EE.UU. se re­ti­ra de la Unes­co por­que di­ce que es an­ti is­rae­lí

DONALD TRUMP

Clarin - - TAPA - Ma­ría Lau­ra Avig­no­lo mla­vig­no­lo@cla­rin.com

El di­vor­cio en­tre Es­ta­dos Uni­dos y la UNES­CO, la or­ga­ni­za­ción de la cul­tu­ra, la edu­ca­ción, la cien­cia, y de de­fen­sa de la li­ber­tad de pren­sa con ba­se en Pa­rís , fue dis­pues­to ayer por el pre­si­den­te Donald Trump por con­si­de­rar an­ti­is­rae­lí a la or­ga­ni­za­ción que in­clu­ye a los te­rri­to­rios pa­les­ti­nos co­mo miem­bro pleno.

El re­ti­ro nor­te­ame­ri­cano se ha­rá efec­ti­vo el pró­xi­mo 31 de di­ciem­bre de 2018, con­for­me al es­ta­tu­to de la UNES­CO. EE.UU. con­ser­va­rá un sta- tus de ob­ser­va­dor, di­jo la Can­ci­lle­ría. en Washington. Po­co des­pués de la re­so­lu­ción de Trump, al atar­de­cer de Pa­rís, Is­rael tam­bién anun­ció su re­ti­ro de la or­ga­ni­za­ción. Lla­mó a la UNES­CO “el tea­tro del ab­sur­do”.

“Es­ta de­ci­sión no ha si­do to­ma­da a la li­ge­ra y re­fle­ja las in­quie­tu­des de los EE.UU. que con­cier­nen a los pa­gos atra­sa­dos en la UNES­CO, la ne­ce­si­dad de una re­for­ma en pro­fun­di­dad de la or­ga­ni­za­ción y de sus to­mas de po­si­ción an­ti is­rae­líes per­sis­ten­tes”, acla­ró el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano.

Washington ha­bía pre­ve­ni­do, al ini­cio de ju­lio, que re­exa­mi­na­ría sus la­zos con la or­ga­ni­za­ción des­pués de su de­ci­sión de de­cla­rar la an­ti­gua ciu­dad de He­bron, en la Pa­les­ti­na Ocu­pa­da, “zo­na pro­te­gi­da del pa­tri­mo­nio mun­dial”. Pa­ra Washington esa me­di­da fue “una afren­ta a la his­to­ria”. “Un des­cré­di­to aún ma­yor a una agen­cia de la ONU ya al­ta­men­te dis­cu­ti­ble”, ha­bía de­cla­ra­do la em­ba­ja­do­ra nor­te­ame­ri­ca­na an­te la ONU, Nikky Ha­ley. Is­rael sa­lu­dó “el ini­cio de una nue­va era en la ONU: “cuan­do al­guien prac­ti­ca dis­cri­mi­na­ción contra Is­rael lo pa­ga”.

Des­pués de re­ci­bir la no­ti­fi­ca­ción nor­te­ame­ri­ca­na, la búl­ga­ra Iri­na Bo­ko­va, di­rec­to­ra ge­ne­ral de UNES­CO, la­men­tó “la de­ci­sión de Es­ta­dos Uni- dos ... A pe­sar de la re­ten­ción de fon­dos, des­de 2011, no­so­tros he­mos pro­fun­di­za­do la so­cie­dad en­tre Es­ta­dos Uni­dos y la UNES­CO. Jun­tos he­mos tra­ba­ja­do pa­ra pro­te­ger la he­ren­cia cul­tu­ral co­mún fren­te a los ata­ques te­rro­ris­tas y pre­ve­nir la vio­len­cia ex­tre­mis­ta vía la edu­ca­ción y la en­se­ñan­za”, di­jo. Las di­fe­ren­cias en­tre EE.UU., Is­rael y UNES­CO co­men­za­ron en 2010, cuan­do Is­rael pre­sen­tó la Tum­ba de los Pa­triar­cas; He­brón; la Tum­ba de Ra­quel y Be­lén co­mo si­tios de Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal y anun­ció su res­tau­ra­ción. Es­to pro­vo­có una vio­len­ta reac­ción en Pa­les­ti­na. En oc­tu­bre del 2010, el di­rec­to­rio eje­cu­ti­vo de la UNES­CO de­ci­dió de­cla­rar a “la tum­ba de los Pa­triar­cas y la Tum­ba de Ra­quel co­mo par­te in­te­gral de la Pa­les­ti­na ocu­pa­da”. Be­lén y He­brón son te­rri­to­rios pa­les­ti­nos.

“Cual­quier de­ci­sión uni­la­te­ral de Is­rael es una vio­la­ción a la ley in­ter­na­cio­nal”, se­gún UNES­CO que des­cri­bió a esos si­tios “co­mo sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­ra la gen­te de tra­di­cio­nes mu­sul­ma­nas, ju­días y cris­tia­nos” y acu­só a Is­rael de “re­mar­car só­lo el ca­rác­ter ju­dío” de esos lu­ga­res.

Is­rael, que era miem­bro de la UNES­CO des­de 1949, acu­só a la or­ga­ni­za­ción de que­rer arran­car su he­ren­cia y de “es­tar po­lí­ti­ca­men­te mo­ti­va­da”. Y sus­pen­dió sus víncu­los. Su can­ci­ller Danny Aya­lon di­jo que aque­lla re­so­lu­ción era “par­te de una es­ca­la­da Pa­les­ti­na”.

En otro in­ci­den­te en 2011, y a ins­tan­cias de Jor­da­nia, el co­mi­té de Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la UNES­CO cen­su­ró la de­ci­sión is­rae­lí de de­mo­ler y re­cons­truir la puer­ta y puen­te Mugh­ra­bi (co­nec­ta el Ko­tel o Mu­ro Oc­ci­den­tal, lla­ma­do tam­bién Mu­ro de los La­men­tos, con el Mon­te del Tem­plo, co­no­ci­do en­tre los mu­sul­ma­nes co­mo la Ex­pla­na­da de las Mez­qui­tas) por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad. La di­rec­to-

Las con­tro­ver­sias con es­te or­ga­nis­mo no son nue­vas; se re­mon­tan has­ta los años se­ten­ta.

ra Bo­ko­va, a su vez, can­ce­ló una ex­hi­bi­ción del Cen­tro Si­mon Wie­sent­hal en la UNES­CO por­que “afec­ta­ría el pro­ce­so de paz”. Pe­ro la ex­po­si­ción se abrió al año si­guien­te con gran éxi­to de pú­bli­co. En oc­tu­bre de 2016, la UNES­CO pa­só una re­so­lu­ción y con­de­nó a Is­rael “por las agre­sio­nes de la po­li­cía y los sol­da­dos is­rae­líes” y “me­di­das ile­ga­les” contra la li­ber­tad de re­zar y el ac­ce­so de los mu­sul­ma­nes a sus lu­ga­res san­tos. Los pa­les­ti­nos aplau­die­ron la de­ci­sión por­que re­co­no­cía la ocu­pa­ción de Is­rael.

La UNES­CO des­ta­ca­ba la im­por­tan­cia del pa­tri­mo­nio en la Ciu­dad Vie­ja de Je­ru­sa­lén pa­ra las tres re­li­gio­nes. Is­rael de­nun­ció a la or­ga­ni­za­ción por “ne­gar el ca­rác­ter ju­dío de uno de ellos” y omi­tir el Mon­te del Tem­plo y de­sig­nar el san­tua­rio co­mo Al Ha­ram Al Sha­rif, co­mo lo lla­man los mu­sul­ma­nes. Is­rael con­ge­ló el víncu­lo.

Las con­tro­ver­sias con EE.UU. no son nue­vas. En los ‘ 70 y ‘ 80, la UNES­CO era vis­ta co­mo una pla­ta­for­ma pa­ra la URSS, los No Ali­nea­dos y el Ter­cer Mun­do pa­ra ata­car a Oc­ci­den­te. En 1984, Washington se ha­bía re­ti­ra­do tam­bién de la or­ga­ni­za­ción y con­ge­la­do sus con­tri­bu­cio­nes jun­to con Gran Bre­ta­ña. Los nor­te­ame­ri­ca­nos re­gre­sa­ron en el 2003 y de­ja­ron de pa­gar sus cuo­tas en 2011, cuan­do Pa­les­ti­na fue con­si­de­ra­da un es­ta­do de ple­na mem­bre­sía en UNES­CO. Hoy la deu­da al­can­za a 500 mi­llo­nes de dó­la­res. Fran­cia, que es can­di­da­ta a li­de­rar esa es­truc­tu­ra, la­men­tó la de­ci­sión: “Es pri­mor­dial apo­yar es­ta or­ga­ni­za­ción”, di­jo.

AP

Con­tro­ver­sia. La se­de de la or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das en Pa­rís. La de­ci­sión de Es­ta­dos Uni­dos in­clu­ye la de­man­da de un cam­bio pro­fun­do en la es­truc­tu­ra. Is­rael ce­le­bró.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.