Las mil y una ca­ras de Cris­ti­na

Clarin - - SUMARIO - Os­val­do Pe­pe ope­pe@cla­rin.com

“Sarmiento fue periodista to­da su vi­da y di­jo más de una vez que que­ría es­cri­bir pa­ra las mul­ti­tu­des. Al­ber­di siem­pre fue periodista y di­jo que en Val­pa­raí­so, Chi­le, ha­bía lo­gra­do el ideal: ga­nar pla­ta con la pro­fe­sión de abo­ga­do y ex­pre­sar sus ideas li­bre­men­te co­mo periodista. Es de­cir, no es­ta­ba con­di­cio­na­do por las ten­den­cias del dia­rio ni por las vi­ci­si­tu­des eco­nó­mi­cas.” (Re­por­ta­je al escritor y periodista tu­cu­mano Jo­sé Ig­na­cio Gar­cía Ha­mil­ton, ya fa­lle­ci­do, en el li­bro ‘Pe­rio­dis­mo, ase­dio al ofi­cio’, de As­trid Pi­kielny)

Na­die cam­bia en la edad ma­du­ra. Y Cris­ti­na Kirch­ner es ob­ce­ca­da. Ter­ca, co­mo la de­fi­nió Pe­pe Mu­ji­ca, en­ton­ces pre­si­den­te de Uru­guay, y ce­le­bró ella mis­ma en ca­de­na na­cio­nal, con un le­ve gol­pe­ci­to de au­to­ri­dad so­bre el atril: “Sí, ter­ca, ter­ca, ter­ca”. Por si no ha­bía que­da­do cla­ro. Una de esas re­cu­rren­tes y cir­cu­la­res ob­se­sio­nes bor­gea­nas que de­fi­nen su per­so­na­li­dad son los me­dios y los pe­rio­dis­tas. Al fi­na­li­zar uno de es­tos re­por­ta­jes que­ren­do­nes que con- ce­de úl­ti­ma­men­te, en es­te ca­so a Eli­za­beth Ver­na­ci, cre­yén­do­se ya fue­ra del mi­cró­fono di­jo que el periodista Ernesto Te­nem­baum “tie­ne ca­ra de or­to”. Qui­zá la com­pa­ró con aque­llos ros­tros y son­ri­sas de ore­ja a ore­ja del gru­po de “pe­rio­dis­tas mi­li­tan­tes” que en “6 7 8” to­das las no­ches pre­ten­día adoc­tri­nar y ba­jar lí­nea po­lí­ti­ca des­de la TV Pú­bli­ca a fa­vor de su go­bierno, con es­ca­sa suer­te de­bi­do a la au­dien­cia irre­le­van­te que lo­gra­ban. Eso sí: se los veía son­rien­tes, iró­ni­cos, con sar­cas­mo abun­dan­te y ta­len­to es­ca­so, pa­ga­dos con los im­pues­tos de to­dos los ciu­da­da­nos pa­ra de­nos­tar, agra­viar, in­ju­riar y des­ca­li­fi­car la fun­ción so­cial del pe­rio­dis­mo y la ta­rea de los pe­rio­dis­tas que se plan­ta­ron a la ma­qui­na­ria K en el ce­nit de su po­der.

Los Kirch­ner, ella y él, siem­pre pen­sa­ron igual. Que los pe­rio­dis­tas te­nían un pre­cio. Uno de los nin­gu­neos pre­fe­ri­dos de Kirch­ner era lla­mar “em­plea­do” a al­guien. Y así tra­ta­ba a los pe­rio­dis­tas en pú­bli­co: “¿Vos de dón­de sos?... Ah, ya sé quién te man­da a pre­gun­tar­me eso”, di­jo una vez in­da­ga­do por un periodista de Clarín so­bre su sos­pe­cho­sa de­cla­ra­ción ju­ra­da. Cris­ti­na re­to­mó el mar­tes en el Ins­ti­tu­to Pa­tria esa lí­nea de pen­sa­mien­to y se­ña­ló con ocul­ta ma­li­cia que “los pe­rio­dis­tas son tra­ba­ja­do­res y tie­nen que vi­vir, tie­nen que co­mer, que pa­gar fac­tu­ras, cuo­tas, es ló­gi­co”. En los se­lec­ti­vos off que con­ce­de, di­ce lo mis­mo: “Bueno, us­te­des es­cri­ben o di­cen lo que les man­dan”. Y de­fen­dió con fir­me­za al periodista ul­tra K Ro­ber­to Na­va­rro, des­pe­di­do de C5N con una energía que no ha­bía pues­to cuan­do ella exi­gió el des­pi­do de Mar­ce­lo Lon­go­bar­di y su equi­po del mis­mo Gru­po.

En con­fian­za, en lu­gar de ha­ber or­de­na­do que se ul­tra­ja­ra la me­mo­ria de Sarmiento y Al­ber­di des­de el pas­quín au­dio­vi­sual in­fan­til “Pa­ka Pa­ka”, una bue­na idea arrui­na­da por la obs­ti­na­ción mi­li­tan­te, le hu­bie­se con­ve­ni­do leer más so­bre Sarmiento y Al­ber­ti y sus de­fen­sas de la li­ber­tad de ex­pre­sión. Ellos, ade­más, so­bre to­do Sarmiento, se ju­ga­ron a fon­do por sus con­vic­cio­nes y al­go más, acor­de a la épo­ca,“con la es­pa­da, con la plu­ma y la pa­la­bra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.