac­ti­la­res con­fir­ma­ron que era ella.

Clarin - - TAPA - Ma­riano Ga­vi­ra mga­vi­ra@cla­rin.com

¿Có­mo se ex­pli­can 15 años de de­sidia? ¿Có­mo se le di­ce a una ma­dre que es­pe­ró tan­to tiem­po que su hi­ja es­ta­ba en­te­rra­da a tan só­lo 16 cua­dras de su ca­sa? La vi­da de Lui­sa Oli­ve­ra se de­tu­vo pa­ra siem­pre aquel 7 de sep­tiem­bre del 2002, cuan­do Ma­rie­la Tasat, su hi­ja de 14 años, des­apa­re­ció de la puer­ta de su ca­sa en la lo­ca­li­dad de La­nús.

La cau­sa se ar­chi­vó a las 2 se­ma­nas y se re­abrió re­cién ha­ce al­gu­nos me­ses, cuan­do la Jus­ti­cia pi­dió in­for­mes a los ce­men­te­rios de la zo­na. ¿El re­sul­ta­do? Ma­rie­la ha­bía si­do en­te­rra­da co­mo NN ape­nas 2 días des­pués de su des­apa­ri­ción. Mu­rió tras su­frir un ac­ci­den­te en las vías del fe­rro­ca­rril Ro­ca.

Lui­sa, que no su­po na­da de es­to has­ta aho­ra, se em­bar­có en una búsqueda do­lo­ro­sa. Fue­ron 15 años con la lla­ma en­cen­di­da de la es­pe­ran­za de al­gún día vol­ver a dar­le un abra­zo. Lui­sa pa­só to­do es­te tiem­po pe­ga­da al te­lé­fono de su ca­sa, a la es­pe­ra de que lle­ga­ra ese lla­ma­do que tan­tas ve­ces ima­gi­nó: le cos­ta­ba ir a com­prar una ga­seo­sa al quios­co de la es­qui­na, su­fría cuan­do te­nía que sa­lir de su ho­gar por más de una ho­ra. Es­pe­ra­ba que su hi­ja la lla­ma­ra y le di­je­ra: “Ma­má, voy pa­ra allá”.

Pe­ro Ma­rie­la es­tu­vo siem­pre en el mis­mo lu­gar.

El 7 de sep­tiem­bre de 2002, Ma­rie­la es­ta­ba jun­to a su her­mano Ja­vier en la puer­ta de la ca­sa mien­tras to­ma­ban ma­te. En un mo­men­to el te­lé­fono so­nó y Ja­vier en­tró pa­ra aten­der. Cuan­do vol­vió a sa­lir, su her­ma­na ya no es­ta­ba. En la puer­ta que­da­ron la pa­va y el ma­te, in­tac­tos, co­mo úni­cos tes­ti­gos.

Dos se­ma­nas más tar­de, la cau­saa se ca­jo­neó. Se ar­chi­vó. Se lle­nó de pol­vo.

Lui­sa en­ton­ces sa­lió a la ca­lle: la bus­có en pros­tí­bu­los don­de le de­cían que po­día es­tar, se me­tió en las vi­llas don­de la ame­na­za­ban de muer­te si vol­vía a en­trar sin au­to­ri­za­ción y so­por­tó la par­ti­da de su es­po­so, un po­li­cía re­ti­ra­do que mu­rió de tris­te­za a los 2 años de que Ma­rie­la des­apa­re­cie­ra. El ca­so era el más an­ti­guo de Mis­sing Chil­dren.

La cau­sa se re­abrió re­cién ha­ce unos me­ses, por­que una fis­ca­lía es­pe­cia­li­za­da en tra­ta de per­so­nas pi­dió una ac­tua­li­za­ción. Y la to­mó Vi­via­na Gior­gi, a car­go de la Fis­ca­lía 1 de Lo­mas de Za­mo­ra.

Co­mo pri­me­ra me­di­da pi­dió in­for­mes a to­dos los ce­men­te­rios y las mor­gues de la zo­na y a par­tir de eso co­men­zó a unir los ca­bos suel­tos.

Una chi­ca de 14 años des­apa­re­ci­da ha­ce 15 y un cuer­po en­te­rra­do en el ce­men­te­rio de La­nús por esas mis­mas fe­chas: no ha­bía que ser de­ma­sia­do in­te­li­gen­te pa­ra dar­se cuen­ta.

Só­lo ha­bía que te­ner la de­ci­sión. Pe­ro na­die en to­do es­te tiem­po ha­bía pe­di­do al­go así, tan ló­gi­co co­mo con­sul­tar en los ce­men­te­rios los cuer­pos que es­ta­ban en­te­rra­dos co­mo NN.

La fis­cal Gior­gi avan­zó. Ha­ce 2 días se lle­vó a ca­bo la ex­hu­ma­ción en el ce­men­te­rio pa­ra re­le­var la evi­den­cia in­ves­ti­ga­da.

La iden­ti­fi­ca­ción se con­cre­tó me­dian­te el aná­li­sis dac­ti­los­có­pi­co, que per­mi­tió de­ter­mi­nar que la hue­lla di­gi­tal del pul­gar de­re­cho de Ma­rie­la, im­pre­sa en su Do­cu­men­to Na­cio­nal de Iden­ti­dad, co­rres­pon­día de ma­ne­ra “feha­cien­te, ca­te­gó­ri­ca e in­du­bi­ta­ble” con la im­pre­sión di­gi­tal de su pul­gar de­re­cho.

Una no­ta de Clarín pu­bli­ca­da el do­min­go pa­sa­do re­cor­dó el ca­so de Ma­rie­la y la búsqueda de su ma­má Lui­sa, jun­to a otras ma­dres que to­da­vía es­pe­ran y de­ses­pe­ran por sa­ber qué pa­só con sus hi­jas.

Con la ex­hu­ma­ción del cuer­po de Ma­rie­la se com­ple­tó la par­te de la his­to­ria que es­tu­vo ocul­ta du­ran­te una dé­ca­da y me­dia.

La chi­ca que so­ña­ba con ser maes­tra jar­di­ne­ra, que ju­ga­ba con sus pe­lu­ches y los sen­ta­ba co­mo si fue­ra un au­la mien­tras les en­se­ña­ba, que te­nía su ca­ma siem­pre pre­pa­ra­da, en reali­dad ha­bía te­ni­do un ac­ci­den­te en las vías del tren Ro­ca el mis­mo día en el que no se su­po más de ella.

Fue tras­la­da­da al hos­pi­tal ve­ci­nal de La­nús y de ahí la de­ri­va­ron al Fio­ri­to de Ave­lla­ne­da, don­de a los 2 días mu­rió. Y la en­te­rra­ron el 9 de sep­tiem­bre co­mo NN, a só­lo 16 cua­dras de su ca­sa.

Hoy su ma­má Lui­sa no pue­de ha­blar.

Los fa­mi­lia­res con­ta­ron que pien­san dar­le una des­pe­di­da acor­de a Ma­rie­la. Y creen que la no­ti­cia, tan do­lo­ro­sa, per­mi­ti­rá que las he­ri­das em­pie­cen a sa­nar, por fin.

DA­VID FER­NAN­DEZ

La peor es­pe­ra. Lui­sa, la ma­má de Ma­rie­la, en su ha­bi­ta­ción. Clarín ha­bía re­ve­la­do la his­to­ria el úl­ti­mo do­min­go. Y la ha­lla­ron ha­ce dos días.

DA­VID FER­NÁN­DEZ

Lui­sa Oli­ve­ra. La ma­má de Ma­rie­la ha­bló con Clarín pa­ra una no­ta pu­bli­ca­da el do­min­go pa­sa­do, cuan­do to­da­vía man­te­nía fir­me es­pe­ran­za de ha­llar­la con vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.